Header AD

La pelota, su calidad y la Comisión



Años de frustración con Higinio mal dirigiendo la pleota cubana y aun cargamos con su sombra
Hoy les traigo el comentario del colega, Ángel Riveron Barranco, quien es periodista en Radio Jaruco y que nos ofrece otra visión tras el triunfo en Puerto Rico, del equipo Vegueros de Pinar del Rio/Cuba.

Espero lo disfruten, especialmente por ser de alguien que vive en la isla y que también quiere poner su grano de arena en pos del mejoramiento de nuestro más preciado patrimonio, el beisbol.


La pelota, su calidad y la Comisión


Por Ángel Riveron Barranco

El colega y amigo Michel Contreras, a quien considero uno de los mejores periodistas del país, afirmó hace unos días en un comentario que Cuba fue a la Serie del Caribe a enfrentar una guerra con aviones y artillería pesada cuando los otros rivales solo llevaron fusiles. Este ejemplo es muestra de que este triunfo se ve como el logrado por una selección nacional en un torneo de clubes.

Primero, Vegueros de Pinar del Río o el Cuba ganó y en lo personal lo disfruté, al igual que muchísimos de esos aficionados que me habían confesado que preferían una derrota a ver si se hacían las cosas de otro modo, ellos y yo, disfrutamos el triunfo porque el cubano lleva la pelota en la sangre.

Nadie nos regaló el título, nadie, pero lo que no puede pasar es olvidar como se obtuvo. Lo del formato de la competencia no interesa, era igual para todos, y el cuarto lugar con que clasificó Cuba, mañana pude ser de otro equipo.

Ahora, Cuba es un país de mucha historia y casta en este deporte, en estos momentos varios cubanos brillan en el béisbol de las Grandes Ligas norteamericanas y en la Liga profesional de Japón, los dos primeros niveles de la pelota a escala mundial. Hecho por el cual ver al equipo jugar tan desastrosamente a la pelota me dio rabia, aunque no es mayor que la que me produce la Comisión Nacional de Béisbol que sigue tomando medidas que pocos entienden.

La Serie del Caribe me reafirmó lo mismo que la anterior, nuestro nivel dista mucho del que se juega en el área. Nuestra pelota, tan profesional como cualquiera, es muy mala si la comparamos con la forma de interpretar el juego y llevarlo a cabo en el terreno del resto de países caribeños.

Seguimos con 16 equipos y una muy mala organización, pues este calendario nacional, que pide a gritos un cambio, deja a una buena parte de los peloteros cubanos sin jugar durante varios meses, mientras que la Comisión Nacional afirman que el cambio de estructura vendrá, pero para la serie 56, porque según ellos trabajan “sin prisa pero sin pausa” para buscar la mejor solución.

A lo mejor aparece primero la cura de la epidemia del SIDA, antes que la Comisión Nacional de la pelota cubana se ponga de acuerdo y establezca un torno serio que no sufra interrupciones y que esté acorde con el calendario internacional. Esperar hasta el 2016 para una nueva estructura es increíble, sobre todo si tenemos en cuenta que la serie 55 deberá parar poco más de un mes, por la asistencia de Cuba al torneo Premier 12 que se efectuará en Taipei de China y Japón del 8 al 21 de noviembre.

La Serie del Caribe no es para la selección nacional, es para el equipo campeón con algunos refuerzos sí, pero no para el mismo equipo que llevaríamos al Clásico Mundial. Ganamos los centroamericanos y… ¿a quien en verdad el triunfo de ese equipo Cuba le supo a verdadera gloria?

No solo nuestros peloteros necesitan jugar en otras ligas, y mejorar su nivel, a nuestros técnicos y entrenadores, preparadores físicos también les urge insertarse en esa pelota donde cada uno sabe lo que tiene que hacer en cada momento, no absuelve de errores por supuesto, pero sí con un dominio pleno del ABC de este deporte tan complejo, donde muchas veces el error mental cuesta más juegos que el que va a la pizarra.

Es hora de que desde la Comisión dejen trabajar en paz a los entrenadores, había mas directivos en el banco del equipo Cuba en la Serie del Caribe que cuerpo técnico del Vegueros de Pinar del Río, Jorge Polo, Vicepresidente del INDER, Higinio Vélez, Presidente de la Federación Cubana de Béisbol, Heriberto Suárez, Comisionado Nacional de Béisbol, y otros funcionarios (Del Risco, por ejemplo) que nada tienen que hacer en la banca del equipo Cuba, durante un juego de pelota, salvo estorbar y presionar innecesariamente a entrenadores y atletas.

Es hora de entender que Messi por más dinero que cobre ama la camiseta del Barcelona y se deja la piel en el campo por ella, bueno nuestros rivales en la pelota también, y nuestros peloteros también pero si no logran ganar lo que deben haber hecho es darlo todo por la victoria, pero divirtiéndose, nadie los juzgará por eso, no rodaran cabezas a diestra y siniestra, es un torneo deportivo no una guerra de espartanos. Basta ya eso de con el escudo o sobre el escudo. La época del triunfalismo, impuesta por aquellos que no juegan, debe ser desterrada para siempre. La máxima debe ser que nuestros deportistas se entreguen por el amor al pueblo y a su deporte sin más exigencia que esa.

Desde la Comisión no dan con la tecla aún del calendario, dejaron a Frederich Cepeda ser refuerzo (jugó con Artemisa) para la segunda etapa y ahora fue a Japón, es hora de definir el rumbo de estos atletas, está bien que nos representen como país en los eventos internacionales más importantes, dígase Clásico Mundial o este Premier 12, pero si tienen contratos foráneos habrá que acostumbrase a estar sin ellos dentro de la Serie Nacional.

Estabilizar un torneo donde jueguen los mejores del país es el reto inmediato y a la vez organizar algo así como una segunda división para que todos se mantengan jugando y suban y bajen peloteros, además de un evento para los que salen de las filas juveniles debe ser la máxima prioridad. Eso y por supuesto reforzar el trabajo en la base, que ese dinero que ingresan al país los peloteros contratados se tome en pleno para el desarrollo de la pelota, para que los más pequeños tengan bates, guantes, pelotas, trajes, spikes, y se les hagan más fáciles sus sueños.

Nuestro nivel no es el de las ligas del caribe, ya lo sabemos, ni el de el mejor béisbol de Asia, también los sabemos, y que ni de cerca es el de las grandes Ligas no es secreto, pero de que existe talento por montones existe, lo que sucede en mi opinión es que falla todo lo referente a hacer crecer ese talento desde que viene en desarrollo, lo que digo es que la pelota cubana hay que reestructurarla desde sus raíces para edificarla nuevamente acorde a los tiempos modernos. Porque lo que nadie duda es que calidad hay para imponerse y sacarle en un gran evento más de un susto a cualquiera, ¿No les parece?
La pelota, su calidad y la Comisión La pelota, su calidad y la Comisión Reviewed by Daniel de Malas on jueves, febrero 19, 2015 Rating: 5

4 comentarios

  1. Coincidimos en que 16 ripios es un lujo en un país económicamente pobre como Cuba. No hay pitchers ni para 6 equipos. Igualmente estimo que ganó el Cuba pero no Pinar. Hay que ver que papel hará este equipo en el Clásico o en el torneo de los 12, no habrá paseo, ya que los mejores vendrán a jugar con sus equipos nacionales.
    En Cuba jugaban los Miñoso, Camilo Pascual, Pedro Ramos, Tony Taylor y un sinfín de peloteros de clase, que eran por la clásica milla superiores a los actuales. Venían a Cuba en invierno cuando en sus ligas mayores no se jugaba, por lo que el asunto es adecuar el campeonato cubano al calendario internacional y entonces no pasará lo que pasó con Cepeda.

    ResponderEliminar
  2. Disculpa anónimo 20 de febrero, no creo que "Miñoso, Camilo Pascual, Pedro Ramos, Tony Taylor.... eran por la clásica milla superiores a los actuales". El talento es el mismo, ahí estan los Puig, Abreu, Alexei, ahora, como El Duke, Contreras, hace unos años y mas atrás Tany, Rojas etc.....

    ResponderEliminar
  3. Excelente artículo y otro desde adentro, eso es mas que bueno, buenísimo, que los de adentro escriban con esa franqueza. Hasta cuando no se les va a leer u oír, como quieran, pero el cambio es inminente.

    ResponderEliminar
  4. No puedo hacer otra cosa que estar de acuerdo con todo lo que se dice en el artículo. Y felicitar a su autor; y expresar mi alegría porque otro periodista cubano que vive en Cuba llame a las cosas por su nombre, eso le dignifica y ojalá que su ejemplo, sumado al de otros pocos profesionales de la comunicación, sirva tanto para los que se están formando como para los establecidos.

    ResponderEliminar

Post AD