Header AD

Progreso a paso lento pero seguro en relaciones Cuba-EEUU


Por Jorge Morejón

El comisionado Rob Manfred dijo que al menos diez equipos están explorando la posibilidad de jugar partidos de exhibición en Cuba durante la pretemporada del 2016.

El anuncio, hecho durante la reunión de gerentes generales en Boca Ratón, Florida, es un paso más hacia la restauración total de las relaciones beisboleras entre dos países separados por una estrecha franja de mar de 90 millas.

Pero, a juzgar por los recientes acontecimientos del béisbol político o la política beisbolera que se practica en la isla, todo luce a que las autoridades de allá exigirán que los equipos que vayan no lleven en sus filas a cubanos desertores.

Luego de anunciar que transmitirían en diferido los juegos de la Serie Mundial (no tenían los derechos para transmitirlos en vivo y directo), decidieron no hacerlo, obviamente, por la presencia de Yoenis Céspedes y Kendrys Morales, en los Mets de Nueva York y los Reales de Kansas City, respectivamente.

Si eso pasó con partidos a la distancia, entonces es imposible imaginar que aquellos que una vez brillaron con los Industriales, Villa Clara o Ciego de Avila, por ejemplo, puedan regresar a jugar enfundados ahora en el uniforme de una franquicia de Grandes Ligas.

Lo más seguro es que los negociadores de este lado cedan a esa demanda y sigan adelante, con tal de acceder a la inagotable fuente de talento que siempre ha sido Cuba y que hasta 1959 fue el principal emisor de peloteros extranjeros hacia las Mayores.

¿Cómo será ese acceso directo a los peloteros cubanos sin necesidad de que estos tengan que escapar durante competencias internacionales o arriesgar su vida en precarias embarcaciones?

Cuba -- y cuando digo Cuba me refiero a sus autoridades -- quiere actuar como agente de sus jugadores, como ha ocurrido cuando peloteros han sido enviados a ligas profesionales como Japón o México.

Entonces, el Estado-agente ha determinado por sí solo y el jugador simplemente ha ido a cumplir con la tarea asignada, sin poder decidir o hacer valer su propia opinión.

Eso, sin contar la comisión, que supera con creces lo que cobra un representante de jugadores en Estados Unidos y la sobreexplotación a que son sometidos los peloteros, que además de Japón, por ejemplo, tienen que participar en las Series Nacionales y en cuanto evento internacional de poca monta aparezca en el horizonte.

Si esa no es una forma moderna de esclavitud, que venga un catedrático de la lengua española y le dé un nuevo significado a eso.

Las Grandes Ligas no deben permitir que eso suceda cuando llegue el momento de negociar y en las conversaciones deben incluirse representantes del poderoso sindicato de jugadores, para que velen por los intereses de sus futuros miembros.

La manera más racional, si bien no es ideal o justa, sería establecer un sistema de posteo, como el que existe con Japón y Sudcorea.

O sea, los equipos interesados en la contratación de tal o más cual jugador deben pagar un monto determinado a las autoridades cubanas por los derechos a negociar con ese pelotero.

Pero este, a su vez, tendría el derecho y la libertad de contratar a un representante deportivo en Estados Unidos que, por el precio justo y no con una mordida leonina, le asesoraría para finiquitar su contrato con la franquicia de Grandes Ligas.

Llamémosle a ese monto del sistema de posteo una suerte de compensación por los recursos que el Estado cubano invirtió en el desarrollo de su jugador, aunque en el mundo ideal, el pelotero debería tener la completa y absoluta libertad para decidir sobre su vida y su futuro.

¿Acaso el gobierno de República Dominicana, principal país exportador de peloteros extranjeros a las Mayores, cobra una tarifa a los equipos de Grandes Ligas por los derechos de negociar con sus prospectos?

No, simplemente cada joven quisqueyano firma con quien le parezca mejor para sus intereses.

Obviamente, todavía hay obstáculos extradeportivos, que pasan por el cada vez más debilitado embargo comercial, vigente desde 1962 y que el presidente Obama ha ido agrietando paulatinamente con acciones ejecutivas.

La eliminación de todo el entramado legal que significa el embargo está en manos del congreso, que por ahora se niega a desmantelarlo mientras no haya señales de democratización en la isla.

Pero quién sabe si Obama, de un plumazo, puede hacer una nueva excepción en materia deportiva, específicamente en el caso del béisbol.
Progreso a paso lento pero seguro en relaciones Cuba-EEUU Progreso a paso lento pero seguro en relaciones Cuba-EEUU Reviewed by Daniel de Malas on jueves, noviembre 12, 2015 Rating: 5

6 comentarios

  1. Correccion: el gob. de Republicana Dominicana no cobra tarifa por el derecho de negociar sus prospectos ya que no se gasta un centavo en ellos, estos provienen de granjas de equipos de grandes ligas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Corrección a anonimo:Eso es el caso de Dominicana,es cierto que lli todas las franquicias tienen granjas.Pero que dices de Venezuela Mexico Aruba Curazao Italia o cuanto país tiene peloteros que juegan GL y ninguno cobra ? Quisiera ver que corrección vas a hacer.

      Eliminar
    2. No puedo hacer ninguna correccion porque eso que usted dices no me costa.

      Eliminar
  2. Al Anon. de las 11:38, no sueltes preguntas y da los hechos como son. Cobran acaso los países mencionados? sueltame la respuesta y con evidencias. Arriba, espero por tu amable respuesta. Pero cuidado con lo que dices, no creas que está jugando con ignorantes del tema.

    ResponderEliminar
  3. Ven aca 14:33 si eres sabio en el tema o ignorante no es cosa que me importe.La cosa es asi de simple si lees bien alli dije que ningun país (lease gobierno) de esos que menciono ni cobra por sus jugadores y mucho menos los representa como hace Cuba a través de Cubadeportes.Todos los peloteros que tienen contratos profesionales con MLB tienen un agente que los representa y en unos casos les cobran el 4% otros el 5% pero nunca el gobierno de esos países cobra por tener peloteros en MLB.Complacido Al Anon 14:33 ?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. y yo me meto en este lio dando mi opinion y repito lo antes dicho, ningun gobierno se gasta un centavo en el desarrolo de los peloteros nativos son las granjas que tienes los equipos de grandes ligas en rep dominicana, y mas bien el gobierno cobra impuestos porque a fin de cuentas estas funcionan como empresas que invierten, y en caso de los jugadores de otros paises se inician bien pequeños en sus paises de origen pero muchos van a las mismas granjas que hay en dominicana para jugar en las ligas de verano si estoy equivocado por favor que alguien me corrija y diga la cosa como es

      Eliminar

Post AD