Header AD

Especialistas opinan del beisbol cubano y no lo dejan muy bien parado

 
Miembros del grupo CubanBall en las gradas de los estadios cubanos.
El colega Reynaldo Cruz nos trae estas mini-entrevistas con especialistas de beisbol, que están de visita en Cuba y resulta interesante leerlas, pues nos encontramos una visión imparcial, con comentarios como…Clase A, máximo Doble A…muy mal pitcheo…poca velocidad entre los lanzadores…entre otras muchas, disfruten.


Tomado de UniversoBeisbol, por Reynaldo Cruz

Cuando supe que tendría la oportunidad de interactuar con los participantes del tour CubaBall, integrado por personas que desde Norteamérica (Estados Unidos y Canadá) viajan a Cuba para ver el béisbol cubano en el lugar de los hechos, supe que no podía dejar pasar la oportunidad de entrevistar a dos o tres de sus miembros. Dos juegos en el Estadio Calixto García de Holguín y uno en el Estadio Mártires de Barbados de Granma me permitieron llegar a cierto grado de acercamiento y complicidad con ellos, al punto de que excepto Peter C. Bjarkman (a quien ya había entrevistado una vez y sugirió que por cuestiones de tiempo le diera prioridad a los demás) todos pudieron darme sus impresiones del béisbol cubano.
Bien claro estaba Bjarkman cuando me aconsejó que lo dejara para el final, pues de él ya he sacado impresiones recientemente, y no sabía si iba a tener la oportunidad de interactuar con los demás luego de su partida, y apenas dio tiempo terminar con el último de los viajeros.
Muchos conocedores, entre ellos varios miembros de la Sociedad para la Investigación del Béisbol de Estados Unidos (SABR: Society for American Baseball Research), se sentaron en los palcos de ambos estadios antes de partir rumbo al occidente del país, para no solo disfrutar del béisbol cubano, sino también conocer a sus fanáticos e interactuar con ellos, cantar Take Me Out to the Ball Game en el séptimo inning, y —lo que me resultó más llamativo— anotar los partidos (sí, con hojas de anotación y todo).
Del grupo solamente conocía —por la vía digital, claro está— a Peter Bjarkman, a Bill Nowlin y a Chuck Hildebrandt, y en el caso de estos dos últimos, ni siquiera sabía cómo lucían físicamente, aunque ellos sí estaban muy claros de quién era yo. Sin embargo, luego de dos noches en los palcos del parque beisbolero de Holguín y todo un día en la carretera y en las gradas del estadio bayamés, mi plan inicial de recoger opiniones de solo unos pocos cambió drásticamente y logré captar los criterios de casi todos, y notarán las diferencias entre ellos, pero también cómo en ciertos puntos coinciden en su mayoría.
Este es mi tour número 13, y uno de los mayores cambios que he notado en el béisbol cubano es que los pitchers no lanzan con tanta velocidad. En las Ligas Mayores ahora es muy poco frecuente tener un lanzador que tire en las 80 millas por hora. Muchos lanzadores tiran alrededor de las 95 millas por hora, algunos (uno de ellos por supuesto cubano) tiran más alto que eso aún. Pero en Cuba hay muy poco lanzadores que tienen una recta de Grandes Ligas. Por otro lado, se una liga de buenos lanzamientos de rompimiento. Por ejemplo, Jonder Martínez , no sé si haya muchos lanzadores de Ligas Mayores que puedan tirar una curva como la suya; vimos una buena curva anoche, del lanzador abridor de Matanzas (Yoanni Yera). Otra cosa es las condiciones del terreno, comparado con las Ligas Mayores, donde hay terrenos con muy buenas condiciones, y es muy difícil que haya un mal bounce, y esto hace que cualquier cosa pueda pasar en un juego en Cuba, porque no se trata solo de los jugadores, sino de las condiciones materiales en Cuba, lo cual hace que cada juego sea interesante. Por ejemplo, el que vimos hoy, estaba 10-2 en el noveno inning, y realmente nadie puede confiarse de tal ventaja porque las condiciones del terreno son un factor de fuerza. Otra cosa que me ha llamado la atención en los muchos años que llevo viniendo a Cuba ha sido los experimentos en cuanto la estructura de la temporada, y hay muchos jugadores que están al nivel de las Grandes Ligas, otros que están al nivel de la Triple A y hay otros que están al nivel de las ligas universitarias, y esta tremenda variación en cuanto a los niveles de talento hacen el juego realmente al béisbol de las Ligas Mayores. Creo que en Cuba, donde hay 11 millones de habitantes y un formato de 16 equipos esto se hace más notable, tenemos por ejemplo el caso de Industriales, donde hay tantos jugadores buenos porque tienen una gran población. Me parece que con la eliminación de los últimos ocho equipos y la selección de los refuerzos por parte de los ocho primeros han provocado que veamos un mejor béisbol que el que se ve en la primera mitad, reduciendo a ocho equipos y permitiendo que jugadores talentosos de los equipos eliminados fortalezcan a estos ocho. Me parece que estamos viendo un béisbol de nivel Triple A en Cuba, y me gusta. En cuanto a los aficionados, me parecen mucho más entendidos que en las Ligas Mayores, porque vienen al estadio solamente porque quieren ver el béisbol, no vienen porque su compañía les regala los asientos; vienen a ver el juego y no porque quieren comprar souvenirs. Si no uno mira el juego no sabe lo que está pasando en el terreno, y en los Estados Unidos puede verse la repetición en las pantallas gigantes, y hay programas que van dando detalles del juego, mientras que esto de acá es puramente béisbol. Y si alguien me dijera que tengo la posibilidad de ir a un juego de béisbol en Holguín o ir a ver un juego en el Yankee Stadium, no lo dudaría y me iría a Holguín. Creo que el béisbol es más puro, y que la relación entre los fans y los jugadores es más íntima, más respetuoso, y espero que en ese sentido el béisbol cubano no cambie. / Kit Krieger (Vancouver, British Columbia)
Hemos visto tres juegos, tuvimos una demora de 47 minutos por apagón (en Holguín), vimos un equipo perder por seis u ocho carreras y conectar más hits que su rival. Diría que el béisbol acá es muy inconsistente. Hay jugadores muy bien preparados, pero hay otros que no están ni cerca —claro que esto se aplica a todas partes—, y los juegos se tornaron torpes e imprecisos hacia los finales, pero eso también es comprensible. Los estadios son maravillosos, nos encantó ver los viejos estadios, su arquitectura, los fanáticos, que vienen a ver el juego y a dar ánimo a su equipo; fue muy pintoresco y emocionante. Tengo otro comentario, vine acá hace doce años a jugar como parte de un equipo de veteranos de Estados Unidos, y me parece que Cuba ha avanzado mucho en doce años: está más limpia, más desarrollada y hay más actividad comercial. Creo que es una mejora significativa en doce años. Estaba más atrasada, más empobrecida, casi olvidada por Dios en aquel entonces. Es muy agradable ver lo que yo llamaría una mejoría. /Lewis Levy y su esposa Leslee Levy (St. Louis, Missouri)
Esta es mi cuarta visita a Cuba. En 2001 vine como parte de un intercambio coral con algunos estudiantes de nivel medio y este es mi tercer viaje de CubaBall. Disfruto mucho visitar los estadios. Las cosas son muy diferentes: me gusta que los aficionados son muy apasionados y amistosos. La comida es casera, y eso también me gusta mucho, cuando hay comida en los estadios hay diferentes opciones y están los vendedores por todas partes. Me impresiona mucho el conocimiento de los fanáticos jóvenes, principalmente los niños. Todos parecen entender verdaderamente lo que está sucediendo y eso es muy impresionante, no es el caso que se ve todo el tiempo en los Estados Unidos. Normalmente en Estados Unidos mucha gente se va antes de que termine el juego, y acá se quedan hasta el final aunque su equipo este ganando o perdiendo. Tienen esperanza de que su equipo venga de abajo y gane cuando no está ganando, y eso tiene que ser muy reconfortante para los jugadores. /Lisa Farbstein, Arlington, Virginia
Me parece que los juegos no marchan tan rápido como pensé que lo harían debido a que no hay comercialización, no hay anuncios… pensé que los juegos iban a desarrollarse un poco más rápidamente de lo que lo hacen, pero eso está bien. En realidad disfruto mucho la atmósfera, pues es un producto muy muy puro; es una atmósfera que no creo que se pueda tener en ningún otro lugar del mundo a este nivel… tal vez en la República Dominicana, pero no tanto. Me parece interesante que la Serie Nacional de Béisbol de Cuba no siga —y lo discutimos en el juego la otra noche— el código, las reglas no escritas del béisbol. He visto jugadas como la que vimos la otra noche, que provocarían que la vez siguiente al bate de ese jugador el lanzador oponente le tire la pelota para golpearlo o que el próximo bateador sea golpeado, como retribución, y esto me parece fascinante. También noté que en la Serie Nacional cubana no parece haber tanta discusión con los árbitros como la hay en las Ligas Mayores, y eso me resulta muy interesante, y no sé por qué aunque recuerde que mi muestra es bastante limitada, pues solamente he estado en cinco partidos desde que estoy en Cuba, y hace alrededor de tres años vi otros dos juegos, pero mi sentir o mis observaciones en ese aspecto en aquel entonces fueron similares: hay menos discusión con los árbitros, lo que es en cierto modo agradable. Es más un juego de equipo acá, que en Estados Unidos o Canadá es más por el bienestar del colectivo en lugar del individuo, lo cual es de esperar, supongo, porque cada jugador está ganando prácticamente lo mismo que ganan los demás y no firman contratos millonarios como en la Major League Baseball. / Paul Barnes (Toronto, Ontario)
Yo compararía el béisbol de Cuba con el béisbol de Clase A o tal vez algunas Doble A en el sistema de Ligas Menores de los Estados Unidos. Se nota que hay una falta de implementos, y en la mayoría de las ocasiones los juegos se mueven bastante rápido, no se pierde mucho tiempo como en las Ligas Mayores, en las que los bateadores se salen constantemente de la caja de bateo y los pitchers se mueven todo el tiempo en la lomita. Me impresionó en sentido general, vimos algunas buenas jugadas, pero considerando que se trata de la Serie Nacional, me sorprendió alguna falta de coordinación en el corrido de bases, algunos corredores puestos out en las bases, y casi todo el mundo hace ese tipo de cosas. Los fanáticos son geniales y se meten mucho en el juego. Fue interesante ver cómo los jugadores se reúnen entre innings, sobre todo los de Víctor Mesa, cómo todo el mundo sale a saludar cada vez que alguien anota. En el punto medio del juego todos los jugadores de ambos equipos salen, calientan y hacen ejercicios, lo cual es bastante único. Es un poco difícil seguir el juego sin alineaciones en la pizarra, pero en realidad fue muy interesante. /Don Pavlick (Arlington, Virginia)
Este es mi cuarto viaje a Cuba, mi segundo con CubaBall; mi primero fue en 2001, así que ha pasado mucho tiempo desde aquella vez. Creo que lo más que me ha impresionado en los tres juegos que hemos visto—comparado con el béisbol de Estados Unidos—es un espíritu extra de tratar de conseguir una carrera. Sabe, cosas como las que vimos en el juego de hoy, en Granma, vimos que con un corredor en primera base hubo un sacrificio, ¡en el primer inning!, solo para tratar de adelantarlo… y funcionó, el corredor anotó (ahora no puedo recordar si fue en el primer o en el segundo inning). Normalmente no se hace eso con tanta frecuencia en el béisbol allá, pues todo el mundo trata de armar un rally grande, y he visto rallies grandes acá, pero no necesariamente de la misma manera… es una especie de espíritu adicional. Veo una variación en los árbitros, que no les gusta que los jugadores les armen escenas cuando fallan… y el béisbol, como todos sabemos, es un deporte en el que si se tiene éxito un 30 por ciento de las veces se es una gran estrella, pero uno tiene que estar listo para fracasar el 70 por ciento de las veces. En cuanto a las diferencias entre los fanáticos de acá y Estados Unidos, no puedo decir mucho, porque cuando miro a los fans encuentro el comportamiento y encuentro otras cosas, como el background económico-social, y esto no puedo decirlo acá, comparado con nuestro país. Veo que la gente acá procede de medios distintos, o no… parecen ser apenas personas comunes y corrientes que vienen a los juegos. Nosotros (en Estados Unidos) tenemos muchas personas que van a los juegos por propósitos de negocios, o porque sus compañías les pagaron para que fueran como una forma de entretenimiento, y ese no parece ser el caso acá, donde hay mucha gente estudiando el juego, pero también muchos niños pasándola bien y jugando, lo cual es muy importante, porque si los niños no se divierten en los juegos, no volverán al estadio. /Bill Nowlin (Cambridge, Massachussets)
Creo que las diferencias más grandes que veo se centran en la estrategia de los mentores. Hay un tipo específico de estrategia —al menos con la que estoy familiarizado— de los managers que la mayoría de ellos sigue; por supuesto, siempre hay algunos que se salen de la norma. Pero hay ciertas cosas que se hacen en ciertos momentos, y los managers se apegan a eso, y parece haber un poco más de independencia en las decisiones que toman, cuándo las toman y en qué momento del juego las toman. Lo que ha sido fascinante para mí ha sido lo impredecible de todo, debido a este nuevo tipo de estrategia de los mentores, nunca sé o nunca parezco saber qué esperar, lo cual es muy divertido, como un sacrificio en el primer inning. Me gusta el juego chico, me gusta el estilo de juego de Ichiro, de los Japoneses… me gusta ver el tipo de juego que se centra manufacturar una carrera a la vez, contrario a los batazos de grandes dimensiones, que es la forma en que operan hoy la mayoría de los equipos de Grandes Ligas, que tratan de sacar la pelota por encima de la cerca. En cuanto a los fanáticos, parecen estar más centrados, incluso cuando no lo están, incluso cuando parece que no están prestando atención, y tan pronto como sucede algo importante, todos están allí inmediatamente, todos parecen capaces de concentrarse en el partido de una forma en la que los fans norteamericanos no lo hacen. Porque sucede que los parques beisboleros de Estados Unidos son hasta cierto punto parques de diversiones: hay siempre muchas otras cosas que hacer aparte de prestar atención al juego de béisbol, y por eso la atención de los fanáticos varía mucho, y aquí la razón por la que están en el estadio es puramente el juego, y siempre están concentrados en ello. Para mí es muy emocionante verlo y ser parte de eso. /Ralph Carhart (New York, New York)
Al ser de Cincinnati, y teniendo en cuenta la larga historia que tiene el béisbol de Cincinnati con Cuba, remontándonos a los primeros años, cuando muchos jugadores cubanos jugaron en Cincinnati. Durante los años 40 y 50 muchos scouts venían a Cuba y fichaban a muchos jugadores. Yo estuve aquí en 2004, y la diferencia que he visto en el béisbol cubano entre 2004 y hoy es que me parece que en cuanto al nivel de habilidad ha habido un cierto declive en la calidad general del béisbol cubano. Hace once años, cuando se echaba una mirada a los equipos de alto nivel, cada posición era sólida, desde el pitcher, el jardinero derecho… había jugadores curtidos que se habían desarrollado totalmente en el sistema cubano, que tenían mucha habilidad. En los tres juegos a los que hemos asistido en este viaje, he visto una gran inconsistencia entre los niveles de juego: algunos jugadores están a un altísimo nivel, pero he visto fisuras enormes en mi opinión. Es así como evalúo el béisbol cubano, no es tan fuerte como lo era hace once años. En cuanto a los fanáticos, me encanta su entusiasmo, hemos podido interactuar con ellos, y se ve que conocen el juego. Me gusta mucho que luego de cada jugada hablan entre ellos, comentando lo que ha sucedido. Para mí es una muestra del gran entusiasmo que tienen. / Larry Phillips (Cincinnati, Ohio)
Me encantó venir acá y ver el béisbol cubano. Este es mi tercer viaje a Cuba (mi primero fue con Global Exchange), hace tres años vine en mi primer viaje con CubaBall, y me encantó, creo que fuimos a seis juegos en estadios diferentes. Me fascinó, fue excelente. También hablo español, por lo que es más divertido para mí, ya que puedo conversar con la gente. Me encanta viajar, y una de mis cosas favoritas, aparte del buen béisbol y de la interacción entre los fans y los jugadores, es las bandas musicales y los sonidos que tiene cada equipo. Hasta el momento, no he podido escuchar esto en este viaje, pero espero poder hacerlo. /Barbara Bell (Pasadena, California)
Me gusta el béisbol cubano porque los peloteros juegan por sus provincias de origen y no los transfieren, no había visto equipos mezclados hasta este año, cuando se utilizan refuerzos de otras provincias hacia la recta final de la campaña. Me gusta que los peloteros jueguen por sus amigos y familias, y que jueguen con un orgullo y compromiso que a veces no se ve en el béisbol de Estados Unidos. También aprecio mucho que haya una mujer árbitro acá en Cuba, y me gustaría ver eso alguna vez en los Estados Unidos, aunque no estoy segura de que suceda alguna vez. Disfruto verdaderamente los juegos, con los fanáticos, que están bien involucrados y apasionados, saben lo que está sucediendo y están apoyando a sus muchachos. Ha sido muy divertido disfrutar del béisbol acá en Cuba. /Marlene Vogelsang (Oakland, California)
Muchas de mis opiniones sobre el béisbol cubano no tienen nada que ver con el juego, sino que disfruto la falta de la comercialización que tenemos en el juego en Estados Unidos, donde se ven carteles en el estadio promocionando artículos para que la gente compre o use. También, no hay interrupciones en el béisbol cubano por causa de la música y las pizarras no funcionan como televisores gigantescos para distraer del juego a las personas que lo están viendo. La música asociada con los jugadores, especialmente con los cerradores que vienen a terminar el juego en el noveno inning me parece una gran distracción… la ausencia de ésta es un punto a favor del juego. En cuanto al juego, se desarrolla de la misma manera, aunque las condiciones de los terrenos en Cuba son tales que se ven más errores, más pelotas dando rebotes extraños y ese tipo de cosas. Los jugadores de los equipos son casi todos de una misma área geográfica, lo cual es interesante y positivo, pero también significa que hay una gran disparidad y que la calidad de los jugadores, simplemente basados en el hecho de que algunos están en el equipo nacional y son mayores, otros son bastante jóvenes y propensos a cometer errores en cuanto a dónde tirar la bola, y literalmente cómo jugar. Estos para mí son críticas menores, porque no se trata de criticar los juegos, sino la forma en que los equipos están estructurados aquí. Me gusta el juego, me gusta la pasión de los fans, y la pasión que tienen los jugadores, que se muestra cuando salen de la cueva a felicitar a un compañero que anota o conecta un jonrón. Voy a seguir viniendo, este ha sido mi séptimo viaje. /Oscar Soule (Olympia, Washington)
Luego de dos juegos nocturnos y uno diurno, una de las cosas que noté fueron los uniformes, y me dio mucho placer ver jugadores llevando el uniforme a la vieja usanza: con las medias altas. Fueron unos pocos, pero esto me hizo preguntarme, porqué escogieron llevarlo así y porqué otros jugadores no. Los juegos parecieron más largos, pero hubo jugadas muy emocionantes, y me parece que los juegos que he visto en la Liga Nacional tienen menos carreras, pero no parecen tan largos. Hay fanáticos muy muy apasionados en Cuba. Y una de las cosas que me impactó fue —gracias a Dios— que no hubo alcohol, porque los fanáticos vienen y ya están muy apasionados, muy prestos a discutir, y las emociones están a flor de piel si a su equipo no le va bien o le va bien. En estos casos, el alcohol no ayuda en lo absoluto. Me dio mucha satisfacción ver cuánto un pequeño pueblo o comunidad apoyaría a su equipo, viniendo al juego. /Phyllis McMaster-Moist (Sacramento, California)
El nivel de juego es bueno, aunque creo que las mayores diferencias (con la MLB) están en el pitcheo: hay muy buen pitcheo, pero también hay muy mal pitcheo, tal vez no al nivel que se ve en las Mayores. También la defensa puede ser espectacular, pero llegar a ser —igualmente debido al terreno— dubitativa e imprecisa, no tan efectiva como en las Mayores. Los fanáticos están totalmente centrados en el juego, no hay estímulos artificiales que provoquen que los fanáticos hagan las cosas, sino que ellos son espontáneos, sin grandes pizarras. Mi primer juego en Cuba fue en 1988, y la gente solía traer instrumentos musicales y tocar durante el juego. Ahora los aficionados están más concentrados en los partidos. La mayor diferencia que he visto entre Cuba y las Grandes Ligas es que en las Grandes Ligas no existe nada parecido a Víctor Mesa. Nunca verá a nadie hacer las cosas que hace Víctor Mesa, muchos mentores harán muchas cosas locas, pero nada como Víctor Mesa, es simplemente fabuloso. Algo muy entretenido, que vale la pena ver. /Bob Krieger (Vancouver, British Columbia)
Me impacta el hecho de que acá se ve una diferencia grande en el nivel de juego, con súper estrellas y jugadores de doble A. me parece que el nivel de juego es disparejo. Vimos estrategia un poco inusual, me quedé boquiabierto cuando vimos hoy una jugada en la que, en el final del segundo inning, con un corredor en segunda sin outs, hubo un sacrificio. Es verdad que era el octavo bate, y yo particularmente no conozco a ese jugador, tal vez sea tan terrible que prefieran que adelante al corredor, que después anote con un fly de sacrificio, realmente no entendí el porqué de adelantar a ese corredor que ya estaba en posición anotadora, claro que esto es un juicio basado en mi desconocimiento de los jugadores. Lo mismo sucede con el corrido de bases, que parece ser aventurero, algo que me gusta, pero repito, no conozco a los jugadores, así que puede que no sea tan aventurero mandar un corredor rápido; lo es si el corredor no es tan rápido, pero vimos intentos de robo e intentos de alcanzar una base más que terminaron siendo outs. Pero es emocionante de ese modo. Los aficionados son fantásticos, no necesitan ningún tipo de incentivo extra para apoyar a su equipo, me gusta que interactúen con los jugadores y que a los jugadores les guste reaccionar si están siendo molestados o animados, no hay estímulos en las pizarras para que comiencen a animar, no hay concursos: solamente béisbol y comunidad. Me encanta esa parte del juego. No me gustaría que la Liga Cubana siguiera el rumbo de las Ligas Negras o de la Liga Japonesa, donde el talento toma otro rumbo: me gustaría que la Liga Cubana se preservara. /Tom Hawthorne (Victoria, Canadá)
La primera vez que vine a Cuba fue en 1993, y luego vine solo en 1999 para ver a los Orioles jugar, porque quería ver el primer equipo de béisbol profesional de Estados Unidos jugar en Cuba. Fue muy conmovedor para mí escuchar The Star-Spangled Banner en una vieja grabación en el Estadio Latinoamericano. Creo que la calidad de los jugadores en Cuba varía mucho entre los mejores y los no tan buenos. Hay aquí jugadores que podrían jugar en las Grandes Ligas o en la parte más alta de las Ligas Menores, mientras que hay otros que no lo lograrían. Los fanáticos son más conocedores, y el entretenimiento es el béisbol en sí, en lugar de todas las otras cosas que se ven en los estadios de las Ligas Mayores. A veces allá pareciera como si se disculparan por tener béisbol, por lo que entretienen a la gente que no está primeramente interesada en la razón principal para asistir a un estadio. Una cosa que me llamó la atención fue la parte política, no como una doctrina, sino más bien con un tema patriótico en los murales y los carteles, que parece ser en Cuba más parte del juego que en los Estados Unidos. En Estados Unidos tenemos los elementos corporativos, que particularmente no me gustan. Es muy agradable venir a Cuba y no ser bombardeado con identidad corporativa o por compañías que no tienen nada que ver con el béisbol, porque eso lo tenemos frente a nuestros rostros en todos los aspectos de la vida norteamericana. Me gusta interactuar con los aficionados, y me gusta que los aficionados puedan ir hasta la cerca y gritar a los árbitros, que es lo que la gente solía hacer en los estadios de las Ligas Mayores hace cincuenta o sesenta años, y desde que los jugadores están ganando millones de dólares (aunque esta no es la única razón) la distancia entre ellos y los aficionados promedio o los aficionados en general, y lo que está pasando en el terreno de juego ha aumentado más y más. Yo le digo constantemente a la gente “¿Quieren sentir lo que es ir a un juego de béisbol en 1935? Pues Cuba es el único lugar del mundo donde puede hacerse exactamente eso”. /Jerry Cohen (Seattle, Washington)
Una de las cosas que más me ha interesado siempre en los deportes colectivos, especialmente el béisbol es los uniformes y las camisetas, para resaltar las diferencias de un equipo con otro. Esta es la tercera vez que vengo a Cuba y los uniformes hoy son diferentes a como eran hace unos años: ahora son más modernos, creo que su estilo es más vistoso y los anteriores eran en cierto modo antiguos y no tan vistosos, y es interesante ver cómo todo eso se ha desarrollado. También es que —no sé si pueda llamarse marketing en Cuba— son muy distintivos, y los aficionados de ciertos equipos en particular usan los colores del equipo en mucho de los casos, como para identificarse, como mismo se sientan de un lado o de otro de la gradería. Es algo que se ve en muchos deportes, y me parece que acá en Cuba se ha hecho un muy buen trabajo, con diseños vistosos, inteligentes y distintivos. /John Moist (Sacramento, California)
Creo que en los juegos no había tantas personas, porque estoy acostumbrada al Yankee Stadium, pero el espíritu y la pasión que vimos, cómo juegan, el hecho de que salgan al terreno a felicitar a sus compañeros luego de una buena jugada, eso fue de veras muy divertido. En las Grandes Ligas es como si eso estuviera un poco reprimido, aunque al ser aficionada de los Yankees hay muchas cosas que no llegamos a ver, como cierto tipo de fanáticos que existen en el Yankee Stadium, conocidos como las Bleacher Creatures (criaturas de las gradas de sol). También, no me pareció que hubiese muchas mujeres en los juegos, no tantas como en las Ligas Mayores de los Estados Unidos, lo cual es otra de las experiencias que he tenido. Pero nuestro viaje acá con CubaBall ha sido muy divertido, porque llegamos a conocer a Víctor Mesa, y también conocimos a varios de los comisionados provinciales, y usted sabe que uno no llega a tener ese tipo de contacto cercano con las Ligas Mayores, a menos que usted sea alguien importante o conozca a alguien importante. /Nan Schubel (Tucson, Arizona)
Una de las cosas que disfruté y con las que me sentí muy impresionado respecto a los estadios y la calidad del béisbol fue que no hay distracciones, sino que el juego es el centro de todo. Nuestros estadios tienen grandes pizarras y cosas llamativas por todos lados, y mascotas corriendo de un lado a otro haciendo cosas tontas, carteles de todas las corporaciones, asientos de lujo para que los ricos se sienten allí, a veces ni siquiera para mirar el juego. Esto era solamente béisbol y fue maravilloso no tener distracciones. En segundo lugar, cuando supe que todos los jugadores de un equipo son de la misma provincia, me ayudó a entender por qué parece haber una fuerte identidad comunitaria, con la gente en las gradas, con los aficionados. Muchas de las personas con quienes hablé, incluyendo los niños, conocían a los jugadores, a todos ellos, conocían a sus familias. En nuestro béisbol se más de las corporaciones que de la comunidad, controlando al béisbol y quién juega, y esto más un béisbol comunitario a un nivel profesional. Los aficionados están realmente inmersos en el juego… y me gusta más que los vítores son más espontáneos y totalmente dirigidos por los aficionados que en nuestros estadios, donde se suena el órgano y todo el mundo hace algo, y cuando el órgano para, todo el mundo para. Es controlado por el sistema de audio en lugar de la gente. Sobre la calidad del béisbol, fue bueno ver que había estrellas notables con otros jugadores cuyas habilidades aún no están desarrolladas, pero que a pesar de esto son lo suficientemente buenos como para estar en el equipo. Los receptores no parecían ayudar mucho a los lanzadores, no encuadraban al lanzador dónde querían el lanzamiento. Supongo que estaban enviando señas, pero por ejemplo nuestros catchers ponen la mascota justo donde quieren que el lanzador ponga el lanzamiento. Me gustó ver cómo los mentores son tan activos y ubican a los fildeadores de acuerdo con el bateador en turno, y a la situación, lo cual es muy similar a las Ligas Mayores. Los juegos que hemos visto no han sido cerrados, pero vimos cosas muy emocionantes, que no se ven todos los días: un triple play (algo que es bien raro), un grand slam (jonrón con bases llenas), un balk, wild pitches en los que anotaron tres corredores en una misma entrada. He disfrutado los juegos porque tienen una calidad profesional con un sentimiento de comunidad en él. /Russell Fox (Olympia, Washington)
Algo que me ha llamado la atención en el béisbol cubano es que hay muchos más toques de bola, y describiría el béisbol visto acá como small ball (juego chico), y aunque ha habido muchas carreras, ha prevalecido el enfoque en el toque, y avanzar a los corredores con el objetivo de conseguir al menos esa primera carrera o lograr la carrera de la ventaja. Este enfoque en el juego chico es algo que normalmente no se ve en los Estados Unidos. Los managers acá son muy activos, cambiando lanzadores con más rapidez que lo que se hace típicamente en los Estados Unidos. No tengo nada en contra de ello, pero los managers se hacen más protagonistas del juego de ese modo. Lo que me llamó la atención de los aficionados fue su autenticidad, son muy espontáneos, no hay nada orquestado, reaccionan junto con la multitud a cada acción en el terreno. Son aficionados muy innovadores, en Holguín hacían un sonido extraño con una especie de matraca, parecido al sonido de una serpiente de cascabel, y yo nunca en los Estados Unidos había visto ese tipo de acción. Por eso me parecen innovadores, además de que disfrutan los juegos. Me considero un purista del béisbol, y me resulta agradable ver el enfoque en el juego en lugar de todas las cosas que ponen a su alrededor en el béisbol norteamericano: las pizarras de millones de dólares, otras cosas como las mascotas… creo que he visto apenas una mascota acá. Y lo importante es el juego: la pasión de los atletas es obvia, al igual que la de los aficionados, por lo que disfruté mucho. /Gaylon White (Atlanta, Georgia)
Creo que lo que más me ha impactado del béisbol en Cuba es que cuando imaginaba tal vez cómo era el béisbol profesional en Estados Unidos durante los primeros años del siglo XX, en que se trataba más de ir al estadio a ver el juego, había más estrategia de juego chico, había más toques, más velocidad en función de la ofensiva… creo que es una forma de jugar que no hemos visto en Estados Unidos durante décadas, en sentido general. Lo más impresionante es que la gente que va a estos juegos vuelca tanta emoción hacia lo que sucede en el juego, hacia el equipo, mucha más, y creo que de una forma distinta, que los aficionados norteamericanos. Los aficionados norteamericanos pueden sentir emoción por sus equipos, pero también pueden estar algo distantes de ellos, y creo que esta gente siente más por el equipo porque casi todos los jugadores van a estar allí al año siguiente, saben que no los van a transferir, saben que no se van a ir vía agencia libre, y me parece que hay realmente un orgullo local hacia los jugadores. Siento que es algo que extrañamos en Estados Unidos, y estoy muy feliz de haber podido venir a Cuba y haber experimentado algo así. /Chuck Hildebrandt (Detroit, Michigan)
Especialistas opinan del beisbol cubano y no lo dejan muy bien parado Especialistas opinan del beisbol cubano y no lo dejan muy bien parado Reviewed by Daniel de Malas on martes, marzo 03, 2015 Rating: 5

7 comentarios

  1. loco hablas mierda a veces... "no lo dejan muy bien parado", eso puedes borrarlo y tu resumen completo del artículo, que no es resumen de nada.

    ResponderEliminar
  2. Me pasa que termino comentando en este blog por los comentarios de otros "lectores brillantes y defensores de la revolucion"
    El trabajo es muy informativo, pues como dice De Malas es otra vision de alguien que le importa un carajo que opina sobre Cuba.
    Lo que le paso al comentario anterior es que se conformó con que quienes opinaron hablaron bien de nuestras raices, lo folklorico y lo primitivo de visitar la isla, pero si dijeron que el picheo esta muy mal, que nadie tira duro, que los juegos se demoran una eternidad sin tener comerciales ni nada, le dieron categoria de Clase A y a lo mejor de Doble, sin mascotas, pocas mujeres en los juegos, en fin deudas y mas deudas.
    Bueno pues espero que el "navegador de internet del comite central" que ya opinó, se considere respondido.
    Gracias De Malas por tenernos al tanto de todo.

    ResponderEliminar
  3. En mi opinion esta gente hacen un balance del Beisbol Cubano,si bien nos dejan saber de cosas( que miles de veces hemos dicho en este y otros foros suceden con nuestra pelota y la han estado matando),tambien resaltan aspectos positivos que tiene y que ellos admiran,es un beisbol en estado puro,aunque algunos le vean primitivo y a destiempo,en eso coincido con ellos,pero si seguimos analizando sus opiniones,entonces tampoco dejan muy bien parada a la MLB( sin dudas donde se juega el mejor beisbol del mundo),con su sentido netamente comercial y de ventas en todos los sentidos,y eso que no tocaron el punto del doping,que por muchos años garantizo espectaculo,ventas y $$$$$),no fue hasta que el glamour y la apariencia se vieron comprometidas y peligraron las ventas que entonces tomaron medidas,aun muy dociles,yo solo sigo la actuacion de los cubanos a quienes siempre les deseare lo mejor de este mundo,que ganen lo que puedan con su talento y teson,veo algun que otro juego,principalmente de play off,y hasta ahi,tal vez me tilden de loco,no sin razon,pero sigo a los maltrechos Industriales y a la decadente pelota nacional,pero la mia,cualquier otra opinion,todo mi respeto,MACHETE.

    ResponderEliminar
  4. Nada Nuevo. Todo eso lo sabemos nosotros los cubanos que dia a dia seguimos Nuestro Beisbol en los estadios.

    ResponderEliminar
  5. Estoy de acuerdo contigo deberia decir ¨Los deja bien parados¨

    ResponderEliminar
  6. El beisbol no es solo jugadores es que los estadios se llenen

    ResponderEliminar
  7. Mira, yo fui el que hizo el primero comentario, y no soy del partido ni del internet del comite central como dices, ni siquiera estoy en Cuba.

    Mi comentario fue porque el supuesto resumen no se puede considerar un resumen de los comentarios; si es verdad que 1 dijo algo de doble A, otro dijo algo de AAA, otro critico el pitcheo... como mismo otro 1 solo alabó algo sobre el pitcheo, como mismo uno o dos dijeron que habían peloteros de mucha calidad.

    Pero lo más importante, creo que TODOS se refirieron al público y la pasión en los estadios, casi todos criticaron la mala calidad de los terrenos y la opinión general sobre la calidad era que es muy desproporcionada entre los jugadores en un mismo equipo.

    Esto más o menos es un resumen de los comentarios, y no el que se hizo en el que se mencionó lo que solo uno dijo.

    ResponderEliminar

Post AD