Header AD

La Isla encantada

La Isla se coló en Semifinales y va a darle dolores de cabeza a Matanzas



Por Aliet Arzola
La historia se vivió en dos partes, como habíamos previsto. Un capítulo de infarto en la tarde, y otro con igual dosis de dramatismo en la noche, al punto de que ambos se definieron en el noveno episodio, con héroes merecidos, hombres que añadieron una página más de logros a su extenso libro de servicios.


Saben de qué les hablo. Pinar del Río e Isla de la Juventud. Vegueros y Piratas. Ese ha sido el tema candente en los últimos días en materia beisbolera, pues las dos novenas disputaron palmo a palmo el cuarto boleto a la postemporada de la 54 Serie Nacional, sin obviar a Industriales, que se quedó sin opciones en la noche del miércoles, pero tuvo protagonismo en el duelo conclusivo de la campaña regular.

Justo en ese pleito, otra vez muy cerrado y con decisión en las postrimerías por jit dorado de Luis Felipe Rivera, los pineros sellaron su inclusión entre los cuatro grandes de la pelota cubana, algo que no conseguían desde el siglo pasado, más concretamente desde 1999, cuando lograron un tercer lugar que todavía es su mejor actuación histórica.

Los Piratas entran al grupo de los cuatro grandes de la 54 Serie Nacional. Foto: Ricardo López Hevia

“Lucharemos por mejorar el séptimo puesto de los dos últimos años”, me confesó meses atrás el manager de los Piratas José Luis Rodríguez, ahora muy satisfecho por superar con creces los propósitos de una tropa que muchos descartaron y no tuvieron en cuenta a la hora de considerarlos como potenciales candidatos a los play off.

En ese grupo me incluyo, pues hace un par de semanas no los incluí entre los posibles clasificados, al restarle una gran cantidad de partidos en la carretera, donde los Piratas andaban sin garfio y con parches en los dos ojos. Baste decir que solo sumaban un triunfo fuera de casa antes de medirse a Granma en el Mártires de Barbados de Bayamo.

Pero esa subserie marcó el punto de inflexión. Batearon más que el conjunto más ofensivo del campeonato, luego barrieron a Holguín en su fortín del Cristóbal Labra, y para cerrar trajeron un cargamento de escobas a fin sacar brillo a todo el Latinoamericano.

Pinar del Río luchó hasta la última jornada y quedaron a las puertas de los play off. Foto: Ricardo López Hevia

Y así fue. Contra todos los pronósticos eliminaron a Industriales luego de vencerlos en tres pleitos consecutivos, el último de ellos con un valor mayúsculo, pues tenían la obligación de triunfar ante la presión de Pinar del Río, que también aplicó la limpieza total frente a Artemisa y quedó a un paso de concretar una hazaña fantástica.

“Todo depende del hombre, de nuestros hombres, no necesitamos favores de nadie, y así se lo hemos transmitido al equipo. Les dije que no podíamos confiarnos, ni pensar que nos iban a regalar nada. Industriales no es equipo de entregar las armas, aunque ya no se esté jugando la clasificación”, confesó a Granma previo al choque de marras José Luis Rodríguez, mentor de los pineros.

En efecto, La Isla no se encontró con ningún manjar, pues los Leones, sin opciones pero con la presión de mantener el orgullo y la vergüenza que siempre los ha caracterizado, salieron al diamante con el firme objetivo de aguarles la fiesta a los Piratas.

“Después del partido del miércoles no dormimos, y tampoco comimos. La derrota fue impactante, pero toca jugar con profesionalidad, defender los valores de Industriales, los de toda la vida”, señaló José Elosegui, entrenador de los Azules.

Y casi lo logran, pues empataron el choque en el octavo episodio con una oportuna conexión del novato Hasuán Viera, quien había entrado en sustitución de Lisbán Correa. Antes, el relevista Héctor Ponce caminó cinco capítulos de notable labor para mantener a los pineros controlados después de sus ataques iniciales.

Sin embargo, en el noveno, los Piratas salieron de nuevo a la conquista y se encontraron rápido con el tesoro con un descubridor de altura, el inicialista Luis Felipe Rivera, quien remolcó las dos decisivas en una jugada discutible, pues el alto mando industrialista pudo darle el boleto intencional y jugársela contra Jorge Luis Barcelán.

Lo cierto es que con ese jit se eliminaron por completo las opciones de Pinar del Río, que en la tarde luchó y supo venir de atrás contra José Ángel García, el cerrador más curtido en la historia de las Series Nacionales. El antesalista Donal Duarte se vistió de héroe, como tras tantas veces, al impulsar el empate y anotar la ventaja en el noveno, prueba de que no se achica en los momentos cumbres.

Su triple con dos strikes y el posterior corrido hacia la goma para subir a la pizarra la carrera del gane es digno de enmarcar, un verdadero ejemplo para todos los jugadores pinareños, y motivo de orgullo para todos los seguidores vueltabajeros.

Por ello, el válido reconocimiento para los actuales monarcas, que defendieron su corona hasta el último aliento, a pesar de las múltiples ausencias que afrontaron en la lid, las cuales el mentor Alfonso Urquiola supo tapar con el aporte excepcional de sus refuerzos.

Ahora queda la escena lista para Matanzas, Granma, Ciego de Ávila e Isla de la Juventud, quienes lucharán por ese trono desierto, con la garantía de que tendremos una final inédita y béisbol en todas las regiones del país.
La Isla encantada La Isla encantada Reviewed by Daniel de Malas on viernes, marzo 20, 2015 Rating: 5

1 comentario

  1. Semifinal:
    Mtz 4 - 1/2 ISJ
    CAV 4 - 2 GRM

    Final:
    Mtz 4 - CAV 2

    Al tiempo...

    ResponderEliminar

Post AD