Header AD

Hijo de un gran pelotero cubano quiere brillar con los Marlins de Miami.


Por Jorge Ebro.

Cuando el agente de J.C. Millán llamó al muchacho para decirle que los Marlins lo querían contratar como agente libre, su corazón dejó de latir por unos instantes, como si la vida se hubiera detenido.

Pero luego vino el infaltable momento de satisfacción, donde la adrenalina corre desenfrenada por esa avenida que ofrece la alegría de saber que las cosas, por una vez al menos, van a estar bien.




"No sabes cuánto trabajo me costó llegar a este punto'', comentó el chico nacido hace 20 años en La Habana. "Siento que a mí todo me ha costado el doble, pero estoy dispuesto a sacrificarme el triple por lo que quiero. Vengo de una familia de sacrificios''.

Su apellido lo dice todo. Su padre, Juan Carlos Millán, fue uno de los mejores inicialistas de la pelota cubana de los últimas décadas, un hombre de bate poderoso en una tanda que, entre los 80 y los 90, infundía pavor con nombres como los de Pedro Luis Rodríguez, Romelio Martínez, Luis Ignacio González…

Aquellos Vaqueros de la desaparecida provincia de La Habana pasarán a la historia por ser propietarios de un talento enorme, pero sin haber tenido el reconocimiento de otros peloteros habituales en la selección nacional cubana.

"Yo era muy chico y apenas tengo recuerdos, pero no me olvido de algunos viajes al estadio, de las discusiones'', rememoró Millán. "Mi padre ha sido la inspiración, el motivo para no rendirme. El se abrió camino sin temer a las dificultades. Si él no se cansó de luchar, yo tampoco lo haré''.




Gracias a esos genes, Millán supo adaptarse a la vida en Miami cuando sus padres los trajeron con apenas ocho años y sobrevivir al golpe duro de no haber sido elegido en el Draft Amateur.

Otro chico cualquiera pudo haber colgado los spikes, pero Millán continuó hacia delante, de una escuela a otra, hasta que los Marlins lo vieron y se percataron de que estaban delante de un tesoro que otros habían dejado pasar.

"Que me hayan firmado como agente libre ya es motivo de alegría, pero que sea el equipo de la ciudad donde crecí, donde viven tantos de mis compatriotas, eso es un premio doble'', comentó Millán, quien en la guía de los peces aparece con seis pies de estatura y 180 libras de peso. "Mi meta personal se enfoca en desarrollarme lo más rápidamente posible para llegar a las Mayores''.


La firma oficial del contrato fue el 7 de julio y un día después Millán ya se encontraba en el complejo de los peces en Jupiter, como parte del club de Clase de Novato, que juega en la Liga de la Costa del Golfo.




Todavía es muy pronto para que Miami haga una lectura completa del talento de Millán, pero no será por falta de entrega que el hijo del gran slugger cubano deje de vister un uniforme de Grandes Ligas.

"Sé que muchos no me conocen y que me falta mucho por escalar, pero ya he ido aprendiendo una cosa o dos en la carrera con obstáculos'', recalcó. "Quiero poner en alto el apellido de mi familia. Mi padre tuvo talento para llegar, pero eran otros tiempos. Quiero triunfar para él y que él llegue junto conmigo a las Mayores''.

Tomado de ElNuevoHerald.



¿Yulieski Gurriel a las Grandes Ligas este martes? Aun no, resta esperar
(Noticia en Swing Completo de 15 de agosto de 2016)


Contrario a lo que se habia anunciado desde el pasado fin de semana, los Astros de Houston decidieron mantener a Yulieski Gurriel en las Ligas Menores, después que sus resultados no fueran los mejores en la Doble-A.

El equipo grande ha tomado la determinación que es mejor no apresurar al pelotero cubano y dejarlo que tome ritmo en la Triple-A, según se dio a conocer este lunes.

Los Astros enviarán al infielder Yulieski Gurriel a Triple-A Fresno, confirmado hace unas horas por el gerente general del equipo, Jeff Luhnow.




Se esperaba que Gurriel, quien firmó un contrato de US$47.5 millones el 16 de julio, fuera subido al equipo grande de Houston el martes, pero el cubano se fue de 17-2 (.118) sin extrabases y seis ponches por Doble-A Corpus Christi en cinco partidos de la semana pasada. Eso fue después de batear 14-6 (.429) con un jonrón y nueve empujadas en cuatro encuentros por Clase-A Avanzada Lancaster.

Luhnow reveló que Gurriel debe de integrarse a Fresno el martes.

"No hay fecha específica para que se una al equipo grande, pero él se está acercando a ello", expresó Luhnow vía un mensaje de texto.

Queda ahora en espera el tan ansiado debut de quien ha sido para muchos el mejor pelotero cubano del presente siglo.
Hijo de un gran pelotero cubano quiere brillar con los Marlins de Miami. Hijo de un gran pelotero cubano quiere brillar con los Marlins de Miami. Reviewed by Ariel de Malas on sábado, agosto 20, 2016 Rating: 5

No hay comentarios

Post AD