Header AD

Frederich Cepeda: "Ya no puedo ni siquiera soñar con las Grandes Ligas"

Es una lástima que Frederich Cepeda no pueda materializar su quimera pero un grande como él sabe que ha cumplido
Es una lástima que Frederich Cepeda no pueda materializar su quimera
pero un grande como él sabe que ha cumplido
Por Julia Osendi.

Hace ya “algunos” años, parece que fue ayer, cuando en en el año 1994 tuve la oportunidad de viajar al Panamericano 13–14 años de béisbol que tenía por sede a Maringá, bellísima región al sur de Brasil. Ese equipo, aunque no ganó, impresionó, por su garra, su calidad, sus deseos de vencer, y entre ellos había un muy seguro tercera base con “carita cómica” y un specdrum bajito, de los que se usaban en esa época.

Bateaba a las dos manos (asignatura pendiente de nuestro béisbol), las cogía todas, era muy oportuno al bate.¿Su nombre? Frederich Cepeda, el HOMBRE DE LOS CUATRO CLÁSICOS.


“Nací en 8 de abril de 1980. A los cuatro años mi padre me llevó a un pequeño estadio de béisbol, el Máximo Gómez, y allí di mis primeros pasos. Él, Pablo Francisco Cepeda, fue mi primer entrenador, me enseñó todo lo que sé hacer en un terreno de pelota, algo que por supuesto, fui mejorando al transcurrir mi carrera.

“Estuve hasta los once años con mi papá en esa área, o sea, hasta el 1991. De ahí me sumé a la pirámide del alto rendimiento, la Escuela de Iniciación Deportiva (EIDE) Lino Salabarría. En el 1997 fui a la ESPA nacional, formando parte de un grupo de magníficos jugadores que casi todos llegamos a Series Nacionales, e incluso a integrar el equipo CUBA.”

Desde pequeño Frederich tuvo la calidad necesaria para hacer el grado del seleccionado nacional, en las diferentes categorías. Debutó en Japón en una Feria Mundial Infantil de béisbol, en inglés conocida por las siglas WCBF; en el 94 coincidimos como en el Panamericano de Maringá; después en San Luis, Estados Unidos, también compitió en la cita continental pero en las edades 15-16. Ya entre los juveniles integró los equipos monarcas del Panamericano en Brasil 96 y el Campeonato Mundial en Canadá 97.

“Precisamente en esa temporada debuté en Series Nacionales. Mi primer manager fue Averaldo Triana, quien era compañero de estudios de mi padre y son amigos desde hace años. Jugar a ese nivel es diferente, te cuesta tiempo adaptarte para tener un buen resultado, pero trabajé duro y lo alcancé. He jugado 19 series, cuatro super ligas. Me enorgullezco de aquel excelente conjunto espirituano que luchó por el banderín con Holguín en el 2002.


“He tenido, como todos, altas y bajas; recuerdos bonitos, de excelentes campeonatos; el simple hecho de levantarme todos los días y poder jugar béisbol es una bendición de Dios. Y, por supuesto, he tenido malos momentos: ¿qué me dices del ponche con bases llenas ante el zurdo Oscar Gil que le dio el título a Holguín, luego de haber tenido yo un play off histórico?


“El otro difícil, aún no ha llegado aunque está próximo: mi retiro. Siento que se me desprenderá algo por dentro. Por eso, a pesar de las lesiones, he luchado por mantenerme activo. Ahora tengo mucho que agradecerle a los doctores Liván y Hugo, y al profesor Rodrigo Álvarez Cambras, al colectivo de enfermeras y técnicos del Hospital Ortopédico “Frank País” que me han devuelto el alma y han propiciado que pueda hacer el equipo cubano a mi cuarto Clásico Mundial.”

Frederich Cepeda, a pesar de ser campeón olímpico en Atenas, sub titular del Primer Clásico, monarca pam y centroamericano, varias veces monarca mundial, nunca pudo ganar un banderín nacional.

Llegaron a reunir los gallos espirituanos un elenco de lujo: Yulieski y Yunieski Gourriel, Eriel Sánchez, Iosvany Aragón, Maels Rodríguez, Ifreidi Coss, entre otros, pero jamás lograron ganar. 


“Teníamos excelentes campañas, durante una década, pero no logramos materializar el triunfo, ¿por qué? Todavía me lo pregunto. Es una espina clavada en nuestros corazones. A la hora buena, no se podía”.

Se impone una pregunta en este coloquio ¿Te retiras al regresar del Clásico?”

“No, pienso seguir jugando; el béisbol es mi pasión. Independientemente que éste sea o no mi último equipo CUBA y mientras la salud me lo permita, voy a seguir. No pienso, en las condiciones en las que me encuentro, en que éste sea mi último equipo CUBA. Lucharé por seguir integrando la selección nacional”.

Tras la celebración en el 2006 del primer Clásico Mundial , que trató de reunir a los mejores peloteros del mundo defendiendo sus pabellones patrios, es un hecho cierto que ese evento se convirtió en la cima competitiva del béisbol en el planeta, sobre todo tras la eliminación de ese deporte del programa olímpico (ahora en Tokío 2020 fue readmitido a propuesta de los organizadores).

“Siempre que se gana la satisfacción nos envuelve. Ese primer Clásico, con tantas estrellas compitiendo de igual a igual con nosotros, ha sido una de mis más ricas experiencias, inolvidable suceso que colmó de alegría a todo nuestro Verde Caimán. En el gran termómetro beisbolero de ese año, salimos airosos; sin embargo, la condición de campeón olímpico es un mérito que no se borra nunca. Esa década fue prodigiosa para nosotros, los 2006, los Mundiales, y los Olímpicos de Atenas 2004. Fueron momentos de inenarrable alegría.


“Esta oportunidad que me ha dado la vida es un bendición. Pese a todas las dificultades y tropiezos que se abren ante uno, el mantenerme jugando y rindiendo es el premio al sacrificio de muchos años. Te dedicas por entero a una carrera y la pones por encima muchas veces, hasta de tu propia familia para lograr un objetivo y así poder alcanzar tu meta. Es después de todo, una bendición de Dios y de la vida”.

Y también una bendición es contar con el respaldo de una familia unida y bien llevada. Hijo de padres que llevan cuatro décadas juntos, Pablo Francisco y Caridad Gladys; casado desde el 2002 con Damarys, madre de su pequeño de ocho años, Frederich Junior, el espirituano es un hombre feliz. Al igual que su padre consigo, enseña a su hijo a batear a las dos manos. “Parece que ama al béisbol como yo. Si fuera un buen pelotero nos daría una honda satisfacción”. Y es que eso de hijo de gatos caza ratón, puede hacerse una bonita realidad.

Una carrera bellísima: bateador ambidextro, para mí el mejor bateador cubano de los últimos tiempos (y aquí incluyo a Pito Abreu, al July Gourriel, a Alfredo Despaigne, a Yoennis Céspedes), Cepeda nos confiesa un sueño no logrado.

“Si volviese a nacer, me gustaría poder jugar en las Grandes Ligas. Soñé con jugar en el equipo CUBA y lo logré por años y en todas las categorías; soñé con decidir juegos, campeonatos, y lo hice. Soñé con ser campeón olímpico y lo fui, pero no haber podido estar en la Gran Carpa me insatisface. Me veo con esta edad, 36 años, y tengo la misma sed de jugar béisbol que cuando fui a Maringá con catorce años, pero ya no puedo ni siquiera soñar con las Grandes Ligas, a las cuales todos los que hagan el grado deben poder llegar como lo hacen normalmente los peloteros de cualquier parte del mundo.


Soñé con jugar en el equipo CUBA y lo logré por años y en todas las categorías; soñé con decidir juegos, campeonatos, y lo hice. Soñé con ser campeón olímpico y lo fui, pero no haber podido estar en la Gran Carpa me insatisface.

“Por eso sí creo, sí estoy de acuerdo con que todos nuestros deportistas, estén donde estén y sean de la disciplina que sean, puedan jugar por Cuba. Imagino que para ellos sería genial representar de nuevo a su bandera.”

Es una lástima que Frederich Cepeda no pueda materializar su quimera pero un grande como él sabe que ha cumplido, con creces, con nuestro pueblo, con nuestro béisbol y segura estoy, dará lo mejor de sí en este Cuarto Clásico Mundial, con la mirada puesta incluso, en seguir compitiendo en la selección nacional. Quizás, el curso normal de la vida conduzca a su pequeño Frederich a cumplir el sueño de papá.

¿Quién sabe?


Frederich Cepeda: "Ya no puedo ni siquiera soñar con las Grandes Ligas" Frederich Cepeda: "Ya no puedo ni siquiera soñar con las Grandes Ligas" Reviewed by Swing Completo on sábado, febrero 25, 2017 Rating: 5

10 comentarios

  1. TREMENDO BATEADOR HUBIERA JUGADO EN GRANDES LIGAS SIN DUDAS POR ESO HAY QUE APROVECHAR LAS OPORTUNIDADES Y PERSEGUIR LOS SUEÑOS, NO OBSTANTE FUE UN GRANDE DE CUBA .

    ResponderEliminar
  2. Muy de acuerdo, hay que perseguir los sueños, nadie le va a curar esa herida de no haber podido jugar en la MLB.... y mejor no sigo. Por cierto viene siendo Cepeda de lo mejor en el equipo cubano en la preparación para el clásico.

    ResponderEliminar
  3. hay una cancion de jose jose que dice ,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,lo que un dia fue no sera ,,,,,,,,

    ResponderEliminar
  4. Ha sido y es uno de los mejores peloteros cubanos que han pasado por las Series Nacionales y los equipos Cuba y a pesar de los años y las lesiones se mantiene ahí dando palos y rindiendo en los terrenos de pelota. Ojalá y tenga un buen Clásico como recompensa a su trayectoria.
    Importante destacar su opinión sobre los deportistas cubanos que juegan fuera de la isla, eso lo hace más grande todavía, su nobleza y sencillez al tocar este tema pensando en sus paisanos, en sus compatriotas, en muchos de ellos que han sido sus compañeros y amigos no tiene precio.
    En cuanto a su sueño de jugar en Grandes Ligas, habría que ver cuántos jugadores con la edad de Cepeda se mantienen activos en este momento. Es cierto que a él las lesiones no le dejan en paz últimamente, pero yo estoy seguro que si tuviera la oportunidad, podría estar allí aunque sea en unos 50 o más juegos con algún equipo.
    Grande Cepeda, honor a quién honor merece. Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Así es como hablan los hombres, sin pensar que su decisión es mejor que la que tomaron otros, esa es la diferencia entre un grande como Cepeda y otro que fue buen pelotero, digamos una estrella como Pestano pero que esta lleno de odio y con el cerebro lavado al pensar, que su decisión fue la buena y la de los demás mala.
    Gracias Cepeda, yo te admiro ahora un poco mas.

    ResponderEliminar
  6. Cepeda es cierto que es un gran bateador, de lo mejor que ha visto Cuba en los últimos 15 años. Pero debe saber que la hora llegó, es triste, pero no debe aferrarse. Es un proceso normal de la vida y hay que aceptarlo, pues de lo contrario, se vuelve un estorbo.

    Sinceramente, hoy Cepeda está en ese Equipo porque no hay nadie en Cuba, que se le acerque ni a los tobillos, en calidad profesional. Pero si hicieran, ahora mismo una selección de lo que más vale y brilla del baseball Cubano en el mundo entero, le sería muy difícil conformar ese Equipo, eso debería decirle que ha llegado el momento.

    ResponderEliminar
  7. Cepeda se te fue el tren. Los yumas no tienen plazas vitalicias como en el equipo Cuba. Se te fue el tren. Te conformaste con las cajas de pollo y la casa en la playa en Casilda y ahora fue que abriste los ojos. Te poncharon de nuevo en el 9no con bases llenas. No te preocupaste como veo las cosas y por antiguedad vas al 5to clasico y a los olimpicos tambien, porque no?

    ResponderEliminar
  8. Sullivan.....que talla de ignorancia usas en ese cerebro tuyo que no eres capaz de darte de cuentas que ese hombre acaba de darle un Si al Cuba unificado y que este donde este hoy. Si llego o no a realizar su sueño de jugar en Grandes Ligas, ese hombre es un orgullo cubano. Hermano dan pena tus palabras

    ResponderEliminar
  9. Miguel estas mal interpretando mis palabras. Yo reconozco mucho ese apoyo de Cepeda al Cuba unificado como reconozco que fue uno de los mejores peloteros de este siglo XXI en el pais, pero es hora que le de chances a los jovenes en el Cuba, solo asi hombres como Julio Pablo, Cespedes, pueden tener esa misma oportunidad. Cuando Cepeda debuto en el 2002 en el Cuba hubo tremenda polemica porque quitaron del Cuba a 5 peloteros que eran Vacas Sagradas y su presencia vitalicia. Recuerdo mucho esa polemica y al final aquellos jovenes dieron la talla primero en Cuba y muchos de ellos en MLB. Ahora Cepeda esta en la misma posicion de aquellos 5 magnificos peloteros que no querian dejar el Cuba en el 2002. El problema es que estamos acostumbrados a que en Cuba todo es vitalicio, todo es vaca sagrada, eso se ve en todas las esferas y para que le den chance a un joven hay que sudarla. En mi opinion su presencia positiva o negativa al final no va cambiar en nada el mal rumbo del beisbol donde es necesario cambiar, inyectar cosas nuevas, dejar atras el pasado y construir algo nuevo y distinto. Si quieren seguir con las vacas sagradas seguiremos pa atras. Y no me hablen de estadisticas ni obp porque si es asi buscamos a Omar Linares mejor y lo llevamos al cuba. Amigo Miguel yo sere un ignorante pero usted tiene pocas luces, solo ves con luz corta.

    ResponderEliminar
  10. Si se hubiese quedado en el 2006 en San Diego...cuanto habria ganado ? 50 ? 80 ? 100 ?
    Que clase de bateador, tremenda zona de strike, ambidextro. Y como dijera Candy Maldonado narrando el Cuba-Venezuela en el clasico del 2006, refiriendose a su brazo en los jardines "posee un cannon".

    ResponderEliminar

Post AD