Header AD

Segunda Parte: Los mejores lanzadores cubanos en series nacionales


Cuanto más duro trabajes, más duro será que te rindas
Vince Lombardai, capitán de equipo de fútbol americano

Por Esteban Romero

Esta la segunda parte de los mejores lanzadores cubanos en series nacionales, que tendrá más tarde una tercera parte.


Rogelio García Alonso, llamado El Ciclón de Ovas, lanzador derecho de extraordinaria velocidad, comparable con la de Vinent o la de Pérez Pérez, hay quien afirma que Rogelio fue el más rápido. El Ciclón nació el 16 de setiembre de 1955 en Ovas, Pinar del Río, de ahí el apodo, velocidad y lugar de nacimiento. En series nacionales lanzó siempre para Vegueros (1972-89), mientras que en las selectivas lanzó para Pinar del Río (1975-88). La calidad de Rogelio se evidencia por los numerosos lideratos que logró en series nacionales y selectivas:
– Líder en ponches propinados (97) en la XVI Serie Nacional (1976-77)
– Líder en juegos iniciados (15) y ponches propinados (122) en la III Serie Selectiva (1977)
– Líder en ponches propinados (120) en la XVII Serie Nacional (1977-78)
– Líder en juegos completos (11), entradas lanzadas (134.1), ponches propinados (111), juegos ganados (10) y PCL (2.21), de hecho triple corona de pitcheo, en la IV Serie Selectiva (1978)
– Líder en juegos completos (12), ponches propinados (102) y lechadas (4) en la XVIII Serie Nacional (1978-79)
– Líder en ponches propinados (132) en la XIX Serie Nacional (1979-80)
– Co-líder en lechadas (3) (empatado con otros 3 lanzadores) y líder en juegos ganados (9) en la VI Serie Selectiva (1980)
– Líder en juegos completos (12), co-líder en juegos ganados (10) (empatado con Alfonso Ilivanes de Guantánamo), líder en PCL (1.31), lanzador y jugador más valioso en la XX Serie Nacional (1980-81)
– Líder en ponches propinados (114) y lechadas (3) en la VII Serie Selectiva (1981)
– Líder en ponches propinados (144) en la XXI Serie Nacional (1981-82), (116) en la VIII Serie Selectiva (1982), (119) en la XXII Serie Nacional (1982-83), (94) en la XXVII Serie Nacional (1987-88)
– Co-líder en lechadas (4) (empatado con Félix Pino de Pinar del Río) y en PCL (1.70) en la VIII Serie Selectiva (1982), co-líder (2) (empatado con otros 2 lanzadores) en la XI Serie Selectiva (1985)
– Co-líder en juegos iniciados (16) (empatado con otros 5 lanzadores) en la XII Serie Selectiva (1986)
– Líder en PCL (1.25) en la XIII Serie Selectiva(1987), y (2,21) en la zona occidental de la XXVII Serie Nacional (1987-88)
– Logró 24 ponches en juego contra Mineros, en 16 entradas, el 25 de enero de 1977.
– Logró la triple corona de pitcheo en la IV Selectiva (1978).
Rogelio García Alonso
Rogelio García Alonso
En 16 series, Rogelio ganó 202 juegos y perdió 100, completó 201 juegos, propinó 56 lechadas, su PCL fue de 2.39, le batearon para .208, WHIP de 1.16, ponchó a 2499 bateadores (líder de todos los tiempos) y concedió 1077 bases por bolas. Es uno de los tres lanzadores que ha alcanzado dos juegos de cero hit cero carreras, y lo importante es que ambos juegos fueron lanzados en las fuertes series selectivas.
Ante tanta calidad es indudable que Rogelio tenía que ser ingrediente importante del pitcheo de los equipos Cuba. Así jugó en Juegos Centroamericanos de Medellín (1978) y Santo Domingo (1986); en los Juegos Panamericanos de San Juan (1979), Caracas (1983) e Indianápolis (1987); en las Copas Intercontinentales de Habana (1979), Edmonton (1981), Bélgica (1983) y Habana (1987); y los Campeonatos Mundiales de Colombia (1976), Italia (1978), Habana (1984) y Holanda (1986). Es probablemente uno de los peloteros cubanos que más veces hizo el equipo nacional.
Lázaro Santana Herrera fue en la pelota cubana un lanzador eficiente, laborioso y corajudo de verdad. Le vi plantarse frente a verdaderos bateadores como Pedro Chávez y Armando Capiró, y no les huía con la bola, trataba de pasarla por la zona buena, unas veces dominaba y en otras la pelota se despedía del parque, esa es la realidad. Santana tenía una forma muy característica de lanzar por el lado del brazo, tenía control y movía con inteligencia su bola rápida.
Este derecho nació el 24 de diciembre de 1946 en Baraguá, actual provincia de Ciego de Ávila. Su eficiencia como lanzador la mostró desde muy joven, debutó en series nacionales con los Granjeros (1964- 65), de ahí pasó a lanzar con los Orientales (1965–66) de Roberto Ledo, donde tuvo una buena actuación y que casi lleva al título a este equipo en la V Serie Nacional. Luego nuevamente con los Granjeros (1966–69), Camagüey (1969-70), Granjeros (1970–77) y terminó con el equipo de su provincia, Ciego de Avila (1977-81). En selectivas lanzó para el Camagüey (1975–76) y Camagüeyanos (1976–80). Sus buenos resultados se evidencian con los diferentes lideratos que logró en eventos nacionales:
– Co-líder en juegos lanzados (28) (empatado con Raúl López) en la V Serie Nacional (1965-66)
– Líder en juegos lanzados (43) en la VIII Serie Nacional (1968-69)
– Líder en juegos completos (9), entradas lanzadas (99) y co-líder en juegos ganados (8) (empatado con Omar Carrero) en la XV Serie Nacional (1975-76)
– Líder en juegos iniciados (11), completos (10), entradas lanzadas (93.1) y co-líder en ganados (8) en la XVI Serie Nacional (1976-77)
– Co-líder en lechadas (3) (empatado con Aniceto Montes de Oca) y líder en juegos ganados (10) en la III Serie Selectiva (1977)
Lázaro Santana
Lázaro Santana
En 17 series ganó 140 y perdió 116, con 101 juegos completos, 28 lechadas, WHIP de 1.16 y PCL de 2.35. Los bateadores promediaron .225 frente a los envíos de Santana.
Santana llegó al equipo Cuba para el campeonato mundial de 1969 en República Dominicana, pero luego estuvo 9 años ausentes del equipo nacional. Su regreso fue a los Juegos Centroamericanos en Medellín (1978), e integró los equipos a los Juegos Panamericanos en Puerto Rico (1979), y fue parte del equipo que topó con una selección de profesionales venezolanos en 1977.
Julio Romero Socarrás fue otro excelente lanzador derecho en series nacionales. Hombre de control, velocidad, inteligencia en el montículo, si hubiera sido manager siempre le habría querido en mi equipo. Julio hubiera sido un buen lanzador en las Mayores, pues más que sus habilidades, tenía muy buena orientación de donde poner la bola y dominar a los bateadores rivales. Julio nació el 9 de marzo de 1950 en el Central Harlem, Bahía Honda, entonces provincia de Pinar del Río.
Su debut en series nacionales fue con los Vegueros en 1971, donde permaneció hasta 1977, de ahí pasó, hasta el final de su carrera, con los Forestales, mientras que en selectiva siempre lo hizo para Pinar del Río de 1975 a 1985. Los lideratos alcanzados fueron los siguientes:
– Líder en sacri-hits (10) y ponches propinados (160) en la XIII Serie Nacional (1973-74)
– Líder en ponches propinados (85) en la I Serie Selectiva (1975)
– Líder en juegos completos (10) en la VI Serie Selectiva (1980)
– Co-líder en juegos completos (12) y líder en PCL (1.45) en la XXI Serie Nacional (1981-82)
– Líder en juegos ganados (11) y promedio de ganados (.846) en la VIII Serie Selectiva (1982)
– Líder en ponches propinados (109), co-lider en lechadas (4) (empatado con Mario Veliz) y PCL (1.67) en la IX Serie Selectiva (1983)
– Lanzó juego de cero hit cero carreras el 9 de marzo de 1983 frente al equipo Camagüeyanos en la IX Serie Selectiva.
Julio Romero
Julio Romero
Julio ganó 140 y perdió 100 en 15 series nacionales, completó 162 juegos, propinó 36 lechadas, su WHIP fue de 1.12 y PCL de 2.31. Lógicamente, un lanzador como él hizo el Cuba en varias oportunidades, como fueron los Juegos Centroamericanos en República Dominicana (1974), los Juegos Panamericanos en México (1975) y Caracas (1983), los Campeonatos Mundiales en Cuba (1973), Colombia (1976), Italia (1978), Japón (1980) y Cuba (1984), y las Copas Intercontinentales en Edmonton (1981), y en Bélgica (1983).
José Luis Alemán Melián, lanzador nacido el 7 de marzo de 1959 en Santiago de Cuba, ya había mostrado su calidad en sus años de juvenil. Hizo equipos Cuba a los campeonatos mundiales juveniles de Buenos Aires (1977) y Venezuela (1978). Luego se destacó nacionalmente y en equipos Cuba en eventos internacionales. De siempre se caracterizó por una recta endemoniada, la que con otros lanzamientos que incluyó en su repertorio le ayudaron a lograr muchos triunfos en su carrera.
Lanzó siempre para el equipo de su provincia, Santiago de Cuba, desde 1977 a 1984, luego confrontó problemas con su brazo después de la Copa Intercontinental de Edmonton en 1985, y logró regresar en 1986, se mantuvo hasta el final de su carrera en 1994. En Selectivas lanzó para los Orientales de 1978 a 1984, luego con los Serranos en 1986-92, y finalmente con los Orientales en 1993–94. Fueron 17 series nacionales, en las que logró los siguientes lideratos:
– Líder en PCL (2.41) en la VII Serie Selectiva(1981)
– Líder en juegos iniciados (16) en la VIII Serie Selectiva(1982)
– Líder en lechadas (2) (empatado con Luis Tissert de Orientales y Rogelio García Alonso de Pinar del Río) en la XI Serie Selectiva(1985)
– Líder en juegos completos (8), juegos salvados (4), innings lanzados (98.1), juegos ganados (9) (Empatado con Osvaldo Duvergel de Guantánamo) y PCL (2.29) en la zona oriental de la XXVII Serie Nacional (1987-88)
– Promedio de juegos ganados (.818) de la XIV Serie Selectiva(1988)
– Líder de la zona oriental en juegos completos (11), innings lanzados (105.1), ponches propinados (87), juegos ganados (9), y lanzador más valioso de la XXVIII Serie Nacional (1988-89)
– Líder de la zona oriental en promedio de juegos ganados (.833) (empatado con Ernesto Guevara Ramos de Granma) de la XXIX Serie Nacional (1989-90)
José Luis Alemán
José Luis Alemán
En su carrera logró ganar 175 juegos con 124 derrotas, 179 juegos completos, 34 lechadas, relevó 73 y salvó 16, 1447 ponches, con PCL de 3.13, WHIP de 1.22, y promedio ofensivo de .242 de los bateadores rivales.
Alemán hizo el equipo Cuba varias veces, así integró los equipos a las Copas Intercontinentales en la Habana (1979), Edmonton (1981), Edmonton (1985) y San Juan (1989), y los Campeonatos Mundiales- Japón (1980), Italia (1988). Fue en Edmonton (1985) cuando realizó una estupenda actuación, al relevar el penúltimo juego contra los taiwaneses y lanzar al siguiente día el juego decisivo contra los Sudcoreanos, con lo cual Cuba se coronó campeón de esta copa.
Félix Núñez González fue otro laborioso lanzador en series nacionales, derecho, incansable y con un brazo a prueba de fuego. Como él mismo admitió, el control es lo fundamental para ser buen lanzador y para ello hay que tener fuertes piernas, algo que ya en su momento el mismo Manuel Alarcón había dicho.
Este lanzador de 15 series nacionales nació el 24 de julio de 1959 en Camagüey. No tengo claro si nació en la zona de Amancio Rodríguez, la que después pasó a ser parte de la nueva provincia Las Tunas en la década de los 70. Jugó de siempre para las Tunas (1978– 92), mientras que integró los equipos Oriente de 1979 a 1985 y luego fue pitcher de los Mineros (1986–90). Así que en series nacionales jugó siempre con un equipo que no se caracterizó por ser ganador ni nada similar. Aún así logró 130 victorias con 156 derrotas, 163 juegos completos, 23 lechadas, y como un hacelotodo, relevó 105 juegos y salvó 10. Su PCL fue de 3.51 y WHIP de 1.36. Entre sus lideratos se destacan:
– Líder en juegos iniciados (16) en la XXI Serie Nacional (1981-82)
– Líder en juegos iniciados (15), completos (14) y entradas lanzadas (136) en la XXII Serie Nacional (1982-83)
– Líder en juegos completos (15), entradas lanzadas (160) y ponches propinados (138) en la XXIV Serie Nacional (1984-85)
La hazaña mayor de Núñez fue la de lanzar 20 entradas el 21 de marzo de 1984 en Cienfuegos, nada más y nada menos que contra el equipo representativo de las Villas. Aquel juego quedó empatado a 2 carreras.
Félix Núñez
Félix Núñez
Núñez no tuvo mucha suerte para integrar equipos Cuba, así y todo hizo el equipo a los Juegos Panamericanos de Caracas en 1983, luego a los Juegos Centroamericanos en Santiago de los Caballeros (1986) y al Campeonato Mundial en Holanda (1986). Habiendo sido un lanzador tan trabajador y con las exigencias que imponen los eventos internacionales, cuando un pitcher tiene más valor al poder lanzar con poco descanso, era para que Félix Núñez hubiera integrado más veces el conjunto nacional.
Cuando se hable de lanzador zurdo eficiente, Jorge Luis Valdés Berriel es obligada referencia en series nacionales. Jorge Luis nació el 12 de febrero de 1961 en Jovellanos, Matanzas, y enseñó lo que sería cuando hizo los equipos Cuba a los Campeonatos Mundiales Juveniles en Argentina (1977) y Venezuela (1978). Precisamente en 1977 debutó en series nacionales con el equipo Citricultores, donde se mantuvo hasta 1980, de ahí pasó a lanzar con los Henequeneros hasta 1992, luego lanzó para el conjunto de Matanzas hasta el final de su carrera en 1997. En Selectivas lanzó para el equipo de su provincia de 1980 al 1992, y finalmente con los Occidentales en 1993-95. Los lideratos alcanzados por este zurdo fueron:
– Líder en juegos ganados (10) en la XXII Serie Nacional (1982-83)
– Co-líder en juegos iniciados (17) (empatado con Mario Véliz), líder en entradas lanzadas (130.2) y juegos ganados (11) en la IX Serie Selectiva (1983)
– Líder en juegos completos (11), entradas lanzadas (115.1) y PCL (1.56) en la XXV Serie Nacional (1985-86)
– Co-líder en juegos iniciados (16) en la XII Serie Selectiva (1986)
– Líder en lechadas (4) en la XIII Serie Selectiva (1987)
– Líder en juegos completos (9) y co-líder en ganados (11) (empatado con Mario Véliz en la zona occidental de la XXVIII Serie Nacional (1988-89)
– Co-líder en juegos completos (9) en la XVI Serie Selectiva (1990)
– Líder en juegos ganados (9) en la XXX Serie Nacional (1990-91)
– Co-líder en juegos completos (9) (empatado con Omar Ajete) en la XVII Serie Selectiva (1991)
– Líder en juegos completos (10), ganados (12), promedio de ganados (1000) en la zona occidental, y jugador y lanzador más valioso en la XXXI Serie Nacional (1991-92)
– Lanzó un juego de cero hit cero carrera el 31 de enero de 1984
Jorge Luis o Tati, como también le llaman, es el zurdo que más juegos ha ganado, con 234 y 166 derrotas en 20 series nacionales. A esto se deben sumar 229 juegos completos, 105 relevados, 46 lechadas y 22 salvados, con WHIP de 1.28 y PCL de 3.13, los bateadores promediaron .251 frente a los envíos de Jorge Luis.
Jorge Luis Valdés
Jorge Luis Valdés
Integró el equipo Cuba a los juegos centroamericanos de 1982 en la Habana, donde en realidad no le fue nada bien en este debut. Luego hizo el equipo a los Juegos Centroamericanos en Santo Domingo (1986), México (1990) y San Juan (1993), Juegos Panamericanos de Indianápolis (1987), donde tuvo una actuación aceptable, y la Habana (1991), donde propinó juego de cero hit cero carreras al conjunto de Canadá y lechada al equipo de EEUU; participó en los Campeonatos Mundiales de Habana (1984), Holanda (1986), Italia (1988) y Edmonton (1990), y las Copas Intercontinentales en Bélgica (1983), Edmonton (1985), Habana (1987), San Juan (1989) e Italia (1993), además de los Juegos Olímpicos en Barcelona (1992).
Orlando “Duque” Hernández Pedroso es un lanzador derecho que tuvo la suerte, aunque no sin sacrificios, de triunfar en series nacionales y luego en las Grandes Ligas. El Duque tenía un windup muy típico, algo a la antigua, levantaba su pie, se impulsaba y lanzaba su bola a home, la que muchos bateadores no eran hábiles de descifrar. El Duque fue lanzador de repertorio y control, y muy corajudo en el montículo.
El hijo del también pelotero Arnaldo “Duque” Hernández (del padre le viene el apodo) y hermano del lanzador Liván Hernández, nació el 11 de octubre de 1965 en Santa Clara. Debutó en series nacionales con los Industriales en la temporada de 1986-87, equipo con el que siempre lanzó hasta 1996. Igualmente lanzó en series nacionales, lo hizo para el equipo de la capital de 1987 a 1995. Entre los lideratos alcanzados se encuentran:
– Líder en PCL (3.28) en la serie selectiva de 1988
– Líder en promedio de ganados (1000) en la zona occidental de la serie nacional de 1988-89
– Co-líder en lechadas (3) y promedio de ganados (.909) en la serie selectiva de 1990
– Líder en lechadas (3), ganados (10), promedio de ganados (.833) y PCL (2.23) en la serie selectiva de 1992
– Líder en juegos ganados (11) en la serie nacional de 1993-94
– Co-líder en lechadas (3) en la serie nacional de 1994-95
Orlando "Duque" Hernández
Orlando “Duque” Hernández
Como se ve la efectividad del Duque se mostró desde temprano, es por eso que igualmente temprano integró el equipo Cuba. Su primer evento fue al Campeonato Mundial de Italia (1988). Inicialmente no fue seleccionado, pero luego sustituyó a René Arocha (lesionado) en el equipo, donde igualmente demostró su calidad. A continuación asistió al Campeonato Mundial de Edmonton (1990), los Juegos Olímpicos de Barcelona (1992), los Juegos Centroamericanos en San Juan, Puerto Rico (1993), el Campeonato Mundial de Managua (1994), y los Juegos Centroamericanos en Mar de Plata (1995). El Duque lanzó muy bien en la serie de 1995-96, en la que su equipo se coronó campeón, así y todo a los Juegos Olímpicos de Atlanta no asistió al ser luego sancionado por sospecharse que apoyó la fuga de su hermano Liván del equipo Cuba. A fin de cuentas, Liván triunfó en las Mayores, el Duque más tarde se fue y triunfó igualmente, y llegó a ganar cuatro anillos de serie mundial.
En series nacionales, que es lo que nos ocupa, El Duque lanzó en 10 series y ganó 126, con sólo 47 perdidos, y PCL de 3.05, con 1211 ponches. Su promedio de ganados y perdidos es de .728, el mejor de todos los tiempos en series nacionales. Los bateadores rivales le batearon para .238, su WHIP fue de 1.19.
Omar Ajete Iglesias fue en la pelota cubana un lanzallamas zurdo de mucha eficacia. Nacido el 31 de enero de 1965 en San Juan y Martínez, Pinar del Río, debutó en la temporada de 1983-84 con el equipo Vegueros, con el cual se mantuvo hasta 1992, de ahí con el Pinar hasta 1996. Luego vino un decreto que lo llevó a jugar a Nicaragua y a Japón, hasta que retornó para lanzar una temporada más de serie nacional (2000-01). En Selectiva jugó de 1987 a 1993 con el equipo de Pinar, y luego con Occidentales en 1994-95. Los lideratos obtenidos por Ajete fueron:
– Promedio de ganados (1000) en la XXV Serie Nacional (1985-86)
– Juegos iniciados (17) (empatado con Luis Tissert de Santiago de Cuba) en la XIII Serie Selectiva (1987)
– Juegos completos (7) en la XXVII Serie Nacional (1987-88)
– Juegos iniciados (17) en la zona occidental de la XXVII Serie Nacional (1987-88)
– Juegos iniciados (17), innings lanzados (134), juegos completos (9) (empatado con Remigio Leal, Jorge Luis Valdés y José Ibar), ponches propinados (106) y juegos ganados (14) en la XVI Serie Selectiva (1990)
– Juegos completos (9) (empatado con Jorge Luis Valdés), innings lanzados (131), ponches propinados (104) y juegos ganados (11) en la XVII Serie Selectiva (1991)
– Juegos completos (4) (empatado con otros 4 pitchers), lechadas (2) y PCL (2.33) en la XIX Serie Selectiva (1993)
– Juegos iniciados (11), ponches propinados (55) y juegos ganados (7) en la XX Serie Selectiva (1994)
Omar Ajete
Omar Ajete
En 16 series nacionales ganó 179 y perdió 96, con 137 juegos completos, 31 lechadas, 1777 ponches, los bateadores promediaron .255 frente a sus envíos, su WHIP fue de 1.26 y PCL de 3.29.
Fue parte del equipo Cuba que participó en los Juegos Centroamericanos de México (1990) y Puerto Rico (1993), los Juegos Panamericanos en Indianápolis (1987), Habana (1991) y Mar de Plata (1995), las Copas Intercontinentales en la Habana (1987), San Juan (1989), Barcelona (1991) y Parma (1993), el Campeonato Mundial en Managua (1994), los Juegos Olimpicos en Barcelona (1992), Atlanta (1996) y Sidney (2000). Ajete en estos eventos, como en series nacionales era abridor, relevista y cerrador. Por suerte su brazo no se lastimó como ha sucedido en otros casos.
Lázaro de la Torre Armenteros fue un incansable lanzador, que nació el 10 de octubre de 1957 en el Cotorro, La Habana. De la Torre era el clásico león en el montículo, siempre corajudo ante cualquier bateador, quien por su forma de comportarse asemejaba un poco a Pedro Luis Lazo.
De la Torre se inició con los Metros en la temporada de 1978-79, equipo en el que lanzó hasta 1983, fue ese año en el que llegó a los Industriales, con los que lanzó hasta 1996, cuando por una medida caprichosa, muchos de los estelares de la pelota cubana fueron enviados a Japón a jugar en el circuito amateur de ese país. Regresó a los Industriales en 1999 y se mantuvo lanzando hasta su retiro en 2001, con la edad de 44 años. En Selectivas lanzó para el Habana (1979– 84), luego el Ciudad Habana (1985-92), y finalmente el Habana (1993-95). Entre los lideratos alcanzados se destacan:
– Líder en juegos lanzados (21) y promedio de juegos ganados (1000) en la V Serie Selectiva (1979)
– Líder en juegos lanzados (24) y entradas lanzadas (126) en la VIII Serie Selectiva (1982)
– Co-líder en juegos lanzados (19) (empatado con Raúl González de Pinar del Río) en la IX Serie Selectiva (1983)
– Líder en juegos lanzados (18), entradas lanzadas (109.2) y juegos ganados (9) en la XI Serie Selectiva (1985)
– Co-líder en lechadas (4) (empatado con Regino Robaina), co-líder en juegos ganados (11) (empatado con otros dos lanzadores) y lanzador más valioso en la XXV Serie Nacional (1985-86)
– Líder en juegos completos (11) en la XII Serie Selectiva(1986)
– Co-líder en juegos completos (9) (empatado con otros 2 lanzadores) y en entradas lanzadas (105) en la XXX Serie Nacional (1990-91)
Lázaro de la Torre
Lázaro de la Torre
De por vida, en 20 series, alcanzó 208 victorias, la mayor cifra para un lanzador capitalino de la capital, perdió 139, completó 161, 26 lechadas, salvó 32, logró PCL de 3.30, propinó 1713 ponches, y WHIP de 1.28. Los bateadores le promediaron para .252.
Internacionalmente integró el equipo Cuba a los Juegos Centroamericanos en la Habana (1982), los Juegos Panamericanos en Caracas (1983) e Indianápolis (1987), pero en ninguno de los dos eventos lanzó, y las Copas Intercontinentales en Bélgica (1983) y Edmonton (1985).
Bibliografía consultada
Baseball-reference.com
Cuban-play.com. Actuacion de por vida en Series Nacionales. http://cuban-play.com/estadisticas/de-por-vida-series-nacionales/
Padura L. y Arce R. 1989. Estrellas del béisbol. Editora Abril, La Habana, 245 p.
Romero Esteban. (Inédito). De la historia del béisbol en Cuba –Esbozos biográficos de destacados peloteros cubanos.
Segunda Parte: Los mejores lanzadores cubanos en series nacionales Segunda Parte: Los mejores lanzadores cubanos en series nacionales Reviewed by Daniel de Malas on lunes, enero 04, 2016 Rating: 5

3 comentarios

  1. Me imagino que falte una tercera parte porque no veo a Valle, Contreras, Lazo entre otros

    ResponderEliminar
  2. Me imagino que falte una tercera parte porque no veo a Valle, Contreras, Lazo entre otros

    ResponderEliminar
  3. Efectivamente. Por orden de llegada.

    ResponderEliminar

Post AD