Header AD

Series de Comodines en Cuba: El poder de un brazo

En la 56 Serie Nacional de Béis­bol no estamos en postemporada, pero estas novedosas series de comodines que vivimos en la actualidad, tienen muchas semejanzas con las instancias cumbres, los afamados play off que definen los campeones.
En la 56 Serie Nacional de Béis­bol no estamos en postemporada, pero estas novedosas series de comodines que vivimos en la actualidad, tienen muchas semejanzas con las instancias cumbres, los afamados play off que definen los campeones.
Foto: Ricardo López Hevia
Por Aliet Arzola Lima / aliet@granma.cu

Cuando llega la postemporada, las miradas se concentran en la cima del box, el epicentro del béisbol. No hay un sitio en el diamante más propicio para las hazañas, o para los descalabros. Los lanzadores son el alma del juego, y en los partidos de vida o muerte, esa responsabilidad crece exponencialmente.

En la 56 Serie Nacional de Béis­bol no estamos en postemporada, todavía restan casi tres meses para ese momento, pero estas novedosas series de comodines que vivimos en la actualidad, a pesar de no encontrarse exactamente delante de la discusión del título nacional, tienen muchas semejanzas con las instancias cumbres, los afamados play off que definen los campeones.


Por ello, no es de extrañar que justo desde el montículo se definiera el primer choque entre Camagüey y Las Tunas, ubicados en el sexto y séptimo escaño, por ese orden, du­rante la primera ronda de la lid, mé­rito que les vale ahora para disputar uno de los dos boletos restantes a la fase élite del torneo beisbolero do­méstico.

En apariencia, observamos un pleito de mucho pitcheo este domingo en el parque Julio Antonio Mella, cuartel general de los Leñadores, con solo dos anotaciones en nueve entradas. Sin embargo, la pura realidad es que justamente los tuneros fueron quienes se comportaron de manera excelsa en la lomita, mientras los agramontinos afrontaron múl­tiples complicaciones por el mal trabajo de sus serpentineros.

Siempre se ha comentado que tener un as disponible en desafíos cruciales ofrece ciertas garantías, y en esta ocasión dicho criterio pesó, pues el experimentado Yoalkis Cruz cargó con Las Tunas en sus hombros y condujo a la escuadra directo a una importante primera victoria en el match, que ahora viajará a los dominios de los Toros.

El espigado derecho fue todo un enigma contra la ofensiva camagüeyana, la tercera que más carreras (242) anotó en la ronda clasificatoria, instancia en la cual promedió 302, marca solo superada por Matanzas (336) y Ciego de Ávila (307), los dos principales aspirantes al cetro nacional.


Yoalkis caminó siete entradas im­pecables, sin boletos y cuatro ponches, mostrando un dominio exquisito de sus envíos, ubicados todo el tiempo en la zona, mordiendo las esquinas y dejando fuera de balance a la joven artillería agramontina, que solo pudo abrir dos entradas con jits frente al diestro tunero.

Su relevo, el zurdo Yudiel Ro­drí­guez, otro lanzador de mucha carretera, retiró los dos últimos capítulos a ritmo de tres ponches, solo un im­parable en su cuenta y ningún boleto, aspecto vital en partidos ce­rra­dos, en los que acumular hombres en base siempre representa un peligro latente.

Por el bando opuesto, el mentor camagüeyano Orlando González es­tuvo en vilo toda la tarde, pues si bien sus lanzadores aceptaron dos anotaciones, regalaron nueve bases por bolas y vivieron en un volcán toda la ruta, rescatados solo por el pobre ataque tunero a la hora cero, con corredores en circulación.

Los pupilos de Ermidelio Urrutia dejaron a un total de 15 hombres flotando en las almohadillas y en tres oportunidades quedaron las base llenas. Su ventaja se decretó gracias a sencillo de Ernesto Lalana y wild pitch del serpentinero Arbelio Qui­roz, con los cuales anotaron Rafael Viñales y Héctor Castillo, respectivamente.

Semejantes niveles de ineficiencia son un llamado de atención pa­ra Las Tunas, que debe enfocarse en corregir a fin de no pasar tantos sustos en los dos pleitos restantes de la serie, en el parque Cán­dido González de la ciudad de los tinajones.


¿REVANCHA EN EL LABRA?

Hace solo unos días los Ca­cho­rros holguineros propinaron una so­nada barrida a los Piratas de Isla de la Juventud en su complicado feudo del Cristóbal Labra, donde son muy difíciles de doblegar. Aque­llos tropiezos pineros los colocaron al bor­de de la eliminación, pero los continuos fallos de Guantánamo finalmente los catapultaron al grupo de ocho clasificados.

Y tantas vueltas ha dado la Serie Nacional que ahora holguineros e isleños se enfrentarán para definir la otra serie de comodines, con las cuales se completarán los seis gran­des del campeonato. Como es lógico, casi todos se inclinan al ban­do oriental, pero lo cierto es que el combativo elenco dirigido por Jor­ge Luis Rodríguez Pantoja ha martirizado a los Cachorros en los últimos años.



El compromiso particular desde la Serie 51 hasta la fecha marcha 22-17 favorable a los Piratas, que en el Labra han sacado ventaja de 13-8 durante ese mismo periodo. No obstante, los holguineros fueron los únicos que pudieron pasar la escoba en Nueva Gerona en la primera fase, detalle que aumenta la rivalidad.

Para los pineros, esta será otra oportunidad de meterse entre los grandes del certamen sin grandes es­trellas en su roster, ahora apoyados por el brazo del zurdo Wilber Pérez, de regreso tras coronarse y culminar como el Jugador Más Valioso de la Liga Italiana. Los pu­pilos de Noelvis González, por su parte, buscarán mantener a Hol­guín en el grupo de avanzada ju­gando un béisbol dinámico y muy disciplinado.
Series de Comodines en Cuba: El poder de un brazo Series de Comodines en Cuba: El poder de un brazo Reviewed by Daniel de Malas on lunes, octubre 17, 2016 Rating: 5

No hay comentarios

Post AD