Header AD

¿Mejorar el béisbol cubano? Pues cambiémosle los nombres a los estadios

La pelota en Cuba se juega en estadios cuyos nombres nada tienen que ver con el béisbol
La pelota en Cuba se juega en estadios cuyos nombres nada tienen que ver con el béisbol
Por Boris Cabrera.

Un estadio de beisbol es un templo para los aficionados, escenario de enconadas batallas, de historias inauditas, de grandes frustraciones, de alborozos y euforias desmedidas. Un estadio de beisbol puede convertirse en un coliseo romano, en un ruedo de toros, en una valla de gallos y hasta en ring de boxeo. Es la morada de tu equipo favorito, la trinchera donde ondea la bandera de la franquicia, es el museo vivo donde se guarda con celo colosal la historia y el orgullo de varias generaciones.


Cuando entras a un estadio de beisbol, el aire frio y el espíritu de las glorias de antaño te penetra el cuerpo, el típico bullicio de las multitudes te cala en los huesos y en la sangre, la tierra tiembla y el tiempo se detiene, entrar a un estadio de beisbol es como perderse en un agujero negro, es meterse en una rendija del espacio, es una metamorfosis del alma y del pensamiento.

Un estadio de beisbol es sagrado, y como altar imperecedero, debe mostrar su nombre con orgullo, debe nombrarse con los héroes que lo forjaron, que lo hicieron vibrar, que le dieron reputación, honor y beatitud a este deporte.

El nombre de un estadio de beisbol, se debe buscar en las raíces, dentro de amarillas hojas de anotaciones, en las placas de los inmortales, en el corazón de los aficionados, en la fama, dentro del prestigio y la reputación del deporte.


Los nombres de Augusto Cesar Sandino, Capitán San Luís, Guillermón Moncada, José Ramón Cepero, Cristóbal Labra, Cándido Gonzáles, Nguyen Van Troi, etc, etc, nada tienen que ver con el béisbol, aunque respetamos y valoramos las grandezas de cada hombre mencionado en sus diferentes luchas y en el momento histórico cuando esos estadios se fundaron. 

Pero en esta cruzada por rescatar nuestro pasatiempo nacional del polvo y del extravío, cada detalle es de suma importancia. Debemos pasar la escoba sobre la arcilla de los terrenos, lavar los muros que lo rodean, pintar las gradas y los cerebros que se levantan a su alrededor, hurgar en las raíces y levantar con grúas gigantes los nombres de los fundadores, de los padres de este deporte en Cuba.

La revolución empieza por el estadio, no hay detalle pequeño, por algo se empieza. 

Saludos amigos.


¿Mejorar el béisbol cubano? Pues cambiémosle los nombres a los estadios ¿Mejorar el béisbol cubano? Pues cambiémosle los nombres a los estadios Reviewed by Daniel de Malas on viernes, abril 07, 2017 Rating: 5

4 comentarios

Anónimo dijo...

El estadio Guillermon Moncada de Santiago a partir de ahora se llamara "Higinio Velez".

Jose Antonio Capote dijo...

Boris se te da mejor lo de poeta que escribir sobre béisbol. Creo que es mejor no?

Anónimo dijo...

higinio velez aun vive???yo creia q se habia exiliado en japon,,ja,ja,,es un vaina y corrupto

Anónimo dijo...

Ahora vi al senor Higinio Velez,,,esta vivo,,,no habra mas beisbol en Cuba con este raton de mala vida que siempre en Santiago y el La Habana,,,,acabo con nuetra pelota,,da pena,,donde estan las autoridades que permiten que un personaje tan odiado y aprovechado dirija a ese nivel???hasta cuando???

Post AD