Header AD

Salón de la Fama: Consideraciones finales.

Placa original del Salón de la Fama del Beisbol Cubano.


Uno de los reclamos de entusiastas, aficionados, profesionales y el resto de los que hemos estado vinculados con el beisbol cubano, estuvo a punto de cumplirse. Un grupo de hombres de beisbol logró, en noble esfuerzo, reabrir y desempolvar, el Salón de la Fama de nuestra más preciada pasión. El espejismo, sin embargo, duró muy poco, y el sagrado recinto volvió a nuestras vivas, tan herido y mancillado, que pasó de ser la noticia del siglo a otra nota empañada de estos 50 años de pelota controlada.


El sueño regresó con muchas heridas y concesiones, tal es así, que corre el riesgo de desaparecer (una vez más) por causas naturales, como desatención, descredito y abandono de quienes debieran ser sus más fervientes seguidores, el público.

El grupo de entusiastas que logró esta hazaña, cometió varios movimientos errados desde el mismo inicio, pues aunque es cierto que no había escape en darle participación al INDER, tenían que haber dejado claro que eran sus reglas, sus acuerdos y sus estatutos, sin mediación del gobierno, que no hecho NADA absolutamente por darle a las mejores estrellas de la pelota cubana, de todas las épocas, un sitio donde sean prestigiadas y recordadas.

El INDER vio la brecha que estaba abierta y “decidió” por todos nosotros, los que se partieron la espalda por esta ilusión, los que nos creímos la utopía y la fanaticada, necesitada de reunir a sus héroes, a sus FAMOSOS peloteros de antaño, de aquí y de allá.

Un carta maquiavélica (esta frase se la robé a un colega en la isla, indignado por el hecho) dio punto final al evidente robo del gobierno, mientras que contribuyó, a que varios de los involucrados abandonaran la cruzada contra medio siglo de olvido.

La misiva, entre otras barbaridades impositivas, menciona en el tercer punto que: “No serán invitados ninguno de los residentes en el exterior”

Eso contó, esta vez, para Camilo Pascual y Orestes Miñoso, dos ancianos que aparentemente le pueden hacer mucho “daño” al beisbol cubano con su sola presencia. La verdad es que el gobierno de la isla y el INDER no están preparados para ver a un estadio completo, aplaudiendo hasta el delirio, por las estrellas que la “revolución” ha intentado ocultar.

¿Qué harán el año que viene, cuando sea imposible negarle a Antonio Pacheco su sitio entre los inmortales del beisbol cubano? ¿Y cuándo le toque su turno a Orlando “el Duque” Hernández, que tampoco está muy lejos?

Una sola cosa puedo asegurar en ambos casos: el estadio donde sea la ceremonia de exaltación, de esos dos legendarios jugadores, se vendrá abajo. Hay muchas razones involucradas, de hecho entiendo el actuar del INDER y siento pena por el gobierno, sin escudo ninguno frente al pueblo y sus héroes de verdad, no los impuestos.

La votación tuvo algunas incongruencias, pero básicamente dependieron de la manera tan horrenda con que se han manejado las figuras de nuestro beisbol, por parte de la prensa oficialista, desde la década del 60, donde han querido disimular las carreras de los propio Miñoso y Pascual, además de Tony Taylor, Luis Tiant, Tany Pérez, Dagoberto Campaneris, Silvio García, Mike Cuellar, entre otros muchos.

Amado Maestri nunca debió ser escogido en la primera votación, tras 50 años de hambre y polvo en nuestro Salón de la Fama, cuando decenas de peloteros se lo ganaron ampliamente mejor que el árbitro.

Maestri fue un jugador mediocre, pero un gran imparcial, con amplio conocimiento de las reglas del beisbol y tremendos principios, como demostró el día que impidió que la policía del expresidente Fulgencio Batista continuara arremetiendo contra los manifestantes en el Estadio del Cerro (1955) o cuando expulsó del terreno al dueño del equipo México y presidente de la Liga, Jorge Pasquel. El árbitro cubano, además, fue muy respetado, aunque vale mencionar que siempre fue reconocido por su carácter violento, además que arbitraba con un revolver en la cintura.

Maestri fue grande y merece ser miembro del Salón de la Fama del beisbol cubano (está exaltado también en el de México), pero hay muchos peloteros, con más credenciales y mejores resultados que ni siquiera estuvieron entre los 10 finalistas.

La elección de Maestri fue, sin dudas, influenciada por años donde su nombre fue mucho más mediático dentro de Cuba (por los mismos argumentos ya expuestos) que el de atletas de excelsa calidad, pero con residencia en otras latitudes.

Algo similar ocurrió con la selección unánime de Conrado Marrero.

Aclaro, de nuevo, pues hubo varios que malinterpretaron mi opinión, que considero injusto, de hecho muy poco profesional, que Marrero fuera seleccionado de manera unánime, cuando Tiant y Tany Pérez no llegaron a ser elegidos.

¿Qué sucedió?

Fácil, que a Marrero se le celebró religiosamente su cumpleaños por toda la prensa deportiva cubana, que Marrero es el pitcher de Grandes Ligas con el que todos tienen fotos, mientras que ni una línea en los censurados rotativos de la isla en 50 años para Tony Oliva, Tony “el haitiano” González, Cookie Rojas o Zoilo Versalles.

Este es mi padecer: Conrado Marrero NO fue mejor pelotero que Miñoso, Pascual, Tiant o Pérez, por lo que discuto que haya sido el único con “100%”, pues demuestra desconocimiento de nuestro beisbol.

En el peor escenario, si él se merecía la unanimidad, lo mismo para los otros 4.

Pérez y Tiant ni siquiera fueron seleccionados, el primero inmortalizado en el más importante Salón del orbe, Cooperstown y el segundo con condiciones para estarlo.

Marrero es Salón de la Fama, sin dudas, posiblemente el pitcher más ganador de la pelota cubana de todos los tiempos (sumando sus pericias por cada una de las ligas por donde pasó) pero la media “revolucionaria” de tantos años llevó un voto automático a su casilla, mientras que los otros se ganaron solo, lo que algunos estudiosos independientes decidieron por sus carreras.

El Premio Martin Dihigo jamás debió ser entregado a Fidel Castro.

El expresidente cubano no se lo merece, cuando en realidad fue quien eliminó el Salón de la Fama (o permitió que lo eliminaran).

Para colmo elegirlo (por cierto, no de manera unánime) fue idea de alguno de los oficialistas enviados por el INDER a “mediar” en el Coloquio, idea que no fue consultada y ahora no es políticamente adecuada, por el estado de salud o presunta muerte de Castro, por lo que el premio a quedado en el limbo o mejor dicho, en el purgatorio, con destino al infierno.

La televisión, por su parte, sigue siendo dirigida por Danilo Sirio, quien representa los “intereses editoriales”, de un gobierno que intenta luchar contra la información, absurdamente, en la era de la comunicación. Las prohibiciones de Sirio no pueden con las redes sociales o los paquetes semanales, dejándolo finalmente muy mal parado, de conjunto con sus jefes, cuando la verdad se filtra alrededor de su mundo y expone sus arcaicas intenciones. Su complot contra el Salón fue un fracaso, pues todo lo que se debía saber quedó expuesto, de una manera u otra.

Par de puntos finales a comentar en toda esta historia del Salón:

Uno de los grandes problemas que la ideología del sistema en Cuba ha introducido es la Falsa Modestia.

La humildad es genial, pero la falsa modestia es horrible. El día de darse a conocer los elegidos para esta primera elección de reapertura, Omar Linares dijo (cito, del periódico Trabajadores (8/11/2014)): “No esperaba esta sorpresa, estoy muy emocionado y honrado con este honor que me han hecho en medio de cientos de peloteros con calidad…”

Oh…My…God!!!

¿En serio Omar Linares estaba sorprendido con ser seleccionado para el Salón de la Fama?

Totalmente imposible, pues además de ser uno de los mejores peloteros de todos los tiempos en Cuba (entre un total de 5), es uno de los más publicitados y estandarte de la pelota “revolucionaria”. Caramba Omar!!!

Y lo otro es la ridícula obsesión de creernos el ombligo del mundo y querer ser independientes y originales. ¿Salón de la Gloria, en vez del nombre que lleva, Salón de la Fama?

Parece época de Stalin, decidiendo como deben ser nombrados fulano y mengano. Da risa y mucha pena.

Tantos problemas que tiene Cuba para seguir desperdiciando energía y tiempo en esas batallas que solo pelea la isla. La imposición de un sistema, prácticamente basado en esclavos asintiendo, aplaudiendo y repitiendo consignas, vuelva a hacerse evidente, como uno de los horrores cometidos contra la isla, en toda su extensión.

El Salón de la Fama, finalizando, tiene muchos puntos débiles, algunas incongruencias y demasiadas concesiones diplomáticas.

No quiero sonar excesivamente pesimista, pero si el camino del Salón de la Fama no se endereza a tiempo, se convertirá en una tragicomedia, en la que nadie creerá (como la Comisión Nacional o las Ruedas de Prensa). Es tarea, y pido disculpas por ser tan exigente, de los que hicieron renacer este empeño, mantenerse con sus ideales y sus preceptos. Los mecanismos para hacerlos públicos los tienen y este, es un sano empeño que no debe ser censurado u oprimido. Está en sus manos lograr que este sueño sea una realidad y no un laberinto, con Minotauros por doquier, engullendo nuestras mejores virtudes.

Sin más por ahora,

Daniel de Malas Andreu.


Salón de la Fama: Consideraciones finales. Salón de la Fama: Consideraciones finales. Reviewed by Daniel de Malas on lunes, enero 19, 2015 Rating: 5

16 comentarios

  1. Casi que al 100% de acuerdo contigo de Malas, lo unico que discrepo y es por puro optimismo es que se vaya a la mierda el Salón.
    Yo creo que tienen que hacer lo que tu dices, montarse en el tren de no dejarse mangoniar y poner las cosas en su lugar.
    seria muy feo que todos los años le negaran la invitación a los que salgan elegidos y no vivan aqui.
    El trabajo como siempre muy bueno.
    Arturo.

    ResponderEliminar
  2. Es debilidad del Departamento Ideologico del Comite Central del PCC, es en esta oscura oficina donde se dictan las pautas, no es Danilo, ni Heriberto ni el tal Becali, ni siquiera el nonagenario gallego Fernandez, es el PCC, el que mas debil se siente, sabe que su fuersa de acero es mentira, que no puede dar ni la mas minima señal de tolerancia, teme que sus rebaño de carneros se vaya uno detras del otro si surge una rendija en el establo, Daniel ya no hay salon, o solucion posible la desicion ya fue tomada en el martires de Barbado por TV se dijo salon de las glorias y como dice la cancion de los van van "cuando el burro dice no ni a palos sube", legalmente los exaltados al salon de la fama no son de este macorronico de las glorias y viceversa, o sea tenemos un salon de la fama fantasma, y uno de las glorias irreal, asi es el PCC.

    ResponderEliminar
  3. Por donde empezar, por cualquier lugar..........
    1,- Excelente artículo (aunque no 100% de acuerdo, después explico), "Al pan pan y al vino vino". Perdón, Daniel, no excelente, sino MAGISTRAL y con mayúsculas. 2,- Consideraciones finales, es el último, no había uno de entrevistas? 3,- Donde no estoy de acuerdo contigo, y ya te lo había mencionado en el primer artículo y es en la filosofía, no necesariamente tuvo que ser pelotero, sino cualquier persona, que de una manera destacada haya contribuido al desarrollo del beisbol cubano y caben ademas de los peloteros, los managers, umpires, cronistas. 3,- Si aceptas que sea voto directo y secreto la forma de votación, no puedes estar en desacuerdo con el 100% de alguien, fueron ellos los votantes, ahora donde si no estoy de acuerdo y es raro que no lo hayas mencionado es en el comité de 25 que hicieron la votación. Quien designó ese comité? 4,- Partiendo de este postulado, cabe perfectamente que Maestri esté en el Salón. 5,- Sigo insistiendo que arremetiste en los primeros artículos contra Marrero, demasiado excesivo y si personalmente estoy de acuerdo que su labor posterior al retiro en Cuba fue excelente, ya de ello me referí en comentarios anteriores. 5,- Confiemos, independientemente que tus argumentos son válidos, que no se pierda el Hall, y si es así, vendrán otros entusiastas que lo recuperarán. El tren arrancó y la marcha atrás está rota. 6,- Por último, MUCHAS GRACIAS, también con mayúsculas

    ResponderEliminar
  4. Felicito a Daniel por este artículo que recoge la tragedia del aún secuestro del Salón de la Fama cubano. Lamentablemente todo está tapizado con política y a las claras se ve que las autoridades que manejan estos asuntos no pretenden que el pueblo cubano de ambas orillas pueda un día abrazarse como hermanos que somos.

    ResponderEliminar
  5. Jose Luis Trinquete
    Al final todo el trabajo desinteresado de un grupo de personas terminara en la misma mierda de siempre por culpa del organismo oficial del deporte.

    ResponderEliminar
  6. Esos mismo elementos que piden el esfuerzo desicivo son los mismos que en un futuro no tan lejano se convertiran en senores de negocios y a olvidar el pasado comunista sorry oportnunista quice decir,oye por experiencia propia en la antigua ex RDA paso lo mismo cuando el cambio hoy en dia se les sigue escarvando en sus pasados espantosos y salen reportes de todos tipos,a toda esa escoria pandilla de oportunistas la mejor solucion seria matarles,de socialismo en euro ya nadie se acuerda de esa mierda y estos haciendo experimentos por el caribe .

    ResponderEliminar
  7. al infierno debes ir tu, por morder la mano de quien te dio de comer, a esta hora no fueras periodista sino un limpia bota, tus articulos son buenos pero atacas mucho y eso al final hace q se vallan de tu sitio, no tienes toda la verdad en tu mano así q piensa no por q estes en USA, tienes q tener esa posición, cuidate del infierno amigo que Fidel nunca irá ahi y menos por eliminar el salón de la fama.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oye anonimo, dame un correo o un teléfono para responderte como mereces, que tu no me conoces a mi para decir que yo voy a ningun infierno. Dejate de falta de respeto.
      Y para que te prepares lo que te voy decir, yo no le debo ni cojones a la Revolución y si fuera limpia botas tendria el mismo orgullo que tengo ahora de ser un hombre que siempre ha decidido por si mismo.
      Dime como dar contigo para que aprendas a respetar y te vayas con tu discurso gastado a otra parte.
      Yo, Daniel de Malas Andreu.

      Eliminar
    2. Ladran, Daniel; señal de que avanzamos...

      Eliminar
  8. Sigo sin estar de acuerdo con que los comentaristas pongan anónimos, por que no ponen los nombres, de cualquier tendencia que sean..........................a que le temen?

    ResponderEliminar
  9. Josè Manuel Docampo
    Ojalà se maneje la idea de fundar el salòn de la fama cubano en Miami,y sean invitadas todas las glorias cubanas cuando sean exaltadas.Serìa ideal que esto sucediera,pues allì si no encontrarà obstaculos ni mediocridades ajenas al deporte, nuestro soñado y anhelado Salòn de la Fama Cubano.

    ResponderEliminar
  10. jajaj salon de la fama cubano en miami... si esa gete no dejaron jugar a industriales alli..

    ResponderEliminar
  11. y cuando van a dejar a Willy Chirino ,Amaury ,Elvita, y muchos cantar en cuba,,ya aqui a cantado todo el mundo."La mano que te dio de comer"que verguenza,,ahora van a reghresar a la explotacion de los atleta,,,asi decia el discurso,,,que paso?como todo ..el cagagante sabe de todo pero no termina nada...Viva la libertad de los cubanos ....

    ResponderEliminar
  12. Muy buen artículo. Sólo quería agregar algo con relación a Amado Maestri. Creo que un árbitro puede perfectamente ser exaltado al Salón de la Fama, pero en este caso creo que hay un arbitro cubano que tiene muchísimo más mérito que Maestri y es Armando Rodríguez quien abandonó Cuba cuando se acabó el profesionalísmo, fue el primer latino en arbitrar en las Grandes Ligas y sin saber inglés, arbitró en 16 series del caribe y estuvo activo durante 42 temporadas arbitrando en las más importantes ligas y torneos de Ámerica, pero además ha sido reconocido YA EN CINCO SALONES DE LA FAMA, pero claro como no comulgó con la corte biranense, se han olvidado de él. https://es.wikipedia.org/wiki/Armando_Rodr%C3%ADguez_Hern%C3%A1ndez

    ResponderEliminar
  13. El Salón de la Fama del beisbol cubano existe en Miami desde 1962 y han exaltado a cerca de cien peloteros cubanos, no hubo seclección entre 1987 y96, ni entre 1999 y 206, así como tampoco desde el 208 hasta la fecha.
    Entre ellos se cuenta a: Luis Tiant, Manuel García, Fermín Guerra, Agapito Mayor, Andrés Fleitas, Regino Otero, Pedro Formental, Héctor Rodríguez, Roberto Ortiz, Sandalio Consuegra, Conrado Marrero, Edmundo Amorós, Willy Miranda, Tony Tailor, Pedro Ramos, Orestes Miñoso, Camilo Pascual, Miguel Fornieles, Rafael Noble, Carlos Paula y largo etc.
    Este salón creo, que no está reconocido internacionalmente, pero existe.

    ResponderEliminar
  14. Tienes razon Fidel nunca iria al infierno por quitar el salon de la fama.Va a ir por todos los demas crimenes que ha cometidio pedazo de mamao

    ResponderEliminar

Post AD