Header AD

Pestano: «Me obligaron a dar este paso»

Pestano dice que se va en buena forma y obligado por las circunstancias.
Foto: Vanguardia.cu.

Por Mayli Estévez Pérez

El máscara Ariel Pestano no está nada alegre con la oficialidad de su retiro de la pelota cubana. La despedida del número 13 tiene fecha y sede, el próximo 17 de septiembre en el estadio de Caibarién, su pueblo natal. No tiene seguridad ni detalles de lo que sucederá allí. Solo sabe que es una decisión que no toma por sí, sino empujado por las circunstancias.




Pestano cree que con sus 42 años a cuesta, todavía pudiera estar activo en las Series Nacionales, incluso en un team Cuba, pero ante la directiva del equipo grande, el veterano ya sabe que no tiene opciones. Se lo dejaron bien claro con la exclusión al III Clásico Mundial, cuando estaba en su mejor forma.

«Llegó el fin de la carrera, es algo duro, algo difícil. Yo no lo quería pero llegó el final. Me obligaron a dar este paso. Yo pienso que Pestano todavía tendría que dar en la pelota cubana, todavía me siento en forma. Entreno todos los días, me mantengo en el peso, me mantengo bien. Pero ya no vale la pena», dice el campéon olímpico de Atenas 2004.

Pestano fue tres veces campeón de la Copa Mundial de Béisbol (IBAF) en 2001, 2003 y 2005. Multicampeón en Copas Intercontinentales, Juegos Panamericanos y Centroamericanos. Fue artífice de la plata del Clásico Mundial, en su opinión la página más gloriosa de la pelota cubana. Su presencia en la Serie del Caribe de Margarita, más la experiencia profesional con los Piratas de Campeche, lo convertieron en un pelotero irrepetible, al que solo le faltó la experiencia en las Grandes Ligas.




«La despedida duele. Hemos dedicado, tanto mi familia como yo, la vida a este deporte, y ahora mi hijo también viene siguiendo mis pasos. Eso quiere decir que es una familia deportiva y de verdad se siente el adiós. Cuando uno lleva la pelota en la sangre, cuando uno lo ama de verdad, se siente así, muy adentro. Que sea justo Caibarién es un orgullo, porque es la tierra donde nací, donde crecí, donde di mis primeros pasos como pelotero, y de esta manera se homenajea a mi tierra, a los amigos que crecieron conmigo y siguieron mi carrera. Es necesario felicitar y abrazar a los entrenadores que quedan por allá, a mis padres que están ahí. A todos los que han tenido que ver con mi carrera deportiva», concluye el último «héroe» de un título naranja.

Este septiembre de 2016 lo despide oficialmente de los diamantes. Nunca más de careta, sonriendo a los rivales. Será en su pueblo pesquero, en un estadio que no iguala su magnitud, pero le vio dar las primeras señas. Se va sin querer, a regañadientes, en plenitud..., pero se va.

Tomado de Vanguardia.


La balanza desigual
(Noticia de Swing Completo de 7 de septiembre de 2016)
Por Arian Alejandro


Yosvani Alarcón ya “descansa” tras la desmedida sanción que se aplicó luego de su trifulca con Alexander Rodríguez, lanzador guantanamero del equipo Matanzas, el pasado jueves 25 de agosto. Incorrecta la aptitud del receptor tunero quien al parecer actuó con predeterminación pues la bola tirada por Rodríguez no llevaba la intención con la que Yosvani respondió.

La justicia que tomó en sus propias manos se reviró convertida en un año alejado de los terrenos beisboleros. Un tiempo que quizás se haga eterno para el que debió colgarse los arreos en los dos eventos más importantes para Cuba el próximo 2017: Clásico Mundial de Béisbol y Serie del Caribe. Puede que el efecto termine siendo la causa para ver a una de las pocas estrellas que aún permanecen en la isla tomar el rumbo de las que hoy brillan lejos de los focos y pantallas nacionales.




Jugada cantada, dirían los especialistas que no faltan en cada barrio. Varilla a la medida de lo conveniente para los que de forma inentendible se vanaglorian de dictar justicia tras acontecimientos nada favorables a la imagen de la pasión en la mayor de las Antillas. Es que un año hace no encajar los números cuando a la palestra vuelven nombres como Michel Enriques, Víctor Mesa, Liván Correa y Demis Valdés. Tres de ellos madero en mano fuera del cajón de bateo en intento de hacer valer su desechable alegato defensivo o para aparecer como falso héroe, salvador de un primogénito desfavorecido.


Tragedia vs Arrebato, comparación que hasta el menos iluminado se percataría de la incongruencia del tiempo sin actividad para uno y otros. Michel, figura para recordar en los futuros debates de la pelota cubana, saltó a los terrenos antes de la fecha límite después de ser merecidamente castigado. Su condición de extra-clase, el clamor popular, el inadecuado paternalismo que siempre nos ha acompañado… le devolvieron el “arma” con la que erró pero para que hiciera lo que mejor sabía: swing, conectar y llegar como mínimo a la primera almohadilla.

Desde entonces la pertinaz lluvia de vez en cuando se convierte en aguacero. Correa de león quiso ser tigre y se creyó Sandocán en aquel lejano Play Off de la Serie Nacional 49 entre Sancti Spíritus e Industriales. Reprochable hasta la médula y muestra fehaciente de lo que un profesional de las bolas y los strikes jamás debe hacer dentro del diamante. Algo que años más recientes pareció no entender Demis Valdés, -quien no sé que hace vestido con la franela de Matanzas-.




Ahí no para el cuento. Travesuras van y vienen del manager de los cocodrilos, a quien no le basta con armar una selección; no un equipo de una provincia, en busca del tesoro que le es esquivo, en parte por sus malas decisiones cuando de estrategias en momentos claves hablamos. Él ha dejado huellas sumamente negativas, vistas por muchos más de los que desearían aquellos encargados de ponerle freno, pero prefieren girar la cabeza y hacer como Poncio. Nadie que se haga llamar profesor puede ser ejemplo y transmitir valores después de llamar loco o lanzar tierra a un árbitro. De creerse que la única ley que existe es su ley y por encima de quien sea y como sea.

Sancionar a Alarcón no es incorrecto. Lo incorrecto es subirlo en la misma escala de otros porque al parecer la rigurosidad en nuestro pasatiempo es más relativa que la teoría de Albert Einstein. Urgen cambios, los tiempos que corren cada vez nos ponen más a años luz de la realidad y de la necesidad de mentes frescas, que prioricen valores, que hagan prevalecer la verdadera esencia de lo que un día daba orgullo llamar béisbol cubano.

Nos vemos más allá del diamante.
Pestano: «Me obligaron a dar este paso» Pestano: «Me obligaron a dar este paso» Reviewed by Ariel de Malas on jueves, septiembre 08, 2016 Rating: 5

No hay comentarios

Post AD