Header AD

CALIENTE: Fernando Sánchez: "Todavía esperamos unas bicicletas que nos prometieron en el 91"

Exquisita y abundante entrevista con el toletero matancero Fernando Sánchez, donde habla de los retiros forzosos, los defectos de Víctor Mesa el manager y la situación actual de la pelota cubana
Exquisita y abundante entrevista con el toletero matancero Fernando Sánchez, donde habla de los retiros forzosos, los defectos de Víctor Mesa (el manager) y la situación actual de la pelota cubana.
Foto tomada del sitio de origen
Por Boris Luis Cabrera.

Para Fernando Sánchez, el Palmar de Junco, no solo es el estadio de béisbol más antiguo del mundo, es también una especie de purgatorio, donde torpes directivos, lo han confinado por años a pesar de su prestigio y de su historia. El hombre que más series nacionales ha jugado en la provincia de Matanzas(23), unos de los cuatro en toda la historia del béisbol cubano en conectar más de 200 cuadrangulares, anotar e impulsar más de 1000 carreras, batear más de 2000 indiscutibles, más de 300 dobles, robar más de 100 bases y producir por encima de 300 de average, no se cansa nunca, todos los días sale temprano con sus 65 años en la espalda a formar atletas, a sortear obstáculos y miserias humanas, mientras ve cómo pasan los días y su impronta se desvanece, como fino humo, en el aire que llena los estadios.


Fernando Sánchez no busca tesoros escondidos debajo de la arcilla, no le interesa los títulos nobiliarios ni los pedestales revestidos en oro, se conforma con el reconocimiento y el aplauso, con el trofeo de la verdad y de la justicia.

De hablar pausado, ahora sin tomar la poción mágica de la motivación y la entrega que lo transformaba en un guerrero inquieto y agresivo cuando entraba al terreno de juego, aceptó la entrevista para Play-Off con entusiasmo, con la esperanza de salir, al menos unos minutos, del ostracismo en que convive con muchas de nuestras glorias deportivas, que tantos lauros nos dieron en el pasado.

¿Dónde podemos ver a Fernando Sánchez en el presente?

«En estos momentos estoy en la academia provincial, en el Palmar de Junco, con los muchachos del sub 23, eso es en el horario de la mañana, en la tarde estoy en el área del viaducto con los niños de la comunidad, esos son atletas que no han tenido posibilidades, que no tienen otra opción y están en fase de aprendizaje en el béisbol.»


Fernando, ¿Por qué en estos tiempos cuesta tanto trabajo que los jóvenes aprendan los fundamentos del béisbol? ¿Crees que las necesidades económicas y materiales afectan su concentración y su enfoque en entrenamientos y en el juego como tal, o son otros factores los que influyen en esto?

«Yo creo que primeramente esa necesidad que tenemos todos en las áreas deportivas está influyendo mucho en esto, primero en los entrenadores que están haciendo un esfuerzo súper grande para que los atletas se sientan satisfechos, pero cuando tu analizas el trabajo, es insuficiente porque los medios no alcanzan y los que tenemos, están en malas condiciones, entonces se siente mal el atleta y como es lógico, el entrenador. Por eso los atletas de esta nueva generación tienen tantos problemas con el ABC del béisbol, cuando no tienes los implementos necesarios para practicar el béisbol eso los afecta en su desarrollo y en su aprendizaje.»


¿Con que regularidad reciben ustedes los recursos necesarios por parte de las autoridades deportivas y el INDER para los entrenamientos?

«En el caso de la academia, a partir de septiembre empiezan a aparecer a cuenta gotas las cosas. Se empieza el entrenamiento sin tener todos los recursos necesarios.»


¿ Porque en el caso de las categorías infantiles son los padres los encargados de comprarlo todo, los verdaderos héroes, pero ya en el caso del sub 23, los padres prácticamente no existen en el terreno, o sea, todo depende de lo que el INDER sea capaz de garantizarles?

«Es cierto que en estas categorías los padres no asisten al entrenamiento, todo depende de los recursos que podamos recibir, cuando empezamos en septiembre, no están las pelotas necesarias, los bates necesarios, hay dificultades grandes en esto. Por otra parte, los implementos deportivos o no existen o están en muy mal estado, al menos aquí en el Palmar de Junco hay grandes dificultades con eso. Siempre estamos comunicando estas cosas a la comisión, pero no tenemos respuesta, todo está concentrado para el equipo grande, el equipo Matanzas, y aquí, la verdad es que no hay condiciones para trabajar»


¿Fernando, te retiraste por voluntad propia o por órdenes de alguien?

«Eso fue una idea de la comisión nacional, los atletas que ellos creyeron que no estaban en el ciclo olímpico los fueron retirando, yo, aunque tenía 42 años, estaba activo, bateando más de 350 de average y me retiraron, anteriormente ya me habían quitado de la preselección del equipo Cuba. Creo que el béisbol empezó a decaer a partir de ahí, a partir de esos retiros forzados, tanto es así, que aún no hemos podido recuperarnos, lo mismo los equipos provinciales como el equipo Cuba. La comisión nacional nunca ha dado respuesta de aquello, no sabemos de quién fue la idea, cuando te sacan del equipo Cuba, nadie te dice nada, nadie te explica, no hay respuestas, es así. Como mismo te digo que los dos momentos más felices de mi carrera fue cuando fui campeón las dos veces seguidas con los Henequeneros después de tantos años jugando al béisbol y la primera vez que integré la selección nacional que me uní a mi hermano Wilfredo, te tengo que decir que el momento más triste que tuve que vivir fue cuando me llegó esa dolorosa noticia que tenía que retirarme así, forzosamente, sin conversar conmigo, porque a mí me gusta el béisbol desde que nací, me sentía listo para seguir representando a mi provincia, eso fue un dolor bastante grande, eso no se me olvidará nunca.»


¿Por qué, siendo uno de los mejores jardineros de la pelota cubana, las nuevas generaciones no conocen a Fernando Sánchez? ¿Por qué crees que tu nombre no es atractivo a los medios?

«En primer lugar, quiero culpar a la comisión nacional y a la comisión provincial que no han sido capaces de tener con nosotros esa asistencia que merecemos. Fíjate, por ejemplo, que, en los estadios cabeceras, siempre están las imágenes de las glorias deportivas en los terrenos y Matanzas fue una de las provincias más atrasadas en eso, no fue hasta el año pasado que tuvieron ese detalle aquí en la provincia, de poner esas fotos en el estadio. Antes solo había una, y ni siquiera era una gloria de la provincia, ¿Cómo se entiende eso?, la única imagen en el estadio era la de Víctor Mesa. Esa idea no fue ni siquiera del INDER, fue de un organismo que pertenece al CIMEX.»

«Nosotros, las glorias deportivas hemos sido invitados a otras EIDE en otras provincias y allí, los peloteros no nos conocen, ¿Cómo se entiende eso?, nosotros estamos muy inconformes y muy molestos con los organismos, nos sentimos olvidados, la atención aquí, siempre ha sido por debajo, lo tengo que decir así, solo en el municipio, hasta donde pueden llegar y sin recursos, nos dan cierta atención.

Recientemente cuando se celebró aquí la serie de estrellas del béisbol cubano, no se contó con nosotros, con las glorias del béisbol, sin embargo, había otras personas ocupando espacios y nosotros llegamos al estadio como si fuéramos unos aficionados normales. Mira el caso de Lázaro Junco cuando vino la comitiva de las grandes ligas, ya por ahí tú puedes ver quiénes son las personas que nos están dirigiendo en la comisión nacional y el INDER, por eso estamos muy inconformes como atletas, como glorias deportivas que somos.»


No es un secreto el amor y el respeto que sientes por todos tus hermanos, unidos en la vida y en el deporte, ¿Qué sentiste cuando rompiste el record de hits para series nacionales en poder de tu hermano Wilfredo?

«Realmente eso fue muy duro para mí, te digo que yo no quería romperlo, pero hubo una reunión en la familia y me dijeron que tenía que hacerlo, porque si yo no lo hacía, el que venía atrás de mi si lo iba a hacer, fíjate que pasé trabajo para sobrepasarlo, aquí en Matanzas me fui sin hits y cuando fuimos a Sancti Spiritus, en la primera vez al bate conecté un doble y lo pude superar. Él estuvo todo el tiempo cerca de mí, animándome, me decía que tenía que hacerlo y yo aferrado a eso, no quería pasarle, no quería llegar a esa cifra, por eso me demore.»


Después del retiro de ¨Sile¨ Junco, la provincia no ha podido encontrar otro director que lleve al equipo a ganar un campeonato, ¿Qué tenía él diferente que lo hizo un director ganador?

«Yo soy el atleta que más series nacionales tiene en esta provincia y te puedo decir que si algún día volviera a jugar otra vez al béisbol, quisiera que fuera con ¨Sile¨ Junco, el mejor director que ha tenido esta provincia y no lo mencionan nunca, el director que más resultados ha tenido en la historia de esta provincia y está ahora mismo en el olvido, desatendido. Allí está en Limonar, pasando trabajo, no es invitado a ninguna actividad. Nosotros nos hemos quejado, no sabemos las razones, lo han aislado. Es el hombre que más resultados ha tenido aquí, por su disciplina, por su abnegación, por su respeto hacia los atletas, compañero siempre, hermano, amigo, siempre tenía la disposición de ayudar a cualquiera, le dio siempre posibilidades de jugar a todos los miembros del equipo, un hombre que ganó 14 años seguidos la serie provincial y se ganó el respeto de todos antes de subir a la serie nacional y tener ese rendimiento que tuvo mientras estuvo allí. Desgraciadamente tengo que decírtelo, está totalmente olvidado y tenemos un dolor profundo por eso. Tengo que decírtelo aquí porque no tenemos un espacio donde decir estas cosas, no tenemos un lugar donde podamos reunirnos y hablar, discutir y plantear todo esto, expresar las satisfacciones o insatisfacciones que tenemos nosotros, los veteranos.»


Hablando de directores, ¿Cómo valoras el trabajo de Víctor Mesa en Matanzas? ¿Qué opinión tienes de sus métodos de trabajo y de su actitud en el terreno?

«Lo primero que tengo que decirte es que aunque él tuvo sus satisfacciones aquí, no pudo lograr lo que todo director anhela: ganar un campeonato. Es un director que le gusta mucho la disciplina, ayuda mucho a los atletas, se preocupa por sus dificultades dentro y fuera del terreno, pero… ¿Dónde están las dificultades de Víctor Mesa?, no solo lo digo yo, lo dice mucha gente, incluso sus amigos, tiene que mejorar sus métodos de trabajo, a la hora de expresarse con cualquiera de sus atletas, el béisbol es un deporte colectivo y todos los atletas no son iguales, hay quien acepta que en un momento determinado le des una ¨galleta¨, pero eso, otros no lo van a aceptar nunca y eso él tiene que sentarse a reflexionarlo y cuidarse en ese sentido porque por otra parte es un director muy decidido, combativo, que siempre está en todas las jugadas dentro del terreno, que nunca se le va una, pero desgraciadamente no podemos tener todas las virtudes, somos humanos y esa actitud suya es lo que le ha costado ganar el campeonato, eso te lo digo desde mi punto de vista. Víctor Mesa cuando esta vestido de civil es una persona y cuando se pone el traje de pelota cambia. Él tiene que entender que todos los atletas no pueden jugar como él jugaba a la pelota, eso es imposible, además, la calidad de ahora no se parece a la calidad de antes, sin embargo, tenemos que reconocer todo el esfuerzo que el hizo aquí, Él se ganó el respeto de la mayoría de la gente aquí, la provincia estuvo alrededor de 20 años sin resultados, un bochorno, con la academia cerrada por la decisión de una persona, hasta que llegó Víctor, y aunque tengo que decirte que las autoridades de la provincia le dieron las posibilidades que jamás le habían dado a nadie en esta provincia, se ganó el respeto de todos. Ni siquiera cuando fuimos campeones con ¨Sile¨ Junco se vio aquello, imagínate que todavía estamos esperando unas bicicletas que nos prometieron aquella vez cuando ganamos el título, en el año 1991.»

¿Qué hará Matanzas ahora sin Víctor Mesa, con algunas ausencias y sin aquellos recursos?

«Yo estuve ahora mismo trabajando algunas semanas con la preselección del equipo y te digo que allí hay tremenda contentura, todos sin presión, se recuperaron algunos atletas que Víctor había sacado del equipo y están haciendo tremendo esfuerzo y espero que tengan un buen rendimiento, casi todos han pasado por mis manos en algún momento, los conozco bien.»


Fernando, ¿Qué pasó un día en la EIDE de Matanzas cuando fuiste a ver a tu hijo que supuestamente venia teniendo una carrera como pelotero?

«Bueno una mañana hablé con ¨Sile¨ y le pedí un permiso que jamás yo había pedido en mi carrera deportiva, le hablé de la necesidad que tenia de observar a mi hijo a ver si verdaderamente era pelotero o no, ya que al estar activo nunca tenía el tiempo de verlo, y el accedió sin problemas. Le pedí la guagua del equipo y me trasladé a la EIDE. Cuando llegué ellos estaban jugando entre ellos, muchas veces pregunté a los profesores de la escuela sobre él y me decían que mi hijo si daba pelotero pero tenía que esforzarse un poquito, cada vez que oía eso yo me decía a mí mismo ¨aquí está pasando algo¨, por eso me trasladé hasta allí. Me quedé dentro de la guagua y nadie me vio, mi hijo estaba jugando el jardín derecho y en ese momento conectaron un hit hacia allí, el vino hacia adelante, sin técnica ninguna y la bola le pasó por debajo de los pies, él se quedó allí parado, no buscó la bola, el bateador corredor llegó al home y tengo que decirte que me sentí muy mal con eso, no porque se le fue, sino porque nunca fue a buscarla, y eso no me gustó. Yo me quedé dentro de la guagua y esperé hasta que le tocó batear, él estaba vestido con uno de los trajes míos de Henequeneros, por supuesto, era el único que tenía un traje así, de series nacionales. Le tiraron dos rectas al centro y no hizo ningún movimiento para conectar, en el tercer lanzamiento le tiró a una bola por encima de la cabeza, se ponchó, tiró el casco, tiro el bate, y al ver que nadie le dijo nada, no me pude aguantar, salí de la guagua y fui hasta el terreno, nadie me esperaba allí y todos se sorprendieron, llamé al director del equipo, y con su permiso, le dije que me lo llevaba de allí, que hasta ahí llegaba mi hijo como pelotero, porque todos me estaban engañando. Así reaccioné porque ninguno de nosotros, los hermanos Sánchez, fuimos nunca así, siempre jugamos con mucha disciplina porque nuestros padres así nos enseñaron. Mi hijo nunca me demostró que era un pelotero, la vida me dio la razón.»

¿Qué piensas del patrocinio de firmas o empresas a los equipos de la Serie Nacional? ¿Crees que la publicidad en estadios o en uniformes para poder financiar nuestro campeonato es perjudicial o beneficioso para el deporte?

«Te voy a hablar como gloria del deporte, como técnico del béisbol y como un aficionado más. En estos momentos si nosotros no tenemos el apoyo de alguien, el béisbol nuestro ira cada día para atrás, usted sabe que la industria deportiva es incapaz de abastecer a 16 equipos con lo necesario para jugar al béisbol, sin contar a las EIDE y academias, el monto de pelotas, de guantes y de todos los recursos que se necesitan, más los implementos necesarios, la industria deportiva ni el país puede con esto, eso lleva dinero, y con los patrocinios, que van a existir, resolveremos muchos problemas aquí y no solo en el béisbol, en todos los deportes. Si queremos mantener la altura de nuestro deporte tenemos que ceder en eso y ser apadrinados por alguien que nos ayude. Aquí en la provincia, el único terreno que sirve es el ¨Victoria de Girón¨, en otros deportes pasa lo mismo, en el basket no hay canchas, el equipo de la provincia entre los primeros lugares y practicando en la EIDE donde no hay condiciones, no tenemos una polivalente y esta es una provincia deportiva, eso nos lo merecemos, ahí está el Ateneo de Matanzas, hace años que se derrumbó y hoy es solo basura, eso duele, eso molesta, por eso necesitamos los patrocinios.»


Los aficionados perciben que Fernando Sánchez tiene muchos valores como ser humano, entre ellos, la sinceridad, y voy a apelar a ella en esta pregunta, ¿Te arrepientes de no haber aceptado nunca ninguna proposición para jugar en Grandes Ligas?

«Quiero decirte que tuve muchas posibilidades, me caían detrás con sobres en blanco, para que yo mismo pusiera la numeración, pero es la educación que recibimos nosotros, todos los hermanos criados por dos padres analfabetos, somos once, y nueve somos militantes del Partido comunista, nos inculcaron siempre que a la revolución hay que cuidarla, nosotros salimos del campo, yo solo tenía un par de tenis, un pantalón y un pullover cuando salí de allí con 18 años y realmente no me arrepiento de eso, fui educado de esa manera, nosotros estamos conscientes de lo que estamos haciendo. Estuve muchos años con mi hermano Wilfredo en el equipo Cuba, vimos muchas cosas, muchas planillas y muchos sobres, pero salíamos, competíamos y regresábamos. Somos ¨Fidelistas¨, por eso hoy en día estamos aquí y lo seguimos defendiendo, ya no lo tenemos en vida, pero está aquí con nosotros, él nos sacó del campo, y nos lo dio todo y con mucha satisfacción te estoy diciendo, para que salga así por todos los sitios, que nos sentimos revolucionarios y felices de estar aquí en Cuba, de compartir con nuestra familia, con lo poquito que tenemos, pero todos juntos, con algunas insatisfacciones, pero estamos aquí, luchando aquí.»

¿Y qué opinión tienes de los que sí están emigrando ahora?

« Cada cabeza es un mundo, nosotros en esta provincia, hasta la fecha hemos perdido 39 atletas, formado por nosotros, en la academia, eso nos duele, ahí está el sudor nuestro de todos los días, muchos están jugando en otros países, otros en Grandes Ligas, están demostrando la calidad que tenían aquí, jugando en el máximo nivel, y ahí está la mano de muchos de nosotros, es muy doloroso que nuestro país esté perdiendo talento así, que se nos vaya de la mano. Algunos atletas me han dicho ¨profe, si usted está así, y nosotros no somos ni la chancleta suya, que quedara para nosotros¨, están viendo la atención que nos dan y no tenemos respuestas para ellos, por eso nos abandonan, se van del país y eso es una derrota para el béisbol cubano.»


Unas últimas palabras.

«Quiero que quede claro que llevo 24 años como entrenador y he sido olvidado por los compañeros de la comisión nacional, después de tantos años esta revista me da esta posibilidad para expresarme y por eso lo hago con tremenda satisfacción, jamás me han propuesto un viaje al exterior para trabajar como técnico, tampoco he recibido esa ayuda de aquí de la provincia, quiero decirte que no soy yo solo, es un problema general, así está también Lázaro Junco, Juan Manrique, Julio German Fernández, Jorge Luis Valdez, por citarte algunos nombres, después que uno se ha sacrificado tanto, eso molesta muchísimo, duele. Ahí tengo mi automóvil, el que me obsequio el comandante en jefe en el año 1993 y nadie se ha preocupado, en ningún lugar, por cambiármelo o por ayudarme a arreglarlo, lleva cinco años ahí parqueado, guardado, fíjate si la atención está por el piso, eso era lo último que quería decirte.»


CALIENTE: Fernando Sánchez: "Todavía esperamos unas bicicletas que nos prometieron en el 91" CALIENTE: Fernando Sánchez: "Todavía esperamos unas bicicletas que nos prometieron en el 91" Reviewed by Daniel de Malas on martes, julio 25, 2017 Rating: 5

2 comentarios

Anónimo dijo...

Fernando sanchez, tremendo atleta..

Anónimo dijo...

Y todavía tiene la desfachatez de decir que es fidelista,por eso tienes el carro parado y sin reconocimiento,estas pagando lo que dices y haces,nadie se acuerda de ti y Arrojó que era de tu tiempo tiene casa y carro nuevo y cine todos los días,sufre perro chivaton.

Post AD