Header AD

Salón de la Fama del béisbol cubano es un chiste, nuevamente olvidado

Probablemente Antonio Pacheco, el "Capitán de capitanes", nunca imaginó que su absurda exclusión del Salón de la Fama del béisbol nacional sería el punto final de un hermoso proyecto
Probablemente Antonio Pacheco, el "Capitán de capitanes", nunca imaginó que su absurda exclusión del Salón de la Fama del béisbol nacional sería el punto final de un hermoso proyecto 
Por Luis Álvaro Fernández.

En ocasiones hay que preguntarse por el desamor y la indolencia hacia nuestro deporte nacional.

A veces parece un complot de algunos que ultrajan la pasión y el sentir de millones que han dedicado su vida al béisbol, ya sea desde el terreno o desde las gradas. Ante ellos, solo un grupo —bien consentido y seleccionado— puede decidir algo tan serio como honrar a las figuras del pasado y del presente.


Gracias a ese sistema de interacción de directivos del Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER) y los medios oficiales, muchos especialistas y periodistas son vetados de ofrecer criterios e ideas.

En Cuba, hablar de cualquier atleta que ya no esté en "la patria" es tabú. Pues la mayoría de los peloteros que escapan de delegaciones oficiales o deciden arriesgar su vida por cualquier otra vía para llegar a EEUU buscan probarse en un nivel que en Cuba jamás podrían conseguir: ser profesionales y jugar en las Grandes Ligas.

¿Qué pasó con el Salón de la Fama?

Probablemente Antonio Pacheco, el "Capitán de capitanes", nunca imaginó que su absurda exclusión del Salón de la Fama del béisbol nacional —después de que por primera vez desde 1959 se hubiera exaltado a diez figuras en diciembre de 2014— sería el punto final de un hermoso proyecto comenzado por alrededor de 13 cronistas.

En 2014, el cineasta Ian Padrón fue uno de los precursores de aquella idea de conformar un equipo especializado que hiciera las votaciones correspondientes al Hall of Fame.


Al final, contar con apenas un mínimo de apadrinamiento de la Comisión Nacional de Béisbol hizo que Padrón y su valiente grupo perdieran la batalla. No por falta de deseo, sino por el avasallamiento de los dogmáticos dirigentes de la pelota en el país, que le cortaron las alas beisboleras a un proyecto significativo y especial.

La Dirección Nacional quiso meter sus narices en el proyecto, pero solo para terminar manejándolo a sus antojos, con el chantaje de que ellos eran la institución oficial y tenían los motores para moverlo todo.

Eso provocó que en 2015 —cuando Pedro Luis Lazo y Tany Pérez obtuvieron la mayor cantidad de votos durante la segunda ronda de elegidos—, se pasara por encima de una figura como la de Antonio Pacheco.

Pues sí, porque las boletas que defendían a Pacheco —que imagino que jamás llegaron— fueron manejadas con el propósito de que no quedara incluido, a pesar de ser uno de los peloteros más completos desde 1959.

Si no en la primera, al menos en la segunda exaltación el "Capitán de capitanes" debió estar. Pero, por supuesto, donde dirigen los "patriotas", esos que en Cuba son llamados "desertores" no pueden aparecer.


Por eso fue eliminado de la boleta la figura imborrable de Antonio Pacheco, que en el presente se desempeña como entrenador de jugadores de cuadro en las sucursales de los Yankees de Nueva York.

Es posible que este reportero no vuelva a conversar con Pacheco como lo hizo cuando el ex segunda base debutó como director y ganó el campeonato en 2004 contra el equipo Habana. Pero siempre recordaré su legado y seguro que ahora mismo muchos cubanos recuerdan también sus grandes batazos.

Continúe o no el proyecto del Salón de la Fama, o de la farsa, Pacheco permanecerá en el corazón de todos los cubanos que saltaron de emoción con sus jugadas. Aún recuerdo el bambinazo enorme que le pegó con las bases llenas a una recta de 94 millas de Pedro Luis Lazo el 20 de mayo de 2001, para definir la 40 Serie Nacional.

Tomado del Diario de Cuba
Salón de la Fama del béisbol cubano es un chiste, nuevamente olvidado Salón de la Fama del béisbol cubano es un chiste, nuevamente olvidado Reviewed by Daniel de Malas on lunes, octubre 24, 2016 Rating: 5

4 comentarios

  1. En fin, ese proyecto estuvo condenado al fracaso desde que estaba en gestación. No se puede arar en el mar

    ResponderEliminar
  2. Lo que no nace no crece Swing Completo, y si encima quieres utilizar criterios basados en la política y no meramente beisboleros para incluir o excluir a los peloteros, mas condenado al fracaso va a estar aún......Pacheco es el mejor 2B de Cuba en todos los tiempos, si sacas un line up de todos los tiempos en el beisbol "amateur" cubano es imposible que no pongas a Pacheco. Todo el mundo sabe porque no cayó, por lo mismo que no caerá Ibar y todos los que no terminaron en gracia con el sistema

    ResponderEliminar
  3. Hace un año dije que a ese paso no habrán figuras para exaltar en un futuro no muy lejanos, pues las estrellas del presenta ya no están en Cuba. Y de Pacheco decir que está el salón de la fama de los corazones de millones de cubanos que lo reconocen como uno de los cinco peloteros más completos que han pasado por las series nacionales, no hace falta que cuatro gatos imbeciles sin cerebro, marionetas del comunismo aprueben su entrada a la inmortalidad del béisbol. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. En este post no han comentado los defensores del totalitarismo. Que bueno que se les acaba la moral. Esta es otra de las atrocidades cometidas por la pandilla de Higinio, algún día tendremos salón de la fama.

    ResponderEliminar

Post AD