Header AD

TV CUBANA: La batalla no es contra el futbol, la batalla es por el beisbol.

A nadie se le puede ocurrir parar de súbito las trasmisiones de futbol, no es eso lo que pedimos los amantes incondicionales del beisbol
A nadie se le puede ocurrir parar de súbito las trasmisiones de futbol, no es eso lo que pedimos los amantes incondicionales del beisbol
Por Boris Cabrera.

Según Michel Contreras ¨nada en el mundo, ni siquiera la voracidad de un tiburón llamado futbol, es capaz de comernos las esencias¨. Tal afirmación, viniendo de alguien que tiene una autoridad bien ganada en este mundo de los deportes, hace suspirar a muchos aficionados al beisbol que a diario están viendo como delante de sus ojos, este deporte pierde adeptos mientras las nuevas generaciones caen encantadas a los pies del más universal de los deportes: El futbol.


Mi amiga Julita Osendi me confiesa que el futbol es un monstruo de cinco cabezas y aunque las discusiones de las peñas deportivas dejaron a Industriales y a Santiago de Cuba por las de Barcelona y Madrid, nada de esto puede conducir a que nazcan en nuestro país niños que aprendan a jugar buen futbol, ¨ Pues no, no les nace y lo que no nace no crece. Para que nazca un Messi un Cristiano o un Luisito, tendrían que implantar su ADN y ni así¨, me dice con la sabiduría a la que nos tiene acostumbrado.

En un artículo publicado en cubadebate hace unos años, Michel Contreras también dice ¨ Ven cocodrilos en la sopa los que piensan que un día el cubano renegará de la pelota, glóbulo blanco y con costuras que discurre irremediablemente por sus venas¨.

El beisbol es parte de nuestra identidad nacional, de nuestra cultura y de nuestra historia misma, sin embargo lo estamos perdiendo, se nos va, se está disolviendo en el aire, ¿Es el futbol el culpable de esto? ¿Trasmitir los partidos de las grandes ligas rescataría nuestra pasión, nos devolvería el tiempo perdido, haría esto posible que nuestro deporte nacional se enraizara en las nuevas generaciones?


Hace unos días, el comentarista del noticiero nacional de televisión Pavel Otero, defendió a capa y espada las trasmisiones continuas de futbol en la televisión cubana, ante mis inquietudes por la sequía de las trasmisiones de partidos de las grandes ligas, me dijo lo siguiente: ¨Por supuesto que se debe transmitir mucho más beisbol de las grandes ligas. El que se transmite actualmente es insuficiente, pero tú sabes que el fútbol no es el culpable de ese desbalance que existe en la televisión. Sobre tus preguntas, claro que se puede rescatar la pasión de los jóvenes cubanos por el beisbol, pero son varios factores, no solo es que la TVC ponga Grandes Ligas, porque aquí hace solo cuatro años que se pone las ligas de futbol en vivo por televisión, sin embargo, los jóvenes buscaban la forma de verlo en vivo en los hoteles y se informaban por internet, etc., y luego la TVC te ponía uno o dos juegos diferidos a la semana, como mismo hace ahora con el beisbol de las grandes ligas. O sea, la televisión puede ayudar a rescatar esa pasión, pero no va a determinar. Hay que tomar ideas del mismo fútbol para atrapar a los jóvenes. El futbol tiene un gran mercado de imagen, de divulgación a través de medios alternativos, tiene atletas que imponen moda juvenil, tiene un montón de artículos a la venta, en fin, sería interminable la lista de elementos que contribuyen a atrapar a los jóvenes, y eso tenemos que hacerlo con nuestro beisbol. Tenemos que potenciar y ampliar por diferentes medios, lo que hace Yasel con su programa Beisbol de Siempre. Hombres sabios como Sené, tienen que aparecer más en televisión para hablar de nuestra historia, tenemos que crear programas de análisis de nuestro beisbol y de nuestros peloteros que juegan en distintos lugares, etc., la lista de ideas sería interminable¨

Al respecto, Michel Contreras acotaba en el mencionado artículo ¨Porque hay coágulos. Y no es culpa del fútbol. No señor, lo malo para el béisbol no es el fútbol. Lo malo -lo terrible- son las academias disfuncionales, y los bateadores que no piensan en el home, y la carestía de los guantes en las tiendas, y la mala gastronomía en los estadios, y los box elevados, y la apatía de la prensa, y los demasiados errores arbitrales, y los brazos resentidos, y la inacción, y el retroceso táctico…¨


Julita también remata fuerte como lo haría su adorada amiga Mireya Luis: ¨Tenemos NO que volcar el fenómeno actual, sino rescatar nuestra pelota.

Yendo a la base, a los barrios, a los centrales azucareros, a los pueblos de campo, a las ciudades, y armar un ejército infanto juvenil y darle guantes, pelotas, bates, petos, mascotas...Y arreglar terrenitos de pelota como cuando yo salía del Pré del Vedado y me iba a jugar siendo hembra porque la pelota era mi amor, mi furor, mi vida.

Cuando hagamos Juegos Interbarrios, inter escuelas, inter EIDES, fomentemos la pasión de nuevo, aumentemos el sueldo de los entrenadores y técnicos en general, tendremos nuestra pelota otra vez, jugándose en estadiossssssssssssssssssssssss de verdad no como el Changa, y de nocheeeeeee con su alumbrado¨


A nadie se le puede ocurrir parar de súbito las trasmisiones de futbol, no es eso lo que pedimos los amantes incondicionales del beisbol, Julita, quizás un poco nostálgica, lo sabe reconocer ¨No hay por qué revertir el amor y la preferencia por el fútbol. El fútbol es una industria MEDIÁTICA, que está hecha para atraer, divertir, hacer llorar. Contra el fenómeno FUTBOL no se puede.

Mira los países en guerra, bombardeados, debajo de carpas, viendo el Clásico...Por favorrrrrrr¨

Contreras, con su verbo prodigioso cierra el debate al respecto: ¨Lo que no puede suceder es que, un mal día, algún sesudo determine suspender las transmisiones de fútbol internacional, una de las iniciativas más loables que ha tenido nuestra televisión en muchos años. Ya nos pasó hace tiempo con los juegos de la NBA, y quién quita que ahora se repita el proceder.

Obviamente, la solución no estriba en botar el sofá por la ventana. Lo que hace falta es un equilibrio en la balanza del consumo, y que el público pueda ver al Barça y al Madrid, al Manchester y al Milan, y también a los Yankees de New York, los Dragones de Chunichi, los Tigres del Licey y los Cangrejeros de Santurce.


Solo así, y no con restricciones, podremos inocular el virus beisbolero en esos jóvenes que ahora proclaman su predilección por el fútbol¨

Mis amigos lo dejan claro, la batalla no es contra el futbol, la batalla es por el beisbol. ¿Se podrá aun rescatar esa pasión que ni los más famosos adivinos y videntes pudieron predecir que se esfumaría de nuestras vidas? ¿Es reversible esta situación?, Las palabras finales de Julita Osendi aún me martillan en la cabeza ¨ ¿Crees mi amigo que con mis 63 años alcanzaré a ver esto en nuestra bella Isla? Creo que no¨ Y ustedes, ¿Qué piensan al respecto? 

Saludos amigos.


TV CUBANA: La batalla no es contra el futbol, la batalla es por el beisbol. TV CUBANA: La batalla no es contra el futbol, la batalla es por el beisbol. Reviewed by Daniel de Malas on viernes, abril 28, 2017 Rating: 5

1 comentario

Eiblyn Gonzalez Vazquez dijo...

Ya repugna la comparación entre el fútbol y el beísbol en diferentes medios de comunicación porque la palabrería es desmedida y la causa SOLO UNA.
Desde los años 90's implementaron en la televisión el programa GOL y era el plato fuerte deportivo para millones de cubanos privados de ver partidos de la MLB y la NBA.
Cuando el espectador tuvo acceso a las finales de la NBA de 1990 a 1994 y se creó la Liga Superior de Baloncesto, ese deporte compitió y le robo cintillos a la Serie Nacional de Béisbol sin tener la calidad élite.
Así es de sencillo... LA MEDIA DOMINA AL MUNDO y allí radica la explicación más que lógica a la mudanza de preferencias del "gato viejo" al balompié.
Ahhhhh !!!! y desde aquí lanzo un S.O.S. al campeonato nacional o liga de fútbol cubano que da vergüenza por la situación que atraviesa, pero de tácticas y estrategias está minado el órgano rector y títere del deporte cubano.
Es mejor tener entretenida a la masa soñando con ser Messi y Ronaldo sin darle las herramientas para que el sueño se haga realidad.
Al fin y al cabo "la isla milagrosa" desde los tiempos remotos se ha encargado de dar peloterazos por doquier. Lo que sucede es que ahora toman otro rumbo. Tal vez bajo la premisa de: CADA CUÁL SEGÚN SU CAPACIDAD...
La chupeta que se la pongan a otro, que de chocolatinas, calentadores de agua, ollas arroceras, televisores Panda, refrigeradores Haier, revoluciones energéticas y fútbol internacional está plagado el camino del infierno.

Post AD