Header AD

OPINION: ¿Cómo detener la fuga de talentos de la isla?

Muchos atletas destilan talento cubano, marca registrada, solo que otras latitudes acogen sus hazañas.
Muchos atletas destilan talento cubano, marca registrada,
solo que otras latitudes acogen sus hazañas.
Foto: Getty Images
Por Harold Iglesias Manresa.

Frank Chamizo, Osmany Juantorena, Lorenzo Sotomayor, Orlando Ortega, Arturo Diz Pé, Yasmany Copello, Libania Grenot, Wilfredo León, Jhoan Moncada, Rafael Capote…. Sus vidas están marcadas por disímiles historias, pero todas convergen en un punto: destilan talento cubano, marca registrada, solo que otras latitudes acogen sus hazañas.


Y no son ellos los únicos. Ciertamente el fenómeno de la nacionalización de deportistas nos ha golpeado. En los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 el saltador de longitud Joan Lino Martínez (8.32 metros) alcanzó el bronce representando a España.

Después, la espadista Taimí Chappé, al igual que Martínez, Ortega y otros, acogida a la nacionalidad ibérica, abrió la senda en calidad de pionera, como también el balonmanista Rolando Urios.

Diseminados por el mundo hay legiones de chinos, representantes de ex repúblicas soviéticas, africanos y de otras naciones que, ya sea por no constituir las principales cartas de triunfo en su país de origen, por ofertas de dinero sumamente lucrativas, por la diversidad de origen en sus genes paternos, o por unión conyugal, batallan y ponen su talento al servicio de otra patria que no fue la que los vio nacer.

Profesionales del deporte cambian de clubes y países, y, con el paso del tiempo, acaban asimilando la nacionalidad de la “patria” que los acoge. Generalmente se trata de un proceso lento y paulatino (aunque ahora están de moda las nacionalizaciones express vía boda o vía decreto político y talonario de cheques mediante), en donde el deportista marcha de su país de origen en busca de unas mejores condiciones deportivas y de vida. Esta es una norma no escrita que también tiene sus excepciones.


A pesar de su explosión a nivel supremo a partir de la cita bajo los cinco aros de Sydney 2000, el fenómeno de la naturalización de los deportistas es añejo a nivel mundial. El ex futbolista argentino Alfredo Di Stefano fue uno de los pioneros cuando, a mediados de la década del cincuenta, decidió volverse justamente español.

El caso Cuba encierra otra dosis de complejidad, pues contrario a la década de los 90 del pasado siglo, la estampida de talento se ha agudizado con la irrupción del nuevo milenio -incluso siendo benjamines o adolescentes….

El principal argumento de nuestros atletas para tomar una decisión tan importante se centra en intereses económicos, aunque no todos los casos pasan por ese pensamiento de lucro. OsmanyJuantorena fue seleccionado, en dos ocasiones, el mejor voleibolista del planeta a nivel de clubes, distinción heredada por Wilfredo León en el 2015. Juantorena y Diz Pé decidieron volar luego de que se le imputaran acusaciones de dopaje; mientras Orlando Ortega abandonó la delegación antillana al regreso del Mundial de atletismo 2013.

El luchador del estilo libre y as del orbe de los 65 kg en Las Vegas el pasado año, Frank Chamizo, después de pasarse en la báscula por 200 gramos en los Panamericanos de Guadalajara 2011 y estar cumpliendo sanción, se casó con la gladiadora italiana DagmaCaneva y cambió el curso de su vida.La variante de desposarse es una de las que más auge ha cobrado, especialmente en el deporte de la malla alta u otras disciplinas colectivas.


Ahora bien, esa es solo una de las variables, dentro de una ecuación bien nutrida. Un lugar importante ocupa la endeble captación en toda la geografía nacional.Recuerdo que antes se peinaba el archipiélago de punta a Cabo en busca de los muchachos de mayores potencialidades, y existían municipios de avanzada bien focalizados como Diez de Octubre en la capital, Palma Soriano, Florida, entre otros.Ahora no se hace y, por demás, esas localidades han declinado en su rol de canteras de poderío.

La proporción es elemental: si se reduce la estructura competitiva desde la base, y los Juegos Escolares prácticamente devienen Juegos inter EIDE, lógicamente el nicho fértil de que se dispone para descubrir gemas será más reducido.

Luego, en el tránsito hasta la categoría élite, afloran otros escollos: vicisitudes asociadas a las condiciones de vida, los recursos para la práctica con todas las de la ley de su especialidad y el crecimiento cualitativo -la para nada ajena “piña” que favorece a homólogos de muchas menores virtudes. En este acápite abro un paréntesis para introducir desavenencias que, en más de una ocasión, se han derivado de malas políticas del INDER asociadas a su relación con los deportistas o el tratamiento casuístico de un problema de cualquier índole…


Cuando usted le va agregando piedras al saco y, generacionalmente, el cambio de mentalidad se ha hecho latente, derivado de una transformación socioeconómica ineludible, se antoja escabroso preservar los talentos, modificar decisiones que pueden ser cruciales en el curso posterior de la vida de los atletas, o, por el contrario, intentar persuadir a los padres desde edades tempranas para que la formación de sus hijos transite por la ruta de los preceptos de nuestro movimiento deportivo.

No se trata de poner el parche, pero lejos de atenuar la estampida de talentos o la pérdida de esos no descubiertos o que han bifurcado su camino, la lista de atletas nuestros que enrumban hacia otros horizontes crece. Baste mencionar, en el orden de cientos, los peloteros que han abandonado Cuba del 2000 a la fecha, con el voleibol en un segundo orden de bajas por ese concepto; balonmano, baloncesto…, y hasta disciplinas individuales como el boxeo, pues ni siquiera el buque insignia ha escapado. ¿Verdad Lorenzo Sotomayor?

Hay que revolucionar nuestro movimiento deportivo, sin renunciar a cuestiones medulares de su génesis, pero sí atemperarlo a las dinámicas que lo rigen a nivel mundial, como la política de contratación y el desarrollo mediante su inserción en clubes, sin que esto signifique convertirlos en mercancía, mucho menos desde edades tempranas.

Nuestros entrenadores, la infraestructura deportiva casi arquetípica y la mente de los decisores también urge refrescarse. Cada día resulta menos probable darle la espalda al mundo. Antes de poner parches, ¿no sería mejor moldear nuestro sistema?


OPINION: ¿Cómo detener la fuga de talentos de la isla? OPINION: ¿Cómo detener la fuga de talentos de la isla? Reviewed by Daniel de Malas on jueves, mayo 18, 2017 Rating: 5

3 comentarios

Anónimo dijo...

El problema no es el deporte, es el sistema completo. (se van m'edicos, ingenieros, cibern'eticos, inform'aticos. .... Sin un salario adecuado, sin perpectivas de desarrollo, dependiendo de criterios politicos y no deportivos, sin una seguridad social adecuada que podemos esperar. Puede una persona tener por aspiraci'on trabajar como un esclavo para divertir a sus amos, que como es l'ogico lo alimentan, lo entrenan y lo cuidan, y lo mismo para sus hijos, nietos y bisnietos???

Anónimo dijo...

Y si a eso le suma las malas practicas como la "piña", recuerdo el caso de Yoenis Céspedes, lider en Jonrones, impulsadas, dobles y otros más en el año 2012 y el señor todopoderoso Higinio Velez lo envio al Cuba "C" que iba a los Juegos del Alba por sus C******, logico que el muchacho se tenia que ir del Pais y mira quien es ahora.

Albio dijo...

Es lo mas sencillo: quitando el socialismo y poniendo el capitalismo....!!!
John Maynard Keynes dijo en cuanto Marx expuso su teoría, que el Socialismo y el Comunismo estaban destinados al fracaso total por una sencilla razón: el hombre no es un dador, al contrario es un poseedor nato, en sus instintos y en sus sentimientos...!!!
Pero veo que Usted y hasta el nuevo Prelado de la Iglesia cubana insisten en plantear que ...." el socialismo se puede mejorar..."
Un socialismo mejorado seria mas represión y mas destrucción de la economia..

Post AD