Header AD

“Si no me dejan jugar con mi país, por qué no hacerlo con otro”


Tomado de OnCuba, por Abraham Jiménez.
Con la decisión, todo se le detuvo a Raidel Hierrezuelo. Pasó a ser esclavo del tiempo, presa de una sensación arrolladora de desespero. Sus dos últimos años en Cuba fueron angustiosos. Después que plantó su renuncia de la selección nacional de voleibol, en 2012, la vida le cambió. Desde aquel entonces nada ha sido igual.


De ser el acomodador -la cabeza pensante de una generación talentosísima de jugadores que pudieron, cómodamente, haber conquistado todos los mondoflex fuera de casa- pasó a estar hacinado en una coqueta casita color mamoncillo en una de las zonas más humildes de la barriada del Casino Deportivo, en La Habana.

Para desligarse de la selección nacional tuvo que dejar de amansar pelotas después del primer toque para volcarse contra la pared, la nada, por más de de dos años jurídicos. Estuvo fuera de toda actividad competitiva, incluso, en caso de que en ese período asomara alguna oferta desde el exterior husmeando en su ficha, tendría que abortarla, no podría acceder a ella porque la Federación Cubana está facultada para impedir tales convenios hasta que se haya cumplido el plazo de la determinación.

No le quedó alternativa: esconder el reloj del cuarto y tirarse a la cama, con su cuerpo extendido pero sin levantar la vista, sin que la pose lo remitiera al pasado, a rondar cavilaciones que, de vez en cuando, lo plantarían en medio del caluroso arrebato del supremo graderío del Coliseo del cerro: pasando de espalda con un salto medio, sin mirar, para impulsar la Mikasa con la yema de sus diez dedos hasta encontrar otra mano con la palma abierta.

Dos años no son poca cosa para un atleta de primer nivel; si bien su decisión de bajarse del coche del equipo Cuba descansaba en la idea de poder dar un brinco cualitativo, económico y deportivo, ante ese impasse al que debía someterse se elevaba un gran peñasco: la forma física. Un riesgo que Hierrezuelo debía asumir y que tendría que suplir con su propio esfuerzo. Raidel se pasó meses a base de planchas, abdominales y algún que otro ejercicio físico que pudiera ingeniarse con el apoyo de su propio cuerpo y los pequeños espacios que le dejaba la casita color mamoncillo.

Y para ponerle aún más arduo el trabajo, en ese trance nació su primer hijo, al que ahora solo ve en fotos. En fotos porque ya Hierrezuelo el pasado marzo cumplió con lo establecido, ya estuvo par de años sin entrar a un tabloncillo y ahora se ha marchado como muchos otros. En octubre pasado le pregunté si tenía ofertas de clubes foráneos y con una sutil cautela me respondió que no le faltaban pero que no era prudente adelantarme nada, no fuera a hacer que lo perjudicara.

Hace un par de días, en Facebook, ya me puede responder. “He firmado un contrato por dos temporadas con el Halkbank Ankara de Turquía, ahora mismo me encuentro entrenando para alcanzar el nivel de hace un tiempo atrás. Estoy enfocando en hacer una buena pretemporada ya que este conjunto participa en tres torneos: la liga, la copa y la Champions de Europa”.

Hierrezuelo llega al plantel para sustituir al veterano armador carioca Rafael Vieira quien abandonó la plantilla tras el mercado de pases en Europa. Raidel tendrá el privilegio de brindarle balones por aire al que para muchos es desde hace poco menos de un lustro el mejor voleibolista del planeta, el cubano Osmany Juantorena, que arribó a la entidad desde la pasada temporada. El santiaguero es el eje de la formación del Halkbank junto a su fiel escudero búlgaro Matej Kaziyski, quienes juntos se cansaron de ganarlo todo con el Trentino Volley de Italia y ahora se han mudado a Turquía atraídos de sobremanera por una mejora salarial.

Con la mirada puesta en el inicio de la temporada en septiembre próximo, Raidel dijo que “la adaptación al club ha sido satisfactoria, los propios jugadores me han abierto las puertas sin ningún problema y eso me ha ayudado a poder acoplarme al equipo sin muchos inconvenientes. Lo que más me ha costado ha sido el cambio de hora y el clima, son siete horas de diferencia con respecto a Cuba y por las noches hace mucho frío”.

¿Tienes competencia en tu posición para ser titular?

Ahora mismo mi mente no está enfocada en ser titular o suplente. Lo único que estoy haciendo es trabajar duro para suplir todo ese tiempo de inactividad que tuve en Cuba. Además, francamente, cuando uno de estos equipos te contrata es para ser titular, créeme.

Por acá, muchos ruidos y pocas nueces, se sigue hablando pero nada en concreto con respecto a ustedes los voleibolistas que están fuera del país. ¿Sabes de alguna buena nueva?

La Federación Cubana sigue regodeándose en el asunto, dicen que van a dar la posibilidad de que los cubanos se contraten en el extranjero, cosa que sería muy buena para elevar el techo del voleibol cubano, pero con respecto a los jugadores que están jugando fuera de Cuba aún no se ha tomado una decisión.

Supongo que hables con varios de los voleibolistas cubanos que están jugando fuera de Cuba. ¿Qué opinan sobre la situación actual del voleibol cubano?

La verdad que no hablamos mucho, casi no nos vemos y cada quien se centra en lo suyo, solo los que geográficamente están cerca se comunican más seguido. Del voleibol te puedo decir que si no se toma una decisión bien pronto, esto va a ir más para atrás, si no cambia la mente, nos vamos a hundir. Ahora mismo ya hay demasiados equipos por encima de nuestro nivel, equipos que por demás anteriormente ni en sueños les pasaba la idea de estar por encima de Cuba.

¿Ha pasado por tu mente nacionalizarte?

No te puedo dar muchos detalles al respecto, pero no dejo la puerta cerrada del todo, en un futuro podría ser. Lo único que quiero en la vida es jugar voleibol y si no me dejan jugar con mi país, por qué no hacerlo con otro.

Si te llamaran a la selección nacional de Cuba, ¿volverías?

Eso me lo pregunto todos los días, el por qué después de tanto tiempo no se han decidido a llamar de una vez y por todas a los jugadores que de una forma u otra han salido de la selección. Todo lo contrario, si lo que hemos hecho es darle alegría a ese pueblo, quererlo y ahora que uno está lejos no hace más que extrañarlo. Pero después de tantas cosas que han pasado, si esa llamada llegara a existir, habría que pensarlo varias veces, antes se deben cambiar algunos puntos.

Dicho por los mejores técnicos del mundo, el único país que pudiera derrotar a Rusia es Cuba, pero para lograrlo necesitamos unirnos. Sin dudas, si todos los jugadores que estamos fuera nos uniéramos, Cuba fuera campeón olímpico con los ojos cerrados.
“Si no me dejan jugar con mi país, por qué no hacerlo con otro” “Si no me dejan jugar con mi país, por qué no hacerlo con otro” Reviewed by Daniel de Malas on sábado, enero 03, 2015 Rating: 5

No hay comentarios

Post AD