Header AD

Del béisbol, y otros cuentos para no dormir


Por Mayli Estévez

El béisbol cubano ha llegado al punto donde las únicas notas que genera son de fugas, trifulcas y retiradas intempestivas. De entrevistas donde las glorias de antaño se desahogan en improperios y «verdades a medias» con el periodista de turno, y donde las glorias presentes, bueno, no están presentes.

El punto es que lo identitario se ha ido por el caño, pero no se fue solo, buena parte de los encargados de la limpieza de lo nuestro la han ensuciado más. La Serie Nacional, no solo no le importa a más de medio país, si no que se escuda en chanchullos y otros cuentos para mantenerse a flote. Y quienes manejan sus hilos prefieren callar, antes de esclarecer posturas o explicar decisiones. Y no es del todo culpa del Comisionado Nacional, Heriberto Suárez, a quien en un final le soltaron la bomba en las manos y no le dijeron cómo apagarla. La inocentada de Suárez fue suponer que no iba a explotar.

Pero suceden hechos y nadie con oficialidad (dígase con el puesto adecuado para dar respuestas) quiere poner el valiente. Como cuando Víctor Mesa incluyó en la pre-nómina de los Cocodrilos, al sancionado Demis Valdés y el entonces comisionado Higinio Vélez —que llegaba para la foto de rigor en Villa Clara— disponía no dar entrevistas a la prensa. O cuando el manager Alfonso Urquiola, destapó la caja de pandora, dio pelos y señales, puso el dedo en la llaga y lo más que despertó fue un «regaño» por mostrar el pecho, literalmente, a las balas.

Está el caso más mediático en lo que va de año en Cuba. Se le quedan en Dominicana, su principal estrella, el codiciado y también consentido por ellos, Yuliesky Gurriel, más el hermanito pequeño, y la Comisión Nacional, en la persona de nadie, ha dicho ni «esta boca es mía». ¿La directriz cuál fue? Reproducir la escueta nota, mal redactada. Lo único que han hecho respecto al béisbol en las últimas décadas es callar.

¿A qué le temen? ¿A perder los privilegios que tan lúcidamente denunció Urquiola en su entrevista? ¿Acaso los tantos compromisos que se acumulan por años en las direcciones nacionales no son ciertos? La opinión pública nacional es demasiado conocedora para presumir que el silencio es la respuesta más acertada. No obstante desde algunos medios hace años que se reclaman declaraciones atrevidas, que se aparten del discurso trillado y se acerquen más a la realidad que viven Cuba y sus deportistas. Y sin embargo, no se mueven.

La última, es la confesión de Víctor Mesa, actual DT de los Cocodrilos de Matanzas, de retirarse como manager en la Serie Nacional. A esta confesión le sumó el villaclareño una serie de razones, medios que sí, y medios que no. Casi de inmediato la Dirección Provincial del Béisbol en Pinar del Río, hizo circular la contraparte de la historia, calificando al manager de Matanzas en algo menos que falso. «Cualquier otro criterio, no se corresponde con la verdad», concluía la versión pinareña del «tira y encoge» en las afueras del Hotel Pinar.

Si Víctor Mesa dijo que «en Pinar terminé siendo multado por tener un problema con un muchacho que me insultó con lo peor que se le puede insultar a un hombre, y mi hijo fue atacado por un individuo». La Dirección Provincial le respondía con un: «Víctor (...) agredió físicamente, con golpes en el rostro, a dos estudiantes que pasaban en ese momento, y nada tenían que ver con lo sucedido (...) Quedó mostrado, mediante testigos presenciales, que el compañero Víctor Mesa agredió al joven de 18 años. En ningún momento su hijo Víctor Víctor fue agredido».

Finalmente un ente oficial da respuestas coherentes y deslinda responsables con claridad. Incluso, colegas pinareños, me confiesan que la demora de la nota —debió salir antes de las declaraciones de Mesa— sucedió porque no estaban todos los datos para redactarla, pero que la intención de la directiva beisbolera allá, era publicarla con premura.

No obstante, esta vez, y aunque parezca el monstruo de la laguna, no es Víctor Mesa. Hay que girar el debate hasta otro punto que no sea el «show man». Si se va o se queda es una decisión personal. Si lo acosan fuera y dentro de un estadio, criterios habrá de por qué. En una mirada rápida, quien le haya seguido el rastro al 32, desde que era el más común de los mortales, saben que no fue santo, ni es el más «oídos sordos» del béisbol cubano. Pero repito, otra vez la situación no debe quedarse entre «amantes» y «críticos» del 32. Entre el Lobo, y la Caperucita, entre el bueno y el malo.

Es muy cierto, que la pelota cubana es un reflejo de cómo anda la sociedad. A los estadios entran personas en elevado estado de embriaguez, e incluso se beben alcohol dentro. Se grita de todo, se ofende, se pasa el límite de lo permisible para cualquier oído humano. La alegría del juego se reemplaza por la rabia. Lo más común es que, en las gradas, alguna trifulca te arruine el día. Eso es fuera, dentro del terreno, igualmente sobran las palabrotas, y la guapería barata entre jugadores, manager o árbitros. Nadie se puede vestir de víctima en esta historia. Hasta los periodistas y comentaristas han sufrido la agresividad de estos hacedores de equipos, o figuras del pasatiempo nacional. Lamentablemente muchos colegas evitan denunciar estos sucesos como corresponde.

En los estadios cubanos hay poco que buscar, al menos en los que todavía funcionan como sede de un partido de béisbol, porque el Sandino de Villa Clara mantiene sus luces prendidas pero para espectáculos musicales. De hecho ha prendido más las luces para el show cultural que para el deportivo. Lo preocupante es que si no hay béisbol de calidad dentro de los estadios, qué se encuentra entonces. Pues además de docenas de fieles, lo que expuse anteriormente.

Lo mejor de la pelota cubana no está en Cuba, y va desde los jugadores hasta los técnicos. Aquí se han quedado los recuerdos y la rabia de lo que no está, de lo que «no me dan». También se quedaron algunos de esos tristes personajes que viven de su nombre y de sus bienes, a los que les aterran los cambios. El béisbol cubano se volvió chisme de pasillo, cotilleo de comadres y pasto para bravucones. Con razón las únicas notas que genera son de fugas, trifulcas y retiradas intempestivas. Ni un rayo de luz. ¿Quién nos salva?

Del béisbol, y otros cuentos para no dormir Del béisbol, y otros cuentos para no dormir Reviewed by Daniel de Malas on lunes, febrero 29, 2016 Rating: 5

4 comentarios

  1. Que distinto este artículo de la bagatela escrita por el Sierra de Granma. Dice la realidad de las cosas, que no es más que el estado de la propia sociedad cubana, pues la pelota es reflejo de la misma. Mis felicitaciones a la autora, artículos como estos son los que ayudan a Cuba.

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno el comentario. Dista mucho el béisbol actual de la calidad de antaño. Pero....... quién le pone el cascabel al gato?

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno el comentario. Dista mucho el béisbol actual de la calidad de antaño. Pero....... quién le pone el cascabel al gato?

    ResponderEliminar

Post AD