Header AD

¿Igual que en Cuba? A propósito de los estadios vacíos en Venezuela

Estadio Luis Aparicio "El Grande", en Maracaibo, donde juegan las Águilas del Zulia.
Estadio Luis Aparicio "El Grande", en Maracaibo, donde juegan las Águilas del Zulia.
Por Juan Páez / @jmanupz

Hace algunas semanas publicamos en SwingCompleto.com un trabajo sobre los estadios vacíos en Cuba. Luego hace par de semanas, aproximadamente, posteamos el primer resumen de los peloteros cubanos que ven acción en la Liga Venezolana de Béisbol Profesional y unos cuantos lectores empezaron a comparar la situación en la isla y Venezuela en lo correspondiente a los parques sin mucha gente.


Un amigo cubano me habló sobre los motivos y me dijo los porqués la gente no va a las plazas del deporte de bates y pelotas en la menor de las Antillas. Aquí va, textualmente, lo que dijo:

“En Cuba (el asunto de los estadios vacíos) es porque la gente no cree en la pelota que se juega allá, son muy baratos, pero además no hay casi servicios en los estadios, ni cosas de comer con calidad, ni entretenimiento (salvo el juego en sí mismo)”.

En Venezuela es otra cosa. Hasta hace dos años, sin incluir esta temporada y la anterior, los estadios solían llenarse o al menos tener una afluencia bastante notable, bastante aceptable y respetable para cualquiera de las ligas invernales de categoría, como la mexicana, la dominicana y la venezolana.

Desde la zafra pasada, la crisis económica que atraviesa el país empezó a golpear con mayor fuerza los bolsillos del ciudadano y sus aspiraciones de disfrutar, como antes y como siempre, del pasatiempo nacional, ese que tantos malos momentos le ha hecho olvidar al menos momentáneamente.


Con la llegada de esta temporada, la 2016-2017, muchos pegaron el grito al cielo y decidieron, de una vez por todas, dejar de asistir a los siete estadios a ver a sus equipos favoritos.

Se preguntarán por qué, ¿verdad? Lo explicaré sencilla y dolorosamente: el año pasado la entrada más cara de Leones del Caracas, el equipo con más campeonatos en la liga y quizás el más famoso y conocido, valía 1.996,36 bolívares. Es lo mismo decir el 27.0 por ciento del salario mínimo de entonces, algo muy fuerte, bastante ruidoso, pero medianamente soportable como para ir a uno o dos y hasta tres veces al mes comprando entradas a las localidades más baratas.

Este año la cuestión es simplemente escandalosa. El boleto más caro del club capitalino, que juega en el estadio Universitario, vale 9880 bolívares. Aumentó casi cinco veces con respecto a su costo en la 2015-2016. Su precio, de cifra para nada módica, representa el 44.0 por ciento del sueldo mínimo en un país donde la inflación se come el pago mensual de cada quien.

Diferencia

Aquí, en Venezuela, el béisbol no deja de gustar. Pese a que, debido a las famosas restricciones, ya no vienen las más grandes figuras establecidas en las Grandes Ligas como venían en otrora, la gente sigue amando disfrutar del juego. Pero es que aparte del gasto que representa, la población sabe que no solo pondrá su dinero en la taquilla.


Normalmente, y eso pasa aquí y en China, se consume en el estadio. Desde agua y refresco (o bebidas gaseosas) hasta cervezas o whisky para los más adinerados que pueden comprar una botella, desde incansable variedad de golosinas hasta tequeños (la particular versión venezolana de los dedos de mozzarella) o hot dogs.

Todo eso abulta el gasto. Si la persona no tiene carro propio y debe moverse en taxis, porque de noche el transporte público es escaso, los rostros plasmados en sus billetes empezarán a botar lágrimas y su gesto se tornará triste, o más triste.

Lo cierto es que en Venezuela, al menos en los estadios, todo funciona: hay servicios, comida dentro y fuera del parque, entretenimiento, bailarinas, cantantes. Solo que para disfrutar de todo eso, al menos este año y el pasado, es necesario tener flexibilidad económica de sobra, mientras se espera que, más pronto que tarde, todo vuelva a las sonrisas de antes.
¿Igual que en Cuba? A propósito de los estadios vacíos en Venezuela ¿Igual que en Cuba? A propósito de los estadios vacíos en Venezuela Reviewed by Daniel de Malas on miércoles, octubre 19, 2016 Rating: 5

2 comentarios

  1. Desgraciadamente es la verdad, sucede que mucha su personas se van a los extremos y critican por criticar y se pasan, y otros que son los peores se pasan la vida tratando de tapar el sol con un dedo y justificando todo lo malo que le pasa al béisbol en Cuba como si nada estuviera sucediendo igual que los dirigentes. Ojalá pudieran buscar las imágenes de los estadios 10 años atrás para que vieran y pudieran compararlas con las de ahora y digo más, contados son los casos de los estadios que alguna vez han tenido buenos servicios y mucho menos entretenimiento entre inings. Simplemente había pasión por el buen béisbol. Yo vivía aproximadamente a seis u ocho kilómetros del Cándido Gonzales y cuando los partidos terminaban después de las once de la noche regresábamos a pie a la casa pero encendidos de pasión y planificando el próximo día llegar temprano para poder alcanzar palcos cercanos al terreno. En ningún momento desde que sigo el béisbol cubano ha sido más fácil o más difícil, más caro o más barato asistir al estadio. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Otra vez tenemos k ligar politica con deporte en china ,cuba o en japon,,,silos dirigentes actuales de venezuela se quedan en el poder,,adios a la pelota profesional en venezuela,,,llego la plaga.

    ResponderEliminar

Post AD