Header AD

Demanda contra pelotero cubano revelaría secretos turbios del contrabando humano


Por Jorge Ebro

Cuando parecía que entraba en fase moribunda, la saga turbia que rodea al contrabando de peloteros cubanos revivió de una forma torcida mediante una demanda presentada este martes en una corte federal de Miami.

Radicada a nombre de Gilberto Suárez, la demanda se centra en el pelotero Miguel Alfredo González por incumplimiento de contrato, y en Noel Alamo y Lidio Modesto Domínguez, dos residentes en esta ciudad que, de acuerdo con testimonios son connotados contrabandistas de jugadores cubanos.

"Primero, queremos rescatar la reputación de nuestro cliente'', expresó el abogado Avelino González, quien dirige el bufete que lleva el caso. "Pero también queremos demostrar que entre nosotros y en total impunidad conviven criminales, contrabandistas y empresas dedicadas al tráfico de personas. Esto trae un incremento de la criminalidad, que cada día que pasa se hace imposible vivir en esta ciudad''.

A Alamo, Domínguez y la empresa de ambos, Sports Managing LLC -con sede en la 3813 SW 156 Court-se les demanda bajo las provisiones de la ley RICO, que se utiliza para perseguir a organizaciones que se benefician de fondos derivados de sus actividades criminales para continuar en la práctica de hechos fuera de la ley.


Además, también se les implica en interferencia contractual al convencer a González que abandonara sus obligaciones con Suárez en una historia con materia de novela negra en tiempos en que los peloteros cubanos están de moda por todo tipo de razones.

En este caso, Suárez y su testigo, Alberto Fariñas, aseguraron en declaraciones juradas que Alamo y Domínguez durante años traficaron con peloteros cubanos como Jorge Carlos Soler y Rusney Castillo, entre otros, y que los fondos obtenidos en esas empresas les permitieron maniobrar con el pelotero González, actualmente bajo contrato con los Rojos de Cincinnati.

En la demanda, Suárez pide una cantidad de $2.5 millones, que compensarían el siete por ciento del salario del lanzador cubano, quien firmó con los Rojos por $12 millones el 30 de agosto del 2013, algo que fue acordado entre el demandante y el pelotero cuando hablaron por primera vez por teléfono en febrero de ese mismo año.

Lo interesante del caso es que a Suárez se le conoce por ser la única persona condenada por un tribunal federal en el caso de Yasiel Puig, que levantó titulares y por el cual estuvo un mes encarcelado, cumplió cinco meses de libertad condicional y un año de probatoria que ya se le termina en mayo, por haber sugerido al pelotero de los Dodgers que cruzara la frontera de Estados Unidos.

De acuerdo con su declaración jurada, Suárez se puso en contacto con González mediante el agente del pelotero, el abogado Jaime Torres, quien le pidió que fuera "sponsor'' de su cliente para ayudarlo en el proceso de firmar con un club de Grandes Ligas.

Suárez envió a Fariñas para que se ocupara de las necesidades de González, que en su criterio alcanzaron un monto de $200,000 entre alojamiento, alimentación e implementos para su preparación.

Por causa de una deuda de $200,000 que Suárez le debía a una tercera persona, entraron en escena Alamo y Domínguez, a quienes Suárez les cedió el tres por ciento de su 10 por ciento del futuro contrato de González para saldar ese monto.


Pero lo que parecía una asociación temporal se convirtió en algo más serio, luego de que Alamo y Domínguez le prometieran a González traerle su novia de Cuba, Gretel González, cosa que hicieron -a lo cual se negó Suárez- y por la cual también le cobraron extra al pelotero.

Suárez estaba ajeno a todo esto, porque su segundo en la aventura, Fariñas, lo traicionó para ayudar a Alamo y Domínguez, aunque después, cuando dejaron de pagarle, le confesó lo sucedido a su antiguo asociado.

Pero el primer indicio de que todo estaba mal lo tuvo Suárez, mientras era investigado en el caso de Puig, cuando cayeron en sus manos una declaración jurada de González, asegurándoles a investigadores federales que le había girado $1 millón a él por sus servicios.


En esa misma investigación, la fiscalía investigó las cuentas bancarias de González y se comprobó que, por el contrario, los pagos habían sido a Alamo y Domínguez, y a su empresa Sports Managing LLC por una suma mayor a $700,000.

"Ante esta evidencia, la fiscalía exonera a Suárez de cualquier vínculo con González'', agregó el abogado. "Es la propia investigación de ese caso donde se le condena a Suárez que aparece la evidencia de la traición de González, y su asociación con Alamo y Domínguez''.

En medio de toda la vorágine, Suárez le pregunta a la fiscalía si en el futuro podría demandar a estas personas por los perjuicios que le habían causado y la respuesta fue satisfactoria.

Según las declaraciones juradas de Fariñas y el propio Suárez, los dos "empresarios'' se dedicaban desde hacía tiempo al contrabando de peloteros cubanos y como ejemplo ponen los casos de Soler (Cachorros), a quien sacaron en lancha rápida rumbo a Haití en el 2011, y a Castillo (Medias Rojas), de quien obtuvieron una cifra de entre $6 y $8 millones por sus servicios.


Entre esos servicios se encuentran la obtención de residencias en terceros países, requisito indispensable para alcanzar la agencia libre y negociar contratos con las Mayores, algo que, de acuerdo con los testimonios, costó en sobornos a las autoridades migratorias de Haití unos $40,000 para Soler y unos $60,000 para Castillo, el pelotero cubano con el contrato más abultado, $72.5 millones.

Queda por ver, ahora, la respuesta de los demandados, pero de llegar a corte este evento legal promete develar muchos de los misterios sucios que giran alrededor del contrabando de peloteros cubanos.

"Muchas veces solo se ven los jonrones y las grandes jugadas de estos jugadores, pero se ignora todo ese mundo criminal que se mueve alrededor de ellos'', recalcó Avelino González. "Esto debe parar''.

Demanda contra pelotero cubano revelaría secretos turbios del contrabando humano Demanda contra pelotero cubano revelaría secretos turbios del contrabando humano Reviewed by Daniel de Malas on miércoles, enero 20, 2016 Rating: 5

1 comentario

  1. A medida que va pasando el tiempo van tratando de ir dando la vuelta para al final ser demandantes cuando la realidad es que el traficante es el propio gilberto y el es quien le da los peloteros a jaime torres no al reves quien los saca de cuba y le paga a todos que hacen el trabajo sucio es gilberto suarez

    ResponderEliminar

Post AD