Header AD

El béisbol cubano grita por un cambio de mentalidad.



Por Ariel de Malas.

Partamos de la siguiente premisa: las pésimas relaciones entre Cuba y Estados Unidos han marcado el pasado de todos los cubanos. Sin importar dónde vivimos, nuestras vidas siempre han estado atadas a políticas absurdas que no han hecho más que dividirnos. Hoy estas relaciones pretenden cambiar. Un movimiento, aunque sea de dirección incierta, es mucho mejor que seguir estancados en el tiempo.

El béisbol en Cuba, por suerte, ha sido uno de los primeros puntos de contactos entre estas dos naciones. 

¿Por qué “el béisbol”? Primero, porque en Cuba los peloteros se dan como el marabú y los resultados son palpables. Segundo, porque la MLB funciona como un reloj: antes de los movimientos políticos, ya tenía estudiado el campo, las posibilidades y hechos todos los cálculos necesarios para demostrar un secreto a voces, el béisbol en Cuba es dinero.

¿Por qué “por suerte”? Porque la pelota en Cuba necesita un cambio y este cambio debe ser brusco. Necesita, sobre todo, un cambio de enfoque. Cuba invierte tiempo y algo de dinero en la práctica del béisbol desde edades muy tempranas de los jugadores. Lo más normal sería que este esfuerzo de tantas personas -profesores y familia- tenga como objetivo final un deportista integral, con posibilidades reales de ganarse la vida en dependencia de su calidad y que produzca riquezas para invertir en el desarrollo del béisbol en la Isla. Esto no quiere decir que el jugador se convierta en una mercancía, sino que un pelotero puede ser tratado como un médico que va a otro país de misión o un profesor de la universidad. Esto equivale a decir que el funcionamiento de la pelota en Cuba debe modificarse completamente. Mientras más pueda ganar un jugador, más posibilidades de crecimiento tiene el béisbol. Es necesario, además, profesionalizar la estructura de dirección y convertir al deportista y la Serie Nacional en el centro. No puede ser que en Cuba solo se haya podido contratar un puñado de peloteros y que otros muchos, por sus medios, ya hayan encontrado opciones en otras tierras. No puede ser que los contratos no se respeten, que la CNB parezca una marioneta, que mienta y que se oculte la información. No puede ser que no se tome en cuenta el descanso de los deportistas, que no tengan trajes los refuerzos de Granma, que el calendario de la Serie no se adapte al del mundo o que, para definir los clasificados, sea necesario esperar un mes.

El béisbol grita por un cambio de mentalidad. Cuba y los cubanos necesitamos un cambio de mentalidad. Son tan importantes los Juegos Olímpicos como los anillos del Duque, ambos forman parte de nuestra historia y hemos estado muy orgullosos de ella. Ya no existen desertores. Ya la época de los que se fueron y los que se quedaron pasó. Ya Puig está en el Hotel Nacional, ya Abreu vio a su hijo, ya Industriales jugó en Miami, ya los peloteros de antes dan entrevistas en programas extranjeros y defienden sus criterios. Ya tenemos que cambiar. Ya Ordoñez se sienta a mi lado en el Latino y a pocas sillas de él está Gurriel. Es urgente aglutinarlos. A Casanova no le puede preocupar quedarse en el olvido, él ya hizo su historia, defendió sus principios, y es la CNB la que lo tiene que poner en su sitio. 

Lo que ocurre en La Habana en estos días es un ultimátum. El béisbol en Cuba necesita reinventarse, necesita dinero, necesita vida. La CNB tiene que aprender de la MLB. Esto es un negocio para ambos. Si no se aprende, se perece. Este es el último tren para remodelar el béisbol en Cuba y no se le pide más a la CNB que estar a altura del momento.
El béisbol cubano grita por un cambio de mentalidad. El béisbol cubano grita por un cambio de mentalidad. Reviewed by Ariel de Malas on domingo, diciembre 20, 2015 Rating: 5

1 comentario

  1. Estoy de acuerdo contigo, hace falta cambiar la mentalidad, pero no solo la CNB, también la tiene que cambiar quienes dirigen a los que dirigen la MLB. No es posible aceptar imposiciones, porque el otro es mas fuerte, hay que respetarse y de seguro se hallaran soluciones factibles para el deporte y el béisbol en particular. Por ultimo, no creo que solo el béisbol en Cuba tenga que aprender del béisbol de la MLB, también estos últimos tienen que aprender de Cuba, quien ha tenido muchísimos resultados y que como bien tu dices da peloteros como el marabú. Por lo demás muchas felicidades por tu estreno

    ResponderEliminar

Post AD