Header AD

El juego que hoy deseamos y merecemos en semifinales.

Foto: Ricardo López Hevia

El equipo Cuba llegó a semifinales, con toda su afición en desvelo, agónicamente y con el peso de la historia en sus espaldas, pero el hecho es el mismo. Los nuestros hoy se las verán ante México, en igualdad de condiciones y cualquier cosa que haya ocurrido en la clasificatoria pertenece al pasado.

Partamos de la premisa que Cuba clasificó en el cuarto puesto, pues el único partido que logró ganar fue ante el quinto lugar, los Leones del Escogido, quienes como locales fueron incapaces de vencer a nadie. Insisto, a nadie.

Cuba entonces se merece este puesto en semifinales, a pesar de la incertidumbre, a pesar del amateurismo de los primeros partidos, a pesar del nerviosismo de Roger y a pesar de los ‘horrores’ a la defensa.

Hoy, sábado 6 de febrero, los cubanos serán visitantes ante los Venados de Mazatlán, pero sin ninguna otra desventaja, pues un juego de beisbol es bien justo y ellos tendrán que tirar strikes cuando los nuestros estén en el cajón de bateo. 

Hoy, cualquiera gana.

Entonces me tomo el atrevimiento de hablar por la fanaticada cubana y pedir el juego que deseamos.

Si me imagino un menú de opciones, por lo rico en variables de nuestro pasatiempo nacional, quisiera ganar arrolladoramente, por 6, 7, 8, 15 carreras. Imponernos sin dudas, sin ‘breaks’ que puedan justificar el triunfo. A palo limpio.

Pero no estamos en la década de los 80, donde teníamos al 99% de los mejores peloteros del país en el Cuba y enfrentábamos a trabajadores portuarios o militares que decían ser de un equipo nacional como rivales, así que voy a replantear mi deseo.

México es tierra de beisbol y aunque las grandes cadenas televisivas repitan hasta el absurdo los triunfos de Chicharito y Guardado pues el futbol es religión y sólido negocio allí, los aztecas juegan pelota y no son unos improvisados, de hecho llegan a estas instancias invictos, 4 partidos jugaron y 4 partidos ganaron.

Así que entonces deseo un partidazo, rompe corazones, no apto para cardiacos y de esos que nos dejan sin uñas, con nosotros venciendo por la mínima en dramático final. Un partidazo de los que se recuerdan por siempre.

Pero, ya lo mencionaba antes, hoy gana cualquiera y voy a sugerir un plan B.

Si nos toca perder, quiero caer con orgullo, con el sentimiento que exprimimos hasta el límite nuestras posibilidades, nuestro talento y que no bajamos la cabeza.

Si nos toca perder quisiera que Machado descubriera que quien quiera que sea su abridor merece confianza, pero que no le puede temblar la mano para sustituirlo.

Quisiera que Machado recordara la importancia de un cátcher y que volviera a usar a Frank Camilo, sin sentar a Alarcón que como designado tiene un bate que necesitamos.

Que Roger, sin convertirse en Víctor, le exija a los peloteros que den lo mejor de cada cual y que cuando haya que poner la luz roja la ponga. Nada de swings a los primeros lanzamientos frente a pitchers que no conocemos.

Quisiera que Machado no volviera a intentar toques de bola en el cuarto inning con el quinto bate, pues si no confía en ese bateador que podemos esperar para los que van debajo en la alineación.

Quisiera, sobremanera, que nuestros peloteros crean en ellos mismo, levanten la cabeza tras una pifia y salgan a buscar redención en su próximo turno al bate.

Hoy, sábado 6 de febrero, quiero lo mejor del equipo que me representa, a mí y todo el que se cuenta como cubano. Hoy deseo ganar, ganar y ganar, pero más importante aún, quiero sentir al Cuba fuerte, seguro y nuestro, desde el médico hasta la fanaticada. Hoy, nuevamente, voy a los míos y sé que no les pido mucho, pues después de tanto que hemos vivido los dioses del beisbol tiene que estar de nuestro lado. Nos lo merecemos.

Sin más por ahora,

Daniel de Malas Andreu

El juego que hoy deseamos y merecemos en semifinales. El juego que hoy deseamos y merecemos en semifinales. Reviewed by Daniel de Malas on sábado, febrero 06, 2016 Rating: 5

10 comentarios

  1. Me parecen bien todos tus deseos, son los mismo de todos los que amamos a Cuba, incluidos los que somos críticos implacables de la chapuza la mediocridad y la falta de voluntad de resolver el tema PELOTA DE CUBA.

    ResponderEliminar
  2. Solo quiero comentar q después de estos cuatro juegos ,fue q nuestros peloteros han pasado por un entrenamiento,no así el q se hizo en Cuba antes de salir entrenándose con mas de lo mismo ayer enfrentaron un picheo de Relevo de Grandes Ligas de verdad,si eso les sirvió de algo y el picheo de Cuba es capaz de aguantar a Mejico ,todo puede suceder y mi corazón como el de muchos Cubanos es que ganen los peloteros Cubanos, no los Heribertos E Higinios este último el Destrucor más GRANDE que haya pasado por el Béisbol Cubano Como (Jefe)"??????((((??????? Saludos.
    Elio Oramas

    ResponderEliminar
  3. Por muxo, es lo mejor que leído en los últimos tiempos sobre nuestro baseball.

    ResponderEliminar
  4. Yo sumaría a esos deseos, que comparto, que para la próxima SdC vaya el equipo campeón de la SN con cuatro o cinco refuerzos y no el Cuba disfrazado. Que respeten a los jugadores que se han ganado con su esfuerzo el estar en la SdC, y los cuatro o cinco que se queden fuera que vayan en la delegación en lugar de otros que no tienen que estar "pegados" en todos los viajes.
    Y como ha dicho José que se pongan a trabajar para resolver el tema del beisbol en Cuba.

    ResponderEliminar
  5. Daniel y yo quisiera ,,, que le leyeran este articulo al equipo antes de salir a la grama. un saludo

    ResponderEliminar
  6. Daniel y yo quisiera ,,, que le leyeran este articulo al equipo antes de salir a la grama. un saludo

    ResponderEliminar
  7. Me sumo a estos deseos y pido además, que Higinio se envenene con una pizza de 10 pesos.

    ResponderEliminar
  8. Me sumo a estos deseos y pido además, que Higinio se envenene con una pizza de 10 pesos.

    ResponderEliminar
  9. Perdimos, siempre es triste perder. Pero al menos un cubano cumplió con los deseos de este post. Demos un aplauso a Rikimbili Betancourt.

    ResponderEliminar
  10. Perdimos, siempre es triste perder. Pero al menos un cubano cumplió con los deseos de este post. Demos un aplauso a Rikimbili Betancourt.

    ResponderEliminar

Post AD