Header AD

Rays enfrentarán a Cuba con adecuado pitcheo pero escasa ofensiva

El abridor zurdo norteamericano Matt Moore.
Por Ray Otero

El martes 22 de marzo, desde las dos de la tarde en el parque Latinoamericano de La Habana, se estará haciendo historia en el ámbito beisbolero, cuando otro elenco de Grandes Ligas, esta vez el Tampa Bay Rays de la división Este de la Liga Americana del circuito norteamericano, haga su entrada en el terreno del legendario estadio habanero, para enfrentar a una selección nacional de Cuba, en el segundo enfrentamiento de este tipo desde que en 1959 la Revolución cubana triunfara en la isla caribeña.

Un precedente vino dado cuando el 28 de marzo de 1999 otro conjunto del mismo circuito visitó por vez primera La Habana, el elenco Baltimore Orioles, en aquella ocasión para enfrentar y derrotar 3-2 en 11 entradas a un conjunto nacional cubano, que en el papel reduce a cenizas al que Cuba presentará para esta ocasión ante el Tampa Bay.

También el choque de este martes tendrá un tercer protagonista, el presidente de los Estados Unidos Barack Obama, quien resultará no solo el primero de ese país en visitar Cuba desde que en 1928 Calvin Coolidge (1923-1929) lo hiciera, sino que además será el primer presidente demócrata en activo, en realizar una visita a la isla.

Sin embargo, pese a lo sin duda histórico de la presencia de Obama en La Habana, el mayor foco de los seguidores del deporte nacional de Cuba, estará dado en el choque beisbolero entre el Tampa y Cuba, que bien pudiera devolver algo de la gloria de los encuentros entre ambos paíes en la arena beisbolera, y que en pasados años llenaban estadios y deleitaban de verdad a la afición.

Del conjunto Tampa Bay Rays que viene a Cuba, muy pocos conocen al elenco y solo los seguidores de la pelota en la isla que poseen acceso a la información de Las Mayores vía Internet o con familiares o amigos fuera del país, tendrán mejores detalles. 

Pero no cabe duda que todos consideran será un rival fuerte para la escuadra cubana. Tampa jugará un béisbol que no todos los días se ve en Cuba, pero sobre todo, casi nadie espera una gran oposición del elenco nacional de la isla, dado el nivel de “decadencia” del torneo nacional por sobre todo la reciente ausencia de estrellas en el mismo.

Quizás los más entendidos sepan también que Tampa, pese a que consituye un rival proveniente del más alto nivel del béisbol en Estados Unidos, y muy superior a la media que los jugadores cubanos enfrentan a diario y en eventos internacionales, tampoco es el conjunto más temido de la Gran Carpa.

Tampa llevará calidad a La Habana, pero el equipo es uno de los peores en el Este de la Liga Americana, en donde otros como el New York Yankees, Boston Red Sox, Baltimore Orioles y el ahora resurgido Toronto Blue Jays, reúnen calidad superior por doquier, que para la temporada del 2016 debe relegar al elenco del estado de la Florida a la última posición de su división.

Para rematar, otras dos figuras claves en el elenco se encuentran pasando por momentos de lesión. Una de ellas es su estrella ofensiva, el tercera base Evan Longoria, que esta misma semana sufrió una contusión en la cara, que lo mantiene con seguimiento día a día, y que bien pudiera terminar alejándolo del choque del martes ante Cuba. Junto a él, si es segura ya la ausencia del cerrador principal, Brad Boxberger, un hombre que en el 2015 lideró el más joven circuito norteño con 41 salvamentos, pero que en los entrenamientos de primavera de este 2016 solo ha tirado dos innings y se anunció este viernes perderá 8 semanas, pues ayer fue operado por un torcimiento en un ligamento del brazo de lanzar.

Para más, pese a que del roster anunciado para el viaje hay calidad aún para ver, todos sabemos que su as de pitcheo, el derecho de 27 años Chris Archer, quien puso un récord de 12-13 con un 3.23 de PCL en el 2015, pero que además lanzó mas que nunca en su carrera con 212 entradas completas mostrando un promedio de 10.7 ponches por nueve innings mientras bajaba los boletos de 3.3 en el 2014 a 2.8 el pasado año, tampoco verá acción. 

Pero no todo son malas noticias para los aficionados cubanos.

DE LA OFENSIVA...

Pese a ser el único que asiste a La Habana que no aparece en el roster regular del equipo, sin duda el cubano Dayron Varona resultará no solo una atracción en el partido, sino que se convertirá en el primer jugador cubano formado en las Series Nacionales que juega para un equipo de Grandes Ligas, en tomar parte en un enfrentamiento ante el elenco nacional de Cuba. Para Varona se espera una gran ovación del público de la isla.

Hombres interesantes además mostrará Tampa, pero uno que bien pudiera poner un “show” en el Latino es el jardinero que fildea a la derecha pero batea a la zurda, Kevin Kiermaier, un joven de 25 años y que pese a no ser de lo mejor a la ofensiva – solo bateó .263 con 10 HR en el 2015 - si resulta un jugador espectacular a la defensa del jardín central por su velocidad, con un Guante de Oro en la pasada campaña y varios premios defensivos en su corta carrera de 3 temporadas. Kiermaier, además, en el 2015 resultó el mejor robador del elenco con solo 18 estafas, nada espectacular para los parámetros de las Mayores.

Otro jugador interesante será Logan Forsythe, de 29 años de edad y segunda base regular del conjunto, quien fue la segunda arma de poder de Tampa en el 2015 con 17 cuadrangulares, detrás de los 21 de Longoria, y que pese a batear .285 el pasado año, solo presenta un average por vida de .252 en Las Mayores.

Junto a estos jugadores los aficionados cubanos verán a James Loney, un inicialista zurdo de 31 años, quien posee 99 cuadrangulares en su carrera y un average de .285. Loney compiló para .280 en el 2015, pero su producción de cuadrangulares ha descendido del 2012 a la fecha – 2012 (6 HR), 2013 (13), 2014 (9) y 2015 (4) – con solo un año por encima de la cifra de 10. Loney no es un clásico inicialista de poder, jamás ha llegado a 20 cuadrangulares en una temporada ni tampoco ha logrado sobrepasar las 90 empujadas.

Una nueva adición del conjunto, llegado este año de Baltimore, y que podrá ser visto también es el “utility” Steve Pearce. Un veterano de 32 años que sus últimas tres temporadas las pasó en la ciudad del mejor cangrejo del país. Pearce llamó mucho la atención por su “inusual” aumento de poder en los dos últimos años, cuando disparó 21 HR en el 2014 y 15 en la contienda del 2015. Cifras estas muy superiores a los solo 17 cuadrangulares conectados en sus 7 campañas anteriores.

EL ABRIDOR MATT MOOORE

En cuanto al pitcheo, que resulta la mejor arma del elenco con el 4to lugar en promedio de limpias en la Liga Americana en el 2015, además de haber sido el segundo mejor elenco en salvamentos con 60, ya sabemos de la conocida ausencia del cerrador Brad Boxberger, pero el abridor para el choque ante Cuba, el zurdo Matt Moore, resulta un lanzador que viene de recuperarse de una cirugía Tommy John en abril del 2014, que lo mantuvo no solo casi ausente por los dos últimos años de Las Mayores, sino que puso en peligro su carrera. 

Moore, un All-Star en el 2013 y que mantiene el récord de ponches para un lanzador de Tampa en las Menores, se incorporó poco a poco al elenco en el 2015, realizando 12 aperturas y sin poner números de ensueño, como era de esperar, pero terminando por todo lo alto la temporada y enfocado en un 2016 que bien pudiera, a sus 26 años, devolverlo a la forma que lo vio poner balance de 17-4 (.810) con un 3.29 de PCL y 143 ponches en 150 1/3 lanzados en el 2013.

Aquel Moore que fue una octava selección de Tampa en el Draft Amateur del 2007 y que llegó a ser considerado entre los tres mejores prospectos de Las Mayores junto nada más y nada menos que el capitalino Bryce Harper y el angelino Mike Trout, poseía una velocidad que le tocaba las 100 mph, y que combinaba con una curva devastadora. Ahora, en su regreso, el zurdo no presenta igual velocidad, pero esta se mantiene estable sobre las 94-95 mph, y su curva ha recuperado la ferocidad de antaño. Para el joven lanzador en solo cuestión de tiempo, de trabajar duro y poder realizar muchas aperturas, en aras de acercarse al “ace” que una vez fue.

Moore ha demostrado en los entrenamientos de primavera de este año, que marcha por buen camino, con tres salidas ante Boston, New York y Philadelphia, con 10 1/3 trabajados, 11 ponches propinados, PCL de 1.74 y un WHIP de 0.77. El zurdo lanzó por última vez antes de enfrentar a Cuba, este jueves ante Philadelphia, logrando su mejor apertura con 4 2/3, 5 hits concedidos, una limpia y 8 ponches. ¿El gran problema del norteño en su carrera fuera de la lesión sufrida?, su conocido descontrol que lo tiene tirando alrededor de 4.1 boletos por nueve innings en su carrera, pero como dato curioso, decir que en su trabajo preparatorio de este 2016 el zurdo aún está por regalar su primera base por bolas. 

Y DEL RESTO...

Continuando con el pitcheo, otra cara interesante dentro de los abridores, resulta el derecho Jake Odorizzi, quien en el 2015 tuvo balance de 9-9 (.500), pero que rebajó en casi un punto su promedio de limpias de su campaña de novato (2014), mostrando un 3.35 en el 2015. Odorizzi, a sus 25 años, mostró cualidades de abridor duradero en su segunda temporada mayorliguista, realizando 28 aperturas con 150 ponches en 169 1/3 de entradas con 46 boletos.

No podemos dejar pasar por alto a otros como el derecho nicaragüense Erasmo Ramírez, quien tuvo buena temporada 2015 con récord de 11-6, un 3.75 de PCL, y que se proyecta como el quinto abridor del elenco en el 2016 y al zurdo Drew Smyly, de 26 años, y que solo jugó una temporada parcial en el 2015, pero que se ubica como el segundo abridor de Tampa para este año, después de un 2015 con balance de 5-2, 3.11 de PCL y estelares 77 ponches en solo 66 2/3 de innings.

Por último el pitcheo de relevo también muestras otras figuras como el siniestro Jake McGee, con 39 relevos en el 2015 y la segunda mejor marca de salvamentos del equipo con 6, además de ponchar a 48 en solo 37 1/3 de labor, el también zurdo Xavier Cedeño, quien relevó en 66 choques con 46 innings y 47ponches entre el Washington Nationals y el Tampa Bay Rays, asi como los derechos Steve Geltz, balance de 2-6 en 70 salidas – 68 como relevo – con PCL de 3.74 y 61 ponches en 67 1/3 de entradas y Alex Colomé, quien trabajó en 43 choques – 13 aperturas – con balance de 8-5, 109 2/3 de trabajo con 88 ponches y un PCL de 3.94.

Como ven, el Tampa Bay Rays es un elenco de adecuado pitcheo pero de una ofensiva que resulta pobre, esto último una buena noticia para el pitcheo cubano, que no pasa por su mejor momento dentro del campeonato cubano.

Continuaremos este domingo con un análisis del elenco cubano…

Rays enfrentarán a Cuba con adecuado pitcheo pero escasa ofensiva Rays enfrentarán a Cuba con adecuado pitcheo pero escasa ofensiva Reviewed by Daniel de Malas on sábado, marzo 19, 2016 Rating: 5

4 comentarios

  1. De la ovación a Varona depende lo que diga las orientaciones del Partido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te quepa la menor duda que la órden es ignorar a Varona, lo admiten porque quieren entrar en el millonario negocio de pactar con la MLB y tienen que ceder en algunas cosas para lograrlo.
      Al asegurarse por el indigno y humillante método de la "invitación" que sus afines y fieles, a los que en su mayoría no les interesa ni sabe de beisbol, ocupen el gran Estadio del Cerro, saben que el "público" presente hará o dejará de hacer lo que el gobierno cubano ordene.
      Una puesta en escena teatral, una gran mentira en ese sentido.

      Eliminar
  2. El equipo Cuba que se enfrentó a los Orioles era muy muy superior al actual Cuba, así que Tampa no se las verá tan mal contra un equipo de escaso pitcheo, del más malo que haya tenido Cuba en su historia. Es un juego, Tampa jugará su juego gane o pierda, pero los del Cuba ya están con la bobería de juego histórico y otras payasadas típicas de la política troglodita existente en el país. Los invitados son comprometidos y aplaudirán cuando alguien se lo ordene. El rebaño tiene que portarse bien.

    ResponderEliminar
  3. Tendría que hacerlo todo muy mal Tampa para no ganar, a pesar de estar en baja forma deportiva. Con un pitcheo hermético, una carrera es más que suficiente frente al Cuba, que va a estar muy presionado políticamente, como siempre. Y jugarán con el pobre nivel de la SN, el beisbol atrasado en todos los aspectos del juego, el único que conocen por lo que no pueden hacer más.
    No hay que decir que si el Cuba gana o pierde por una o dos carreras, dirán que es una muestra de lo "fuerte" que está nuestro beisbol, todo gracias a....ya ustedes saben gracias a quién y bla, bla, bla, total, nada nuevo, será la misma trova de siempre.

    ResponderEliminar

Post AD