Header AD

CRÓNICAS DESDE CUBA: Para Matanzas ya no hay términos medios

Los matanceros se cansaron de los casi y de los por poco, de la palmadita en la espalda y de la medalla de la dignidad, no quieren más diplomas al esfuerzo
Los matanceros se cansaron de los casi y de los por poco, de la palmadita en la espalda y de la medalla de la dignidad, no quieren más diplomas al esfuerzo
Foto: Alberto Borrego
Por Boris Cabrera.

Los matanceros somos gente agradecida, Víctor Mesa nos sacó de los más hondo de la Ciénaga, de donde el fango y la vergüenza asfixian las más gratificantes de las pasiones. Llegó una tarde de verano como un ciclón tropical y trajo consigo un vendaval de promesas que despertó a todos. Con la insaciable sed de los fugitivos de otras tierras, bebió de los deseos de la ciudad detenida en el tiempo, de sus anhelos y de su historia más épica y nos conmovió con relatos de futuras batallas y victorias deslumbrantes.



Ha pasado el tiempo, la historia es de sobra conocida, logro lo que otros dioses venerados no pudieron, abrió las puertas a descamisados, a héroes en desgracia, a desamparados y a jóvenes vencidos y tapo con lodo y barro los huecos de fugados e inadaptados personajes.

Los matanceros somos gente agradecida, no somos, ni por asomo, cuervos crueles que sacan los ojos de quien los cría ni hijos que renuncian a sus padres, pero Víctor Mesa nos prometió la victoria, nos la dibujo con un fino pincel en cada puerta, en cada calle, en cada barrio, nos tatuó en la sangre los sueños áureos, nos convocó a la gloria, nos encantó con relatos místicos y cantos de sirena.

Ha pasado el tiempo, los terrenos yumurinos están infectados de cadáveres estériles, las tropas caen año tras año debajo de los puentes levadizos, en el umbral de todo, hemos sido arrasados en la batalla final por tsunamis verdes, hemos sido mordidos por fieras prehistóricas, abordados por sorpresivos piratas del mar caribe y maldecidos por brujos y hechiceros. 

Víctor aún está en pie, arengando a los hambrientos de triunfos, a los necesitados de podios y a los fieles que lo siguen. 

Se acerca otra batalla decisiva, la batalla más crucial de todas, desde aquí podemos oler la miel y la pólvora, la sangre y las flores tiernas. Víctor se juega su crédito y su verbo, su teoría y su título nobiliario, se juega su gracia y los aplausos eternos, y lo más importante, su silla de oro.



Los matanceros somos gente agradecida, pero ya estamos hartos de huérfanos y de mutilados, de inconformismos y de deudas pendientes, ya nos creímos los mitos de cocodrilos invencibles y no aceptamos ser más los segundos de nadie. 

Nos cansamos de los casi y de los por poco, de la palmadita en la espalda y de la medalla de la dignidad, no queremos diplomas al esfuerzo ni queremos ir por más. 

Ahora es el momento para cruzar las trochas, para encerrar tigres en oscuros calabozos, para domar caballos salvajes y para saborear el néctar que emana de la corona de laureles. Dejamos a Víctor Mesa a la cabeza de este a degüello final, que ponga el pecho a las balas, ahora tiene la oportunidad de vencer o morir en el intento, no hay términos medios. 

Saludos amigos

CRÓNICAS DESDE CUBA: Para Matanzas ya no hay términos medios CRÓNICAS DESDE CUBA: Para Matanzas ya no hay términos medios Reviewed by Swing Completo on viernes, diciembre 16, 2016 Rating: 5

No hay comentarios

Post AD