Header AD

El Latino enloquece con los cubanos de la MLB


Por Abraham Jiménez/Fotos: Roberto Ruiz

Cuando el grupo de jugadores y directivos de la Major League Baseball (MLB) entraron al estadio Latinoamericano de La Habana el piso retumbó con la algarabía. El puñado de aficionados enloqueció, no pudieron aguantar la euforia y estallaron al presenciar de cerca a sus estrellas.

La comitiva de las Grandes Ligas pasó (incluso hasta los mismísimos Miguel Cabrera, Nelson Cruz y Clayton Kershaw), pero todas las miradas se dirigieron a los cubanos. El retorno de sus ídolos a uno de los templos sagrados del béisbol en Cuba, la vuelta de sus hijos.

Al bajar del autobús, Yasiel Puig, con la emoción en el rostro, nos dijo: “Este no es mi estadio de Cienfuegos pero es el más grande de Cuba, créeme, nunca pensé regresar y que me recibieran los aficionados de esta manera. Me he emocionado mucho, así es como se siente a la tierra de uno”.

Después, el grupo MLB se dirigió a los dugouts para alistarse y comenzar la primera de dos clínica para niños que realizarán en la isla (la otra será en Matanzas). Luego, comenzó la actividad. Varias glorias de la pelota cubana se unieron y en conjunto con los Grandes Ligas formaron varios grupos de niños por toda la grama del Latino.

Alrededor del box, Pedro L. Lazo y Kershaw se encargaron de perfeccionar los windup de los infantes. Tras el home plate, Pedro Medina y Brayan Peña guiaron los tiros de los noveles receptores a la inicial. En la medialuna, Abreu, Ramírez y Rey Vicente Anglada aleccionaron sobre las posturas para fildear. Y en los jardines, Puig y Orestes Kindelán ajustaban el swing de los pequeños peloteritos.

Luis Giraldo Casanova que andaba merodeando el estadio nos destacó: “No hay dudas que esto es algo increíble y que parecía impesado hace un tiempo atrás. Estamos avanzando, que los cubanos que se hayan ido por cualquier vía vuelvan y los recibamos es una cosa muy grande. Lo único que yo veo mal es que ahora tampoco ellos pueden ser los héroes y los que estamos aquí quedarnos en el olvido. Todos somos de Cuba, pero todos merecemos el mismo trato”.

Guarneciéndose del sol encontré a Joe Torre, director de operaciones deportivas de la MLB, que conversaba en un pausado inglés con Tony Clark, director ejecutivo de la asociación de jugadores de Grandes Ligas, . Torre le decía: “Pronto estaremos aquí, este sol tiene que caer en la primavera sobre los equipos de Grandes Ligas. Creo que después de ver esto, ya es un hecho”.




El Latino enloquece con los cubanos de la MLB El Latino enloquece con los cubanos de la MLB Reviewed by Daniel de Malas on miércoles, diciembre 16, 2015 Rating: 5

7 comentarios

  1. Solo mirar la Cara de Higinio no comentare

    ResponderEliminar
  2. Solo mirar la Cara de Higinio no comentare

    ResponderEliminar
  3. De malas, polémica a parte de los paisanos acabo de leer las declaraciones de Casanova sobre la visitas de estos( como les digo héroes o traidores) te juro que me partió el alma un tipo como Luis G que pudo haber sido millonario en la MLB muriéndose de hambre de una u otra manera, alcoholico y diciendo que no los olviden por qué su único delito fue creer en ese régimen y quedarse en cuba. Señor pelotero como dicen arriba en este artículo, ellos tienen dólares y pueden influir de una forma u otra en la desicion de la MLB, tú Señor pelotero tú y todos los que creyeron en ese gobierno ahora son un problema para ellos y por demás ustedes no le aportan nada ni dolates ni ganancias de ningún tipo, con lo cual de malas me da una profunda tristeza y una profunda lastima por esas glorias del deporte cubano.

    ResponderEliminar
  4. Esta todo muy bien ,,bienvenidos los que tienen sus vidas aseguradas,millonarios que traicionaron los ideales,,pero tomaron la desision de un futuro mejor,,con bomos y platillos...Y que pasara por la mente de los Urquilas,,Casanovas e infinitos nombres de atletas que pudieron garantizar sus vidas y la de sus familiares popr el resto de sus vidas y fueron fieles a sus principios revolucionarios u otros motivos no se fueron y ahora estan en la miseria e olvidados viviendo de memorias y medallas pero en la lucha del cubano para poner un plato de comida en la mesa.Viva la Hipocrecia y la falta de verguenza..Jorge Leon

    ResponderEliminar
  5. En una situacion de normalidad esto no tendria que ser mas que un evento de menor importancia, en la finca de los hermanos Castro la normalidad no existe. Alguien le pregunto a Alejandro (el turco) Castro, si pidio perdon en nombre de su padre o esta enfocado en su carrera de Agente de peloteros cubanos en MLB. Seguro que no para de repetir la escena de la pelicula...."show me the money!!

    ResponderEliminar

Post AD