Header AD

Premios al guante de oro merecen revisión

Andrés Quiala debió ser Guante de Oro. Foto: Reynier Batista Morales.
Por Yirsandy Rodríguez
Usualmente se escucha decir en el circuito del béisbol cubano, que los merecedores del Guante de Oro son aquellos jugadores que acumularon los más altos porcentajes defensivo.

Sin embargo, a nivel internacional se mira más allá de lo que pueda decirnos la típica estadística que recoge las imprecisiones defensivas, al menos algunas de las que se registraron,  pero no se le da crédito a todo el desempeño que pueda realizar un atleta en el diamante de béisbol, sea jugador del cuadro o jardinero.
En la actualidad, las métricas que se utilizan son bien avanzadas. Por ejemplo, en Grandes Ligas, es más importante conocer cuál es el jugador que más carreras es capaz de evitar al equipo contrario con sus jugadas, y no aquel que almacene un gran average de fildeo, y ocupe un corto rango defensivo que no alcance crear un out más allá de una jugada de rutina.
Por el momento no creo que exista tecnología para cuantificar el DRS (Carreras salvadas a la defensiva), o el UZR(Sistema de GPS que muestra la cobertura defensiva de un jugador en el terreno de juego). En tanto, sí se puede agregar a nuestra evaluación el RF (Factor de Rango Defensivo), con una fórmula sencilla sin tanta complejidad, que muestra la veracidad de un jugador con sus chances defensivos por cada nueve entradas, o por cada partido. Es difícil que un jugador con poca movilidad sea capaz de generar más oportunidades con el guante, que otro jugador de la media, o por debajo de la media, por lo que RF nos dice mucho más de los que podamos analizar a simple vista.
Desde mi visión, la presente lista de guantes de oro escogidos por la prensa y la dirección nacional, careció de análisis e investigación, algo que en ocasiones nos golpea, pues se dejan atrás actuaciones realmente meritorias.
A su disposición queda esta búsqueda que realicé en cuanto a datos defensivos más profundos y están a nuestro alcance en pos de evaluar con más certeza a nuestros jugadores.
Para comenzar tomaremos los registros de los jugadores que más se desempeñaron en la segunda base, donde los resultados no hayan en una posición muy cómoda a Michael González, quien fue galardonado con el guante de oro.
La tabla está ordenada por la métrica cobertura defensiva.

Leyenda:
JJ: Juegos jugados. INN: Inning participados. TLA: Total de lances acertados. O: Out realizados. A: Asistencias. E:Errores cometidos. TL: Total de lances. AVE: Porcentaje de fildeo. DP: Doble play realizadas. TP: Triple Play realizados. VZR: Valor de zona en rolling. Cob: Cobertura defensiva. Pivot: Porcentaje de pivot en jugadas de doble matanza. FR: Factor de Rango.
Introducción de la métrica cobertura defensiva
El valor de zona es una estadística que confeccioné a partir de todas las conexiones de rolling por la segunda base, incluyendo las que fueron hacia el centro del terreno, o a la izquierda de los camareros, siendo aceptada o no. La cobertura defensiva es la métrica que nos dice cuantos batazos pudo convertir en out de todos los rodados que fueron bateados por su zona mientras estuvo defendiendo el jugador.
Expuestos los datos, podemos apreciar que Michael González —titular del año en la posición— no gozó de una buena cobertura defensiva con 0,42, y fue colocado en el último lugar entre los ocho intermedistas que jugaron regularmente en la campaña. Asimismo, Dainier Gálvez lideró todo el béisbol con 0,80 de cobertura, en el aspecto pivot con 0,36, además de participar en 99 jugadas de doble matanza, y contar con la colaboración de Alfredo Rodríguez en las paradas cortas, quien se adueñó del guante de oro. Desde mi perspectiva, la mancuerna defensiva Rodríguez-Gálvez, mereció ser escogida la más sobresaliente por sus resultados alrededor del segundo saco.

Otra posición donde se hizo muy poco análisis, y se terminó dando un premio equivocado —desde mi óptica—, fue la tercera base. José Castañeda fue exonerado de un guante de oro en la posición, cuando calificó como el mejor jugador —por mucho— en la temporada. Tengan en cuenta que Castañeda con 68 partidos para los Cachorros de Holguín, fue el cuarto jugador que más participó, siendo el puntero en el total de asistencias, y el mejor en porcentaje de fildeo y factor de rango.

De las decisiones en los jardines me sorprendió que no incluyeran a Andrés Quiala, quien cometió dos marfiladas, pero realizó 12 asistencias —la mitad de ellas con Pinar del Río.
¿Fue menos meritoria su campaña, o fue vista menos mediática?
Dayron Blanco completó una gran campaña con Industriales, en la que no cometió errores en 67 lances, pero en ocasiones parecía muy inexperto a la hora de decidirse a fildear.
Andrés Quiala estuvo muy parejo con Blanco, pero tuvo mejor capacidad a la hora de detener a los corredores en los senderos, participó en par de jugadas de doble play, y se encargó de realizar un trabajo más íntegro para mi visión.
Orlando Lavandera es un virtuoso jardinero de una excelente capacidad para dar lectura a elevados, pero la temporada de Yordanys Linares debió ser más ponderada. Linares realizó 12 asistencias desde el centro del terreno, con tres errores, pero 23 partidos y 153 entradas más jugadas que Lavandera en su posición.
Si se escogieron tres jardineros al azar, cabía la posibilidad de escoger a alguno de estos excelentes jugadores, mirando más allá de su porcentaje defensivo, pues el béisbol te dice más que eso y aunque ya no hay vuelta atrás con los premios, la mentalidad debe cambiar, y más a la altura de 2015, cuando tenemos tantas maneras de evaluar jugadores, y tantas estadísticas en nuestras manos.
Para hacer una valoración del desempeño de un jugador, debemos ver sus picos de rendimientos y su comportamiento de una forma menos generalizada. Analizarlos por cada parámetro que sea indispensable en el juego y así hallaremos realmente a un verdadero ganador del guante de oro. Sin dudas, se impone revisar nuestra política de selección.
Premios al guante de oro merecen revisión Premios al guante de oro merecen revisión Reviewed by Daniel de Malas on martes, abril 28, 2015 Rating: 5

3 comentarios

  1. Sr. Periodista, su análisis es inteligente, lógico, atemperado a la vida del siglo 21, el único problema es que la FCB es del siglo 19, sus jefes son un desastre, y la pelota cubana esta a la deriva, asi que pedir este analisis en la FCB es como depir peras al olmo.

    ResponderEliminar
  2. Siempre es lo mismo. Le dan los premios a los que salen por la televisión y si son de Industriales mas rapido todavia.

    ResponderEliminar
  3. gracias amigo por poder a acceder a mi hermano y saber que es tan bueno en lo que hace. Caridad Perez Quiala

    ResponderEliminar

Post AD