Header AD

Los Dodgers tienen a Puig bajo la lupa.


Dodgers busca la tranquilidad para ganar campeonatos y el cubano pudiera ser uno de los sacrificados.

Tomado de ESPNDeportes, por Buster Olney.
Ned Colletti, el ex gerente general de los Dodgers, ofreció la descripción perfecta de Yasiel Puig en el primer entrenamiento de primavera del jardinero con el equipo.


"No se puede quitar la vista de él," dijo Colletti, mientras recordaba un día típico mirándolo --el poder de su swing, la velocidad, la hiper agresividad en las bases, y sí, los errores tan atroces que hace.

Puig es una combinación viva de Bo Jackson y los Mets de 1962 --un conjunto de habilidades que le garantiza un lugar central para el resto de su vida. No se sabe lo que va a lograr en su carrera, si se encuentra con su potencial o no, y mucho después de que se haya retirado, los jóvenes aficionados que lo vieron jugar los últimos dos años contarán historias sobre sus tiros, sus jonrones y sus meteduras de pata en el corrido de las bases.

Él era el centro de atención de nuevo el viernes y habló acerca de ver a los Cardenales, mientras se prepara para la próxima temporada, escribió Dylan Hernández.


De la pieza de Hernández:

En declaraciones el viernes en el Ayuntamiento, donde los jugadores de los Dodgers se reunieron con líderes de la ciudad y heridos militares, Puig dijo que sueña constantemente con los Cardenales, equipo que eliminó a los Dodgers de los playoffs en las dos últimas temporadas.

"Si podemos ganarles, podemos ganar la Serie Mundial", dijo Puig. "Tenemos que pasar a través de ellos. Son nuestros principales rivales, no San Francisco, nadie más".

---

Puig dijo que el pitcheo que enfrentó en los playoffs fue similar al que enfrentó durante la temporada regular.

"Pero no puedo decir que no hay presión porque eso sería una mentira", dijo.

Puig cuestionó la noción de que sus problemas en el plato eran distintos para él. Hasta cierto punto, él tenía razón. Había cinco o menos carreras anotadas en cada uno de los últimos tres partidos de la serie. Adrián González bateó para .188 en la serie y Juan Uribe.118.

"Tenemos que calmarnos --yo, Adrián y Uribe", dijo Puig.


Pero este será un año importante para Puig, una temporada que podría recorrer un largo camino hacia la determinación de cuánto tiempo va a permanecer con los Dodgers; esto puede ser el año en que los Dodgers decidan si el matrimonio con el extrovertido jugador durará.

Colletti fue un vestigio de la era de Frank McCourt que todo el mundo está tratando de olvidar, heredado por la propiedad de los Dodgers. L.A. llegó a los playoffs las últimas dos temporadas, pero Colletti fue reasignado, y los Dodgers armaron una versión de operaciones de béisbol con un equipo de jóvenes All-Stars, gastando enormes cifras de dólares para atraer a Andrew Friedman de los Rays; Friedman trajo a Farhan Zaidi de Oakland, contrató a Josh Byrnes para ser su hombre de confianza, así como a Gabe Kapler, considerado como una mente inusualmente brillante que también jugó 12 temporadas en las Grandes Ligas.

Después de muchas rondas de conversaciones dentro de la organización, Friedman y su equipo han dirigido a los Dodgers hacia un lugar diferente, dando prioridad a una mejora en defensa, profundidad en el roster y cultura del clubhouse. Los Dodgers utilizaron decenas de millones de dólares para mover a Matt Kemp, que había estado justo en el medio del estancamiento de los jardines, y se comieron el último año del contrato con Brian Wilson. Los Dodgers ganaron 94 partidos la temporada pasada a pesar del drama diario, pero los ejecutivos rivales ven las acciones de Friedman como una manera clara de eliminar las distracciones, para mejorar la funcionalidad del equipo. Parecen estar dirigido a jugadores que pueden afectar a las soluciones, en lugar de crear problemas.

Puig fue una razón por la que los Dodgers ganaron en muchos días, y en los demás días, la gente dentro de la organización lo ve como parte del problema; sin lugar a dudas, como Friedman ha reunido opiniones sobre la nómina, él ha oído esas historias. Seguramente Friedman sabe por ahora que Puig ha sido considerado cada vez más como poco fiable --una palabra fea en el béisbol, en el que la consistencia es un rasgo muy valorado.

Puig ha demostrado a los Dodgers de que es posible que pueda ser confiable. La primavera pasada, el manager Don Mattingly le preguntó en una reunión acerca de cómo le gustaría ser recordado después de que su carrera haya terminado, una pregunta diseñada para empujar a Puig a aspirar a más y mejor --y Puig lo sorprendió diciendo que él quiere ser visto de la manera en que ven a Derek Jeter. Algunos días, Puig fue más atento a los detalles; algunos días, él era más reflexivo en su enfoque en el plato, y redujo sus errores.

Pero hubo momentos, también, cuando Puig jugó como un niño que tenía demasiados dulces.

Si los Dodgers fueran un equipo de mercado pequeño, podrían estar más dispuestos a soportar años más años de esos, en aras de mantener a un jugador con una enorme presencia en el escenario. Pero los Dodgers no tienen que mantener a Puig por el bien de la atención; Dodger Stadium estará mayormente lleno no importa qué, y su propiedad se dedica a ganar campeonatos, ese fue el motivo de la contratación de Friedman y su visión para el mejor y más brillante.

Friedman no tiene que ser paciente con Puig; los Dodgers no están ligados a él de la forma en que los Orioles estaban atados a Cal Ripken al final de su carrera, en la forma en que los Rockies trataron de atarse a Troy Tulowitzki, y cómo los Cerveceros hicieron a Ryan Braun su pieza central. El jugador franquicia de los Dodgers es Clayton Kershaw y la organización tiene los recursos para obtener otros grandes jugadores.

Es demasiado fuerte como para decir que Puig estará sobre aviso en esta temporada. Pero los Dodgers han construido una lista con más jugadores que tiran en la misma dirección, y los que no lo hacen estarán más aislados en 2015 de lo que lo han estado en los últimos dos años. En la cultura de los renovados Dodgers, Mattingly tendrá menos incendios en el clubhouse para apagar, dejando tiempo para prestarle más atención al detalle.

Si Puig quiere permanecer con los Dodgers, necesita reducir sus errores y convertirse en un compañero de equipo en el que se puede contar de manera más consistente.
Los Dodgers tienen a Puig bajo la lupa. Los Dodgers tienen a Puig bajo la lupa. Reviewed by Daniel de Malas on sábado, enero 31, 2015 Rating: 5

No hay comentarios

Post AD