Header AD

Holanda, el fantasma beisbolero de Cuba


Holanda fue victimario de Cuba en el Clásico 2013, pero la verdad se remonta a un pasado que muchos se niegan a recordar

Por Aldo Luberta Martínez, de su blog personal Por Mano Propia.

Las asiduas derrotas, sobre todo en la última década, de la escuadra cubana de béisbol ante su similar de Holanda, han provocado un sinnúmero de comentarios, expelidos estos por especialistas y aficionados, sean avezados o no. Ellos, sin excepción, rememoran, constantemente, por ejemplo, la victoria, 2 anotaciones a una, que los representantes de la tierra de los tulipanes obtuvieron ante los nuestros en la discusión del título del último Campeonato Mundial de Béisbol; o la blanqueada recibida por los lanzadores holandeses, 6 carreras a 0, en un partido de preparación, previo al III Clásico Mundial; o las 2 derrotas, 6-2 y 7-6, que sufrimos en el mencionado evento, sobre todo la última que, por si fuera poco, nos eliminó del mencionado evento, y, a su vez, esfumó toda posibilidad cubana de aspirar a la tan cacareada meta de clasificar a la fase de semifinales, concretada en la ciudad estadounidense de San Francisco, California, para de esa manera colocarnos entre los 4 grandes del béisbol mundial.


¿Holanda? Sí, Holanda, aunque a muchos le sorprenda. Holanda, aunque a muchos le duela. Holanda, que, aunque parezca increíble, y hablando en buen cubano, “se la planta’o bonito” a nuestra escuadra de béisbol provocándole, además, derrotas que, por ejemplo, y continúo ejemplificando, han significado el fin del invicto de Cuba, en cuanto a béisbol refiere, en Juegos Olímpicos.

Retrocedamos poco más de 14 años en el tiempo.

Año 2000. En el lapso comprendido entre los días 15 de septiembre y 1 de octubre se festeja la XXVII edición de los Juegos Olímpicos de la Era Moderna. Australia, “la isla continente”, por segunda ocasión en la historia, se convierte en sede de este tipo de eventos. En 1956 correspondió a Melbourne; en los albores del III Milenio, Sydney recibió la gracia

La delegación cubana asiste con el pronóstico de varias posibilidades de títulos, y, al mismo tiempo, con varias posibilidades de repetir títulos. En el caso anterior se hallan, por solo citar algunos, el luchador grecorromano, Filiberto Azcuy, 69 kilogramos; Félix Savón Fabré, boxeo, 91 kilogramos, en las disciplinas individuales; mientras que en las colectivas se señalaban a las féminas del voleibol y la, hasta entonces poderosa, e invicta en Juegos Olímpicos, selección de béisbol.

El béisbol, como tópico particular, había debutado como deporte olímpico en la, tan recordada, versión de Barcelona, en 1992. Cita donde, de manera fácil y contundente, hicieron “sonar los aluminios”, para, así, lograr una de las 14 medallas de oro que la delegación de la mayor de las Antillas conquistó en la capital de Cataluña; cantidad de títulos que colocaron a Cuba en el quinto lugar del medallero final de los Juegos. (Voleibol, F; Odalys Revé, judo, 66 kilogramos, Maritza Martén, lanzamiento de disco; Javier Sotomayor, salto alto; Héctor Milián, 100 kilogramos, lucha grecorromana; Alejandro Puerto, 57 kilogramos, lucha libre; Rogelio Marcelo, 48 kilogramos, boxeo; Joel Casamayor, 54 kilogramos, boxeo; Héctor Vinent, 63.5 kilogramos, boxeo; Juan Carlos Lemus, 71 kilogramos, boxeo; Ariel Hernández, 75 kilogramos, boxeo; Félix Savón Fabré, 91 kilogramos, boxeo; Roberto Balado Méndez, más de 91 kilogramos, boxeo; y, finalmente, el béisbol).

Actuación cubana en el béisbol de los Juegos Olímpicos, Barcelona’ 1992:

Selección: Receptores: Alberto Hernández y José Raúl Delgado. Jugadores de cuadro: Lázaro Vargas, Lourdes Gourriel, Antonio Pacheco, Juan Padilla, Germán Mesa, Luis Ulacia, y Omar Linares. Jardineros: Víctor Mesa, Ermidelio Urrutia, José Estrada, y Orestes Kindelán. Lanzadores: Osvaldo Fernández, Rolando Arrrojo, Juan Carlos Pérez, Giorge Díaz, Omar Ajete, Jorge Luis Valdés y Orlando Hernández.

Cuba, en los Juegos Olímpicos de Barcelona’ 1992, en la etapa clasificatoria, venció, por ese orden, a República Dominicana, 8-0; a Italia, 18-1; a Japón, 8-2; a Estados Unidos, 9-6; a España, 18-0; a Puerto Rico, 9-4; y a Taipei de China, 8-1; en la fase semifinal derrotó a Estados Unidos, 6-1; y en la discusión del título arrolló, de manera inobjetable, a Taipei de China, 11-1. De esa manera, Cuba, obtenía el primer título que se disputaba en el béisbol, en lo que respecta a la historia de los Juegos Olímpicos de la Era Moderna.

4 años después

La ciudad estadounidense de Atlanta acoge, sorpresivamente, la edición número 26, de las olimpiadas modernas. Muchos afirman, me encuentro entre esos que lo aseguran a gritos, que los Juegos del Centenario le correspondían, por derecho a Atenas, Grecia, no obstante, la cúpula directiva del Comité Olímpico Internacional decidió, tras la tradicional votación, que Atlanta sería la escogida, y así fue. Estados Unidos, por cuarta ocasión organizaba la gran fiesta del deporte mundial: San Luis’ 1904, Los Ángeles’ 1932, Los Ángeles’ 1984, y Atlanta’ 1996.

Los cubanos, en pleno, estábamos convencidos de que repetir la actuación de Barcelona’ 1992, era como, y acá parafraseo a Herrerita, amigo y comediante, “como intentar hacerle un legrado a una pulga”, empero, y con el optimismo que nos caracteriza, aspiramos, siempre, a un buen desempeño, y, en buena medida, se logró, aunque, e insisto, los 9 títulos obtenidos en Atlanta’ 1996 distan, en demasía, de los 14 logrados en Barcelona’ 1992 (Voleibol, F, Driulis González, 56 kilogramos, judo; Filiberto Azcuy, 74 kilogramos, lucha grecorromana; Pablo Lara, 75 kilogramos, levantamiento de pesas; Maykro Romero, 51 kilogramos, boxeo; Héctor Vinent, 63.5 kilogramos, boxeo; Ariel Hernández, 75 kilogramos, boxeo; Félix Savón Fabré, 91 kilogramos, boxeo; y, finalmente, el béisbol).

Actuación cubana en el béisbol de los Juegos Olímpicos de Atlanta’ 1996:

Selección: Receptores: Alberto Hernández y Juan Manrique. Jugadores de Cuadro: Lázaro Vargas, Antonio Scull, Juan Padilla, Antonio Pacheco, Eduardo Paret, y Omar Linares. Jardineros: Miguel Caldés, Rey Isaac, José Estrada, Luis Ulacia, Orestes Kindelán, Lanzadores: José Ariel Contreras, Pedro Luis Lazo, Eliecer Montes de Oca, Ormari Romero, Omar Luis, Jorge Fumero, y Omar Ajete.

Cuba, al igual que en la ciudad condal, obtuvo, nuevamente, de manera invicta el título en el béisbol de los Juegos Olímpicos, aunque, y es algo que exponen los score de cada partido, comenzaron a notarse serios problemas de pitcheo.

Veamos.

La selección cubana venció, en la etapa clasificatoria, a Australia, 19-8; a Japón, 8-7; a Holanda, 18-2; a Corea del Sur, 14-11; a Italia, 20-6, a Estados Unidos, 10-8; y a Nicaragua, 8-7. En la semifinal volvieron a derrotar a los “nicas”, pero con marcador de 8-1, mientras que en la discusión del oro dispusieron de los japoneses 13-9, en un partido donde los cubanos conectaron 7 cuadrangulares (Miguel Caldés, Orestes Kindelán, Eduardo Paret, Luis Ulacia y Omar Linares que conectó 3, cada uno por una banda diferente).

Holanda, el primer verdugo en Sidney’ 2000

Dos coronas olímpicas y una impecable actuación, exhibía el béisbol cubano antes de asistir a los Juegos de Sidney, en el año 2000. Para la ocasión, y tras la aplastante derrota sufrida ante la escuadra de Japón en la Copa Intercontinental de Barcelona’ 1997, la Federación Cubana había designado a Servio Borges como Director Técnico de la selección de béisbol. Jorge Fuentes, manager en Barcelona’ 1992 y Atlanta’ 1996, había sido destituido; así como Alfonso Urquiola, que estuvo al frente de la escuadra en el período comprendido entre 1998 y 1999, y que obtuvo, con grandes dificultades, títulos como el de los Juegos Panamericanos’ 1999, celebrados en Winnipeg, Canadá.

Todos queríamos el tercer título olímpico de nuestro equipo de pelota, y, de ser posible, que este ganara, vapuleara, destrozara, arrollara, a cuanto rival se interpusiera en el camino al oro.

Selección: Receptores: Juan Manrique y Ariel Pestano. Jugadores de cuadro: Antonio Scull, Antonio Pacheco, Oscar Macías, Germán Mesa, Danel Castro, Omar Linares, Gabriel Pierre, y Orestes Kindelán. Jardineros: Miguel Caldés, Luis Ulacia, Yasser Gómez, Javier Méndez, y Yobal Dueñas. Lanzadores: José Ibar, Yovani Aragón, Lázaro Valle, José Ariel Contreras, Pedro Luis Lazo, Omar Ajete, Norge Luis Vera, y Maels Rodríguez.

En el primer partido de la etapa clasificatoria los cubanos enfrentaron a Sudáfrica; no obstante del fácil resultado, 16-0, llama la atención, lo que a mi parecer, resultó el primer desliz de la dirección técnica, liderada, insisto, por Servio Borges, a quien no pocos apodan “El brujo”. Frente a los sudafricanos Norge Luis Vera, lanzador abridor, estaba dando juego perfecto; Vera tenía la gran posibilidad de convertirse en el primer pitcher en propinar un partido de ese tipo en Juegos Olímpicos, no obstante fue sustituido en el sexto inning por José Ariel Contreras, y este, a su vez, en el séptimo, por Maels Rodríguez. Pudo haber sido un juego perfecto a 3 manos, pero no sucedió. En la novena entrada, Gabriel Pierre que había reemplazado a Omar Linares, en la tercera base, cometió error sobre un lance relativamente fácil que privó, reitero, de concretar el juego perfecto. Días más tarde, revisando archivos, hallé que en Campeonato del Mundo, Nicaragua’ 1972, José Antonio Huelga venía tejiendo una faena impecable ante el equipo de la extinta República Federal Alemana, cuando, también de manera sorpresiva, fue reemplazado por Santiago Mederos Iglesias, “Changa”. En esa ocasión, Servio Borges, “El brujo”, también privó a un lanzador, a un equipo, de concretar el sueño de un juego perfecto. En 1972, “Changa” fue bateado con oportunidad, e incluso la débil escuadra de la entonces RFA no solo rompió el cero hit, sino también el cero carreras.

La segunda presentación de Cuba, en el béisbol de los Juegos Olímpicos de Sidney’ 2000, fue ante Italia, y correspondió victoria de 13 anotaciones a 5; en ese partido, los nuestros tuvieron que venir de abajo en la parte baja de la tercera entrada para igualar las acciones a 5 carreras, porque en la parte alta del mencionado inning, y con el score 3-0 a favor de los cubanos, el equipo “azzuro” bateó a sus anchas frente al abridor Yovani Aragón, para lograr pisar el home en 5 oportunidades.

Cuba, luego de salir airoso ante Italia, sonrió frente a Corea del Sur, 6-5; juego en el que también tuvo que descontar una desventaja de 4 anotaciones, produciendo 5 carreras en la primera parte de la sexta entrada. Los asiáticos lograron la igualada en el inning de la suerte, y en el octavo la selección criolla anotó la que a la postre iba a definir el score final del encuentro.

Con tres victorias en igual cantidad de presentaciones Cuba tenía que medir a Holanda, y… Resulta que de este partido, motivo, a su vez, de esta larga consecución de ideas, se habla poco. Apenas se recuerda que fue la antesala de las derrotas sufridas por nuestra escuadra, ante los tulipanes, en las últimas fechas.

Para ese partido la dirección técnica del equipo Cuba, liderada, no olviden, por Servio Borges, “El brujo”, abrió con la siguiente alienación: Luis Ulacia (LF), Yobal Dueñas (CF), Omar Linares (3B), Orestes Kindelán (1B), Antonio Pacheco (2B), Oscar Macías (D), Miguel Caldés (RF), Ariel Pestano (R), Germán Mesa (SS), y el lanzador abridor Norge Luis Vera. Una magnífica alineación que, sin dudas, debía propiciar a Cuba su cuarta victoria en línea, y, de esta manera mantaner la condición de invicto en Juegos Olímpicos.

Cuba, que mostraba la condición de visitador, rompía el marcador en el mismo primer inning, cuando, tras 2 outs, Omar Linares conectaba largo cuadrangular, para, tempranamente, colocar a nuestra selección en posición ventajosa, aunque por margen estrecho.

Imaginamos que la conexión de Linares significaría solo una muestra de lo que vendría después, y nos equivocamos en pleno. Ese hit fue, apenas, el primero de 7 espaciadas conexiones; esa anotación, que representó, paupérrimamente, la ventaja, vino acompaña de otra, en el inning número 9, cuando Javier Méndez, bateador emergente por Luis Ulacia, impulsó a Orestes Kindelán. En ese momento del juego Holanda vencía a Cuba, 4-1, y la conexión, del número 17 de los equipos capitalinos, selló el 4-2 final desfavorable a los nuestros.

Recuerdo que, al caer el último out, no daba fe a lo que ante mis ojos se mostraba: Un cabizbajo equipo nacional cubano de béisbol se retiraba del estadio al caer vencido, asombrosa y sorpresivamente, por su similar de Holanda.

– Con 7 hits no se gana un juego- comentó mi padre, tan, asombrado y sorprendido, como yo, o más asombrado y sorprendido, que yo.

Sí, porque fueron apenas 7 hits: Luis Ulacia (3-1), Yobal Dueñas (5-1), Omar Linares (4-1), Orestes Kindelán (4-2), y Antonio Pacheco (3-2). El equipo holandés no solo dominó a los bateadores de la poderosa escuadra cubana, sino que no creyó en Norge Luis Vera, uno de los mejores lanzadores de la, e insisto, poderosa escuadra cubana. Vera, en apenas 2 inning y un tercio, permitió 2 hits, otorgó una base por bolas, y permitió 4 carreras, todo, lo anterior, en la tercera entrada.

Tras esa derrota, Cuba venció a Australia, 1-0, a Estados Unidos, 6-1, a Japón, 6-2; en la fase semifinal enfrentó, y venció a Japón, 3-0, con una lección impresionante de pitcheo por parte de José Ariel Contreras, y en la final, cayó ante Estados Unidos, 4-0; resultado que le impidió obtener el tercer título olímpico.

Significativamente, este encuentro, representó otras de las controvertidas decisiones de Servio Borges, “El brujo, que no es tan brujo, al abrir con Pedro Luis Lazo, cuando todo indicaba a José Ibar.

En los Juegos Olímpicos de Sidney’ 2000 la delegación cubana obtuvo 11 títulos; la tan buena actuación fue encabezada por Legna Verdecia (52 kilogramos, judo), Sibelis Veranes (70 kilogramos, judo), Anier García (110 metros con vallas, atletismo), Iván Pedroso (Salto largo, atletismo), Filiberto Azcuy (69 kilogramos, lucha grecorromana, por segunda ocasión consecutiva), Guillermo Rigondeaux (54 kilogramos, boxeo), Mario Kindelán (60 kilogramos, boxeo), Jorge Gutiérrrez (75 kilogramos, boxeo), Félix Savón Fabré (91 kilogramos, boxeo, por tercera ocasión consecutiva), Ángel Valodia Matos, (90 kilogramos, taekwondo), y el Voleibol que tras una infartante victoria ante Rusia, en la discusión del oro, proporcionó la alegría de un tercer título olímpico en línea, algo que no pudo concretar el equipo nacional de béisbol.

Ofrezco disculpas por lo extenso del recuento. Desde la eliminación de nuestra escuadra, hace aproximadamente 2 años en el III Clásico Mundial, a manos de Holanda, estuve tentando redactar este artículo, para, así, rememorar el juego donde, nuestros actuales verdugos, nos arrebataron, en buena lid, la condición de invictos en Juegos Olímpicos. Encuentro que, según mi criterio, lo considero, como base fundamental, del paulatino declive del béisbol cubano.

No lo duden, Holanda nos hace sombra desde hace más de una década.

Holanda, el fantasma beisbolero de Cuba Holanda, el fantasma beisbolero de Cuba Reviewed by Daniel de Malas on sábado, abril 04, 2015 Rating: 5

No hay comentarios

Post AD