Header AD

México es nuestro verdugo


Por Aliet Arzola

Después de medio siglo alejados de la Serie del Caribe, Cuba regresó en el 2014 representada por Villa Clara, y en el debut perdió con los Naranjeros de Hermosillo. Un año después, los Vegueros de Pinar del Río tampoco pudieron con los Tomateros de Culiacán, y ahora, en el 2016, los Tigres avileños cayeron ante los Venados de Mazatlán.

Como pueden apreciar, la coincidencia salta a la vista, tres derrotas contra tres equipos mexicanos, los cuales se han ganado a golpe de batazos el cartel de verdugos de Cuba tras su reinserción en las Series del Caribe en calidad de invitados.

Ahora fueron los Venados de Mazatlán quienes ganaron con pizarra de 9-3 a la tropa cubana, lastrada por los problemas en el pitcheo y la pobre oportunidad con hombres en posición anotadora. Desde el segundo episodio los aztecas tomaron la delantera y ya no estuvieron en peligro durante ningún trance del choque.

Doble con la casa llena del receptor Sebastián Valle limpió las bases y puso a los Venados con ventaja, que ampliaron al final del primer tercio por vuelacercas de Cyle Hankerd. Después, un sencillo del noveno madero Ramón Urias puso la pizarra 5-0, casi lapidaria para los cubanos.

Justo hasta la mitad del desafío los bates de los Tigres andaban congelados ante los pitcheos del nudillero Eddie Gamboa, quien solo había permitido tres inatrapables con cuatro ponches, sin boletos. Pero en el sexto, después de dos outs, Ariel Borrero remolcó la primera anotación cubana y Lourdes Y. Gurriel trajo otras dos para cerrar el marcador 5-3.

Parecía que los pupilos de Roger Machado podrían meterle presión a los mexicanos, pero la reacción de estos no se hizo esperar y en dos episodios fabricaron otras cuatro carreras, con dobles decisivos de Yunieski Betancourt (2-2/par de remolques y tres anotadas) y Sebastián Valle (4-2/cinco impulsadas).

Por si fuera poco, el descontrol de los lanzadores cubanos abrió las puertas del plato a otro corredor azteca. En total, los serpentineros de los Tigres regalaron seis pasaportes y permitieron nueve limpias, muy por debajo siempre en los conteos y sin capacidad para golpear la zona en los puntos vulnerables de los bateadores mexicanos cuando se encontraban en desventaja en la pizarra.

De los lanzadores de los Tigres, solo Yander Guevara en el epílogo dominó con facilidad, aunque ya el pleito estaba completamente decidido. Del resto, ninguno pudo hacerse justicia, dejando abierta una ventana de preocupaciones para los próximos encuentros.

Además, la tanda de la Mayor de las Antillas dejó a diez corredores flotando en las almohadillas, muestra de su pobre producción en situaciones cumbres, un mal que afecta desde hace buen tiempo a todas las selecciones nacionales de nuestro país.

México es nuestro verdugo México es nuestro verdugo Reviewed by Daniel de Malas on miércoles, febrero 03, 2016 Rating: 5

No hay comentarios

Post AD