Header AD

MIS INMORTALES CUBANOS:Orestes Miñoso


La longeva y espectacular carrera de Orestes Miñoso no ha sido reconocida como debe
La longeva y espectacular carrera de Orestes Miñoso no ha sido reconocida como debe.

Por Yasel Porto

Su nombre completo es Saturnino Orestes Arrieta Miñoso Armas, pero la mayoría lo conoció como “Minnie”, “El Cometa Cubano” o simplemente Miñoso, entre los inmortales más estelares en la historia del béisbol cubano y latinoamericano, tal vez hasta mundial. Pocos cubanos llevaron tan alto el béisbol, con extrema popularidad y longevidad. 

Inicios

De 5´11 de estatura y alrededor de 180 libras, nació el 29 de noviembre de 1922, en el poblado matancero de Perico, muy cerca del central España. 

Entre 1940 y 1943 estuvo con Partagás y Ambrosía de la Liga Semiprofesional. En 1946 pasó al poderoso Cuban Mining de Santiago de Cuba, también categoría semipro. 


Liga Profesional de Cuba

Compitió y fue símbolo con el Marianao de la Liga Profesional Cubana, durante catorce temporadas. Desde 1945-1946 (.294), 1946-1947 (.249), continuando en 1947-1948 (.285), 1948-1949 (.265), 1950-1951 (.321), 1951-1952 (.271), 1952-1953 (.327), 1953-1954 (.295), 1955-1956 (.278), 1956-1957 (.312), 1957-1958 (.252), 1958-1959 (.269), 1959-1960 (.231) y la última de 1960-1961 (.250). 

En 814 desafíos y 2 992 veces al bate, conectó 839 hits, para average de .280, con 504 anotadas, 393 impulsadas, 125 dobles, 51 triples, 66 jonrones y 88 bases robadas. 

Fue 2do en carreras anotadas de la Liga (504), en triples (51), jonrones (66). 3ero en veces al bate (2 992), hits (839), dobles (125), impulsadas (393). 6to en bases robadas (66). Además, estableció el récord de más carreras anotadas en una temporada (67), en 1952-1953. En 1947-1948 implantó la marca de 13 triples. Lideró de por vida las bases recorridas en 1952-1953 (145). Encabezó los jonrones consecutivos, con 5 en 4 desafíos. 

Comandó tres veces la Liga Cubana en anotadas y dos en triples. En 1956-1957 fue líder de los bateadores (.312), y en 1952-1953 lo fue en bases robadas (13). 

Lo seleccionaron Jugador Más Valioso en 1952-1953 y 1956-1957. En 1945-1946 había resultado Novato del Año, un jugador que Resultó, desde fines de la década del cuaren­ta, hasta 1961, el mejor y más popular. 

Su jonrón más largo fue en 1953 por el center, a más de 500 pies frente a Glen Elliot, y que provocó que pusieran un letrero que decía: “Por aquí pasó Miñoso”.


Eventos y juegos internacionales

“Minnie” participó en dos Series del Caribe: 1957 (.391) y 1958 (.318). En 12 desafíos y 45 veces al bate, conectó 16 hits, para average de .356, con 8 anotadas, 9 impulsadas y 1 base robada. En 1957 lideró las impulsadas (7). 

En 1946 integró el equipo Cuba, con figuras de la Liga Profesional, conformado para enfrentar a Las Estrellas Americanas en el Estadio La Tropical, los días 9 y 15 de octubre de 1946, en un intento por mantener la publicidad para dicha instalación deportiva, a solo unos días de inaugurarse el Gran Stadium de La Habana, después Latinoamericano. Miñoso conectó de 3-0 y de 5-1. 

Ligas Negras (Estados Unidos)

Integró de 1945 al 48, el equipo New York Cubans, y se coronó con ellos en la Serie Mundial de 1947. Bateó en esos circuitos para .282 (351-99) con 6 jonrones y 19 empujadas. 

Grandes Ligas de Estados Unidos

Fue el primer latino negro que ingresó a las Grandes Ligas, en la temporada de 1949, con Cleveland, el 19 de abril. 

En 1951 debutó con Los Medias Blancas de Chicago, donde escribió sus mejores páginas. Fue elegido Novato del Año de la Liga Americana, por la revista Sporting News. 

Estableció un récord de 189 pelotazos, marca que duró hasta 1984, cuando lo superó Don Baylor, de Los Yankees. 

Designado en el Todos Estrellas de las Ligas Mayores, entre los jardineros, en las temporadas 1959 y 1960. En 1957, 1959 y 1960 resultó Guante de Oro, en el left field. 


Logró durante 17 temporadas en Las Mayores, un promedio de .298, con 336 dobletes, 83 triples, 186 jonrones, 1 023 carreras impulsadas y 205 estafas. Su fildeo fue de .974, con 1512 partidos en el left field, 116 en tercera, 107 en el right, 88 en el center, 8 como inicialista y 2 en el campo corto. 

Fue escogido para participar en el Juego de Estrellas desde 1951 a 1954, 1957, 1959 y 1960. Recibió votos para Jugador más Valioso en 1951 (36 %), 1953 (30), 1954 (55), 1956 (1), 1957 (16), 1958 (2), 1959 (8) y 1960 (4,42).

Miñoso, quien se inmortalizó con el número 9, tras comenzar con el 18 y 6, fue líder en hits en 1960 (184), tercero en 1957 (176), cuarto en 1951 (173) y 1959 (172) y quinto en 1954 (182). 

También cerró como puntero en total de bases en 1954 (304), fue sexto en 1951 (265) y séptimo en 1953 (259). En dobles fue el mejor en 1957 (36), segundo en 1954 (29) y cuarto en 1951 (34) y 1956 (29). Comandó los triples en 1951 (14), 1954 (18) y 1956 (11), mientras era quinto en 1952 (9) y 1953 (8). 

No hubo mejor robador que Miñoso en 1951 (31), 1952 (22) y 1953 (25), finalizando segundo en 1954 (18), 1955 (19) y 1957 (18). Fue cuarto en 1956 (19) y quinto en 1958 (14). 

En 1954 fue el mejor en wins above replacement (8,3) y WAR position player (8,3), lugar que repitió en 1959 (6,2), además de tercero en 1956 (6,5). En el WAR ofensivo fue segundo en 1951 (5,7) y 1954 (6,6), igual ubicación que en el defensivo en esta última temporada (1,7). 

En promedio de bateo, “Minnie” fue segundo en 1951 (.326), tercero en 1954 (.320) y 1960 (.311), cuarto en 1953 (.313), quinto en 1959 (.302), sexto en 1956 (.316) y 1957 (.310), así como noveno en 1958 (.302). En average con hombres en base fue segundo en 1954 (.411), tercero en 1953 (.410), cuarto en 1956 (.425) y 1957 (.408) y quinto en 1951 (.422). 

Se situó segundo en slugging en 1954 (.535) y quinto en 1951 (.500), además de ser sublíder en OPS en 1954 (.946), tercero en 1951 (.922) y 1956 (.950), y quinto en 1957 (.862), mientras lideró los juegos jugados en 1960 (154). 

En carreras anotadas fue segundo en 1951 (112) y 1954 (119), tercero en 1956 (106) y 1960 (89), cuarto en 1953 (104) y 1958 (94), así como quinto en 1952 (96). Concluyó décimo en jonrones en 1954 (19) y 1958 (24). En carreras impulsadas fue sublíder en 1960 (105), tercero en 1957 (103), cuarto en 1954 (116), sexto en 1953 (104) y octavo en 1959 (92). Fue tercero en bases por bolas en 1957 (79). 


En OPS ajustado fue tercero en 1951 (151) y en 1954 (155), y era segundo en carreras producidas en 1951 (110), 1954 (121) y 1956 (130), tercero en 1960 (104), cuarto en 1953 (100) y quinto en 1957 (106). En adjusting batting runs fue segundo en 1954 (45) y tercero en 1951 (40) y 1956 (43). Segundo concluyó en adjusting batting wins en 1954 (4,6) y tercero en 1951 (4,0) y 1956 (4,1). Terminó sublíder en extrabases en 1954 (66), tercero en 1951 (58) y 1956 (61), y cuarto en 1960 (56). 

Fue líder en veces embasado en 1954 (275), y segundo en 1956 (281), tercero en 1960 (249), cuarto en 1953 (265) y 1957 (276), así como quinto en 1951 (261) y 1958 (242). En offensive win % fue tercero en 1956 (.747) y cuarto en 1951 (.728) y 1956 (.747). 

Su estilo sui géneris para acudir al cajón de bateo le prodigó muchos pelotazos, por lo que fue líder en 1951 (16), 1952 (14), 1953 (17), 1954 (16), 1956 (23), 1957 (21), 1958 (15), 1959 (17), 1960 (13) y 1961 (16), además de cuarto en 1955 (10) y 1963 (8). 

Lideró los sacrifly en 1961 (12) y fue segundo en 1957 (9) y.fue primero en relación fuerza-velocidad en 1951 (15,1), 1952 (16,3) y 1953 (18,8), además de segundo en 1954 (18,5), 1956 (15,3), 1958 (17,7) y 1960 (18,4). En 1956 fue el quinto de mejor frecuencia de ponches (13,6). En 1954 fue líder en factor rango para un jardinero izquierdo (2,42). En base-out wins added fue segundo en 1954 (6,6) y 1959 (4,0), mientras que en win probability added logró la misma ubicación en 1954 (6,0) y 1959 (5,0), como lo hizo en base-out runs added en 1954 (67,00).

Tuvo lideratos negativos como el bateo para doble plays en 1953 (23) y seis veces fue al que más lo cogieron robando, además de sus 10 errores de 1953 para un jardinero. 

El 30 de abril de 1951 llegó a Chicago en un cambio bien gigantesco que relacionó además a Cleveland y los Atléticos de Filadelfia con 7 jugadores en total. El 4 de diciembre de 1957 volvió a los Indios junto con Fred Hatfield por Al Smith y Early Wynn. El 6 de diciembre de 1959 regresó a Chicago en otro traspaso múltiple. Fue adquirido por los Cardenales el 27 de noviembre de 1961 por Joe Cunningham, y posteriormente el 2 de abril de 1963 lo cambiaron a Washington. Fue recibido otra vez por los Medias Blancas el 8 de abril de 1964, aunque el 17 de julio lo dejaron libre. 

Un momento duro llegaría el 11 de mayo de 1962, con cuarenta años de edad, pues sufrió fracturas del cráneo y la muñeca de su mano derecha, cuando buscaba un batazo contra las cercas. Regresó al terreno pero ya con esporádicas apariciones. 


Las posteriores contrataciones con el Chicago en 1976 y 1980 no fueron por aspectos competitivos, sino simbólicos. Su retiro oficial en las Grandes Ligas fue el 5 de julio de 1964 con las Medias Blancas, pero luego apareció en 1976 y 1980, negándosele la posibilidad dos veces en la década del 90. 

El 11 de septiembre de 1976 se fue de 3-0 como designado frente al zurdo Frank Tanana (California), pero al día siguiente se convirtió en el más veterano en pegar un hit en las Mayores, frente a Sid Monge con 53 años. 

En octubre de 1980 pasó a ser junto al pitcher Nick Altrock los únicos en Grandes Ligas con 5 décadas diferentes jugadas. Actuó como emergente frente a Tanana en el 9no. inning fallando en foul fly al receptor y en el siguiente juego fue out en roletazo a tercera. 

En 1992 el comisionado Ray Vincent se opuso a que bateara. Tres meses después el Presidente de la Liga Americana Bobby Brown lo autorizó para el 30 de septiembre, pero los Medias Blancas temieron que se pudiera lesionar. De todas formas, jugó el 30 de julio de 1993 con San Paul, en Las Menores y cumplió su sueño. Fue retirado con roletazo al lanzador Seo Yoghi de Thunder Bay. 

El 16 de julio de 2003 con 80 años se convirtió en el primer jugador en participar en 7 décadas en la pelota organizada, además de ser el de mayor edad. Con el Saint Paul de la Northern League recibió boleto como designado frente al zurdo Tim Byrdak de Railcats. 

Dentro de las Grandes Ligas y entre cubanos, tiene el récord de por vida en pelotazos, y para una temporada en triples (18-1954) y pelotazos (23-1956). También está el hecho de batear 8 veces sobre .300, ocupando el segundo escaño detrás de Tony Oliva. Fue el primero nacido en la isla entre jugadores de posición que vistió el uniforme de los Medias Blancas e Indios. 


Ligas Menores

Participó en diez temporadas de Ligas Menores en Estados Unidos entre 1948 y 2003 (quizás único caso con tanto tiempo), con Dayton, San Diego, Indianápolis y St. Paul, con promedio de .318 (1350-429) en 715 desafíos, con 77 dobles, 18 triples, 47 jonrones y slugging de .506. Esto sin incluir las Ligas de Verano y del Sureste de México, que igualmente pertenecían al sistema organizado. Su producción fue bien estelar en sus tres contiendas iniciales en este nivel, luego de acumulado de .525 en 1948 (40-21), .297 en 1949 (532-158), con 22 jonrones y 75 remolques, además de la lid de 1950 (599-203, .339), acompañado de 20 vuelacercas, 115 empujadas, 130 anotadas y 30 estafas. Alternó bastante entre los jardines, tercera base e incluso como torpedero, pero sus 38 errores en estas dos posiciones en 1950 lo dejaron más tarde solo como jardinero en Estados Unidos. 

México

Con bastantes años encima estuvo en el terreno, unas como manager, otras como jugador de la Liga Mexicana, donde dejó una impronta que lo llevó al Templo de la Fama de aquel país en 1966, después de que 1965, el Dr. Álvaro Lebrija lo contrató para que jugara con Los Charros de Jalisco, y se le decía El Charro Negro. 

En 9 campañas de verano entre 1965 y 1973 promedió para .317 (2254-715) con 122 dobles, 19 triples, 56 bambinazos, 349 anotadas y 377 impulsadas. En 1965 con Jalisco (469-169, .360), con 10 triples, 14 jonrones y 82 remolques. 

Comandó las anotadas (106) y los dobles (35), siendo elegido mejor jardinero. Ya aunque patrullaba los jardines, aumentó su estancia como inicialista. Siguió con Jalisco en 1966 (376-131, .348, 45 CI), 1967 (37-9, .243), 1968 (54-16, .296) y 1969 (103-33, .320). Pasó al Torreón en 1970 (47-22, .468), 1971 (336-106, .315, 57 CI), 1972 (425-121, .285, 12 HR, 63 CI) y 1973 (407-108, .265, 12 HR, 83 CI). Jugó en el Sureste con Orizalba en 1967 (100-35, .350) y Puerto México en 1968 (145-53, .366) y 1969 (193-58, .301). 


En la Liga Invernal del Pacífico fue gran estrella del Hermosillo y el Mazatlán, donde ganó dos títulos de bateo, en 1966-67 (.343) y 1969-70 (.359). Con los segundos estuvo desde 1969 hasta 1972, mientras que con los Naranjeros solo participó en 1966-67. También actuó en la Liga de Veracruz en 1962-1963 con el Coatzacoalcos. 

Como manager en la Liga del Sureste de México, independiente a la Liga de Verano fue último con los Charros de Orizaba en 1967 (40-66), cuarto en 1971 (72-76) con Unión Laguna y sexto en 1972 (56-84). 

En 1975 dirigió al León en la Liga Central de México, con marca de 28-39 (6to). Había timoneado en 1968 a Carmen en la Liga del Sudeste de ese país, clase A, donde fue tercero con 57-36, perdiendo en el play off 3-2 con Carmen. 

En 1969 condujo a Puerto México (56-59). En 1976 en la doble función con Puerto Vallarta, se produjo un hecho sin precedentes en la pelota organizada, cuando él y su hijo Orestes Jr. dispararon jonrones consecutivos, en el juego final del play off para la victoria del conjunto. 

República Dominicana

Jugó en Dominicana en 1963-1964 con los Leones del Escogido. En 1992, a los 69 años, tuvo su último hijo. 

Miñoso

En el Estadio del Cerro, en las populares vitrolas de todo el país y en la radio, se escuchaba el estribillo: "Cuando Miñoso batea, verdad, la bola baila hasta el cha-cha-chá…" 

Miñoso jugó con el alma y dejó la sangre en el terreno. Su franela siempre estaba sucia, ya que andaba con los spikes por delante, en busca de bases extras. 


En 1983 fue electo al Salón de la Fama del Béisbol Cubano, con sede en los Estados Unidos, y en el 2005 al del Caribe. Aunque por injusta desgracia no ha llegado a Cooperstown, en 1969 fue incluido en las boletas (1,8 %). Tras su breve regreso al juego, fue reinsertado en las votaciones desde 1986 hasta 1999, sin sobrepasar el 21,1 % de 1988. 

El 8 de mayo de 1983, el numero 9 se retiró en el Comiskey Park, de Chicago, cuidad donde actualmente vive, y en la que se convirtió en ídolo por su labor con los Medias Blancas como jugador primero, y después en la vinculación que tuvo tras retirado en diversas funciones. 

Miñoso es una de las leyendas del béisbol mundial, y es una pena que no haya podido recibir dos importantes reconocimientos en vida, uno llegar a Cooperstown por haber sido la primera estrella entre los bateadores latinos y uno de los primeros mestizos en brillar, además de su extenso desempeño a un nivel relevante. Y el otro, quizás el más esencial, que pudiera recibir un amplio y merecido homenaje en el país que lo vio nacer, con él mismo presente ante muchos que una vez disfrutaron de sus actuaciones, así como aquellos que solo ocasionalmente han oído hablar de él, más por los comentarios en la calle que por la insuficiente difusión de la prensa cubana. Los grandes como él, merecen eso y mucho más, y siempre se estará en deuda con luminarias que han permitido que el béisbol cubano sea como Miñoso, “inmortal”.
MIS INMORTALES CUBANOS:Orestes Miñoso MIS INMORTALES CUBANOS:Orestes Miñoso Reviewed by Daniel de Malas on viernes, mayo 27, 2016 Rating: 5

4 comentarios

  1. Miñoso cortó mucha caña en su niñez y lo que logró fue con su arte de jugar pelota. Miñoso se encaramaba arriba del home para batear y recibía un sinnúmero de pelotazos. El decía que le pagaban para embasarse y le importaba poco que le golpearan, jamás le vi enojado por un pelotazo, fue líder en ese departamento de la liga americana varias veces. Se le arrebató injustamente el título de novato del año en 1951 en la liga americana, en su lugar se le dio al entonces antesalista, luego fue torpedero, Gil McDougald de los Yankees. El americano bateó menos que el cubano en esa temporada, donde también quedó al frente de algunos lideratos de ofensiva y velocidad.

    De nuevo, felicito a Porto de la COCO por traer este tema. Lamentablemente lo que hizo Miñoso durante el siglo XX no fue suficiente para que el INDER lo incluyera entre los 100 atletas cubanos más destacados del siglo.

    ResponderEliminar
  2. Esa lista de los 100 atletas es una de las cosas más injustas que se han hecho en Cuba, la mayoría de los que están ahí fueron elegidos por sus afiliaciones políticas independientemente de su calidad como atletas

    ResponderEliminar
  3. Miñoso jugó a partir de 1945 con los Tigres de Marianao, así que no jugó, como aquí se dice, con la Cuban Mining en Santiago en 1946. Yo le vi jugar varios años, así que nadie me lo contó, se encaramaba arriba del home con su bate vertical sobre sus hombros y que venga lo que sea, pelotazo o lanzamiento para batear. Corriendo era un elegante y lo hacía velozmente. Su brazo era potente. Les invito a leer https://deportescineyotros.wordpress.com/2015/09/20/las-vicisitudes-de-orestes-minoso/ o en su lugar Miñoso O. y Fagen H. 1994. Just call me Minnie: My six decades in baseball. Sagamore Publishing. 250 p.
    Miñoso tuvo la suerte póstuma de haber sido reconocido por el presidente Obama.

    ResponderEliminar
  4. Efectivamente, Miñoso jugó con los Mineros en Santiago en 1943 y una partecita de 1944. De ello da cuenta su propio libro autobiográfico, que traduje y reproduzco a continuación: "En 1943 dejé el Ambrosia y me fui a Oriente a jugar con los Mineros, uno de los mejores equipos semipro del país. Debuté en un doble juego, el partido iba 1-0 y lanzando Lino Donoso, vine a batearle con las bases llenas, le había conectado un sencillo, fue el primero de los dos que le di en ese juego, pero en ese momento me ponchó. El segundo juego lo abrió Lino de nuevo por los adversarios, pero la cosa fue distinta, me fui de 3-3, triple y jonrón incluido. Me convertí en el ídolo de los Mineros, su dueño, el americano Mr. Sand, quería que me quedara por 100 pesos al mes. Mi segunda campaña fue con los Mineros en 1944, el 29 de noviembre de ese año me fui a bailar con mi novia a la Plaza de Marte. Fue allí que Juan Solís habló conmigo y me dijo que el Marianao me quería contratar para jugar pelota profesional. Le pedí permiso a Mr. Sand para ir a la Habana por problemas de salud de una hermana. Le mentí, me daba pena, al final él se enteró que había sido contratado por el Marianao. Luego Sand me dijo que podía haberle dicho la verdad y que él hubiera puesto el avión de la compañía para que llevara a la Habana". La realidad es que Miñoso no debutó en 1944 sino en 1945-46 con el Marianao. En su libro dice que entró a jugar tercera cuando el regular Tony Castaño se lesionó, pero comete una pifia al afirmar que en el Cienfuegos de esa temporada jugaba Cristóbal Torriente, lo cual no es cierto. Cristóbal era oriundo de Cienfuegos, pero jamás jugó con el Cienfuegos y su última temporada fue con los Havana Reds en la temporada de 1926-27, además Cristóbal murió en 1937. De todas formas agradezco a Porto este artículo, creo que es el segundo que publica al respecto, que sirve para hablar un poco de esa etapa de la pelota profesional cubana. Aclaro que el error de 1946 con los Mineros igualmente aparece en el libro del ilustre Ángel Torres. Miñoso jugó en 1946 con Marianao en la invernal y New York Cubans en las Ligas Negro en el verano. Saludos Esteban

    ResponderEliminar

Post AD