Header AD

La importancia de llamarse Héctor Olivera

Héctor Olivera a punto de firmar en Las Mayores un contrato multimillonario y multianual

Por Francys Romero
La firma de Héctor Olivera con algún equipo de Grandes Ligas ha sido una cuestión problemática. El santiaguero de 29 años está siendo sujeto a diversos análisis y discusiones desde que fue declarado agente libre el pasado 6 de marzo. Olivera es representado por Greg Genske y se supone que ambos estén persiguiendo un contrato multianual superior a los 50 millones de dólares.

Pocos dudan del valor y talento que Olivera posee. Algunos incrédulos dudan de la salud y condición física a su alrededor. Luego de perderse la temporada del 2012-2013 debido a una trombosis sufrida en su brazo izquierdo, Olivera volvió a jugar en el 2014 en la Serie 53, aunque no presentó sus acostumbrados números. Además dividió sus actuaciones entre bateador designado y segunda base en esa temporada de recuperación.

En septiembre del año pasado Olivera abandonó Cuba. Muchos escuchas, agentes, scouts y general managers vacilan y especulan sobre sus lesiones del pasado. Existen varias organizaciones interesadas como los Marlins de Miami, Atléticos de Oakland, Padres de San Diego, Dodgers de los Angeles y los Bravos de Atlanta. Tal parece ser que Olivera vale el riesgo. Algunos equipos probarán como se siente tomar este riesgo, sin embargo podría ser peligroso visto que el santiaguero desde hace algunos años no ha estado expuesto a un fuerte ambiente de trabajo de entrenamiento ni a un riguroso calendario de 162 partidos en una temporada.

Ben Badler de baseballamerica compara a Olivera con otro infielder cubano como José Miguel Fernández. El matancero Fernández está considerado por muchos analistas como un posible jugador de MLB por su potencial poder de embasamiento (OBP). No obstante, Olivera muestra a las claras, superiores herramientas como mejor rango atlético y estatura, además de que lo supera en poder y velocidad.

Los Padres de San Diego se han interesado bastante en el talento de Olivera. En su primer showcase en Republica Dominicana, el manager general de los Padres: A.J.Preller, era el único GM de Grandes Ligas observando a Olivera.

En 10 temporadas en Cuba, el también sub-campeón olímpico de Beijing 2008, acumuló impresionante linea ofensiva (AVE, OBP, SLU) de 323/407/505. Pero una nota preocupante en su rendimiento podría ser la disminución de su poder aislado ISO (básicamente mide el poder para dar extrabases en un jugador).
AñoEdadISOK%
2007/2008222447,4%
2008/2009232436,2%
2009/2010242317,2%
2010/2011252175,5%
2011/2012262858,5%
2012/201327NO JUGÓNO JUGÓ
2013/2014281589,2%


El poder aislado de Olivera descendió en más de 100 puntos en su temporada de regreso. También aumentó su ritmo de ponches mientras que no intentó robar ninguna base. Este declive se puede suponer tras haberse perdido una temporada entera, lo que invita a ser optimista en torno al caso Olivera.

Él puede jugar en grande algunos años más. Tiene establecido un gran valor como bateador de contacto que ronda los 280 de AVE y los 15 HR. Su velocidad de swing con el bate aún se mantiene intacta y virgen. Podrá mostrar su talento y causar impacto en la próxima temporada. Ciertamente es un riesgo, pero ha demostrado a los ojos de todos que vale la pena correr ese riesgo.
La importancia de llamarse Héctor Olivera La importancia de llamarse Héctor Olivera Reviewed by Daniel de Malas on miércoles, marzo 18, 2015 Rating: 5

1 comentario

Post AD