Header AD

Los 5 mejores prospectos del beisbol cubano.

Yusnier Diaz.


Tomado de radiococo, por Yirsandy Rodríguez.
El béisbol es un deporte que se compone de muchas herramientas y no todos los que llegan al máximo nivel, tienen la facilidad de poder desarrollarlas.


En la actualidad hay muchos prospectos que toman parte en la Serie Nacional y hemos visto que el talento es cantera y no se detiene.

Hoy les traigo los que valoro como más prometedores en cuanto a su proyección. Estos chicos constituyen diamantes en bruto que han podido jugar con regularidad, dadas las oportunidades ofrecidas por cada uno de sus managers.



Randy Arozarena (Comodín Pinar del Río)
Batea: derecha. Tira: derecha.

Randy es un jugador versátil, capaz de jugar el cuadro y los jardines, además de hacerlo con maestría.

Está en su segunda campaña, pero es la primera en que logra tener la oportunidad de jugar a diario. Su bate es certero, y su vista es sutil. Puede lograr conexiones hacia todas las bandas del terreno, y posee la habilidad de ser un tocador excelente, y un no menos ponderado robador.

Durante situaciones de presión este año promedia .268, lo que proyecta ser un bateador del “clutch” en años venideros. Para que usted llegue a una comparación, les traigo los números de Donal Duarte, alguien que despuntó como Arozarena.

Duarte cuando recibió la oportunidad de jugar regularmente, para la temporada de 2002, en sus primeras 166 apariciones al plato, promedió .298 con (11) remolcadas, (5) extra bases y (3) robos de bases, y su “cluth” o porcentaje de remolcadas a la hora cero, fue de .155.

Arozarena en igual participación —lejos de comparar épocas, sino proyecciones—, tuvo números virtuosos, al batear para .293, empujar (17) compañeros y un OPS de .820 con (9) robos y (10) extra bases.

Actualidad: Es un jugador que aún le queda carretera de juego cuando apenas ha participado en (64) partidos, aunque vemos en él unas habilidades y herramientas que lo colocan entre los jugadores más prometedores del presente.

Proyección: Puede ser que a la vuelta de par de años, sea un jugador de más de .420 de OBP, y un robador de más de (20) bases.



Yusnier Díaz (Jardinero de Industriales)
Batea: derecha. Tira: derecha.

Si miramos la última década del béisbol en la capital, Yusnier despunta de una de las canteras más grandes que han tenido los Industriales, que son los juveniles.

Cuando vi jugar por vez primera a Díaz, tenía 12 años. Lo vi sacar la bola de jonrón en el Juan Ealo (Parque de pequeñas Ligas de la Ciudad Deportiva), con gran facilidad. Él tomaba parte de una preselección de categoría 11-12 años. Tiempo después vi como despuntó, y ya era un líder en el equipo 15-16 años, y más tarde en el SUB 18.

Tiene como herramientas un ojo ofensivo muy bueno. Quizás yo era de los escépticos que pensó que pasaría un poco más de trabajo con su sistema de bateo al dar el salto a la Serie Nacional. Mientras Yusnier hizo los ajustes, en un SUB 23 que le brindó la facilidad de jugar a un nivel más alto que el que había visto en su estándar.

Sin dudas, a muchos de los que no conocían de este talento se han deleitado con el paquete que lleva al terreno de juego. Díaz es un bateador de contacto y que coloca la bola hacia donde sea. Como corredor es sorprendente entre bases, y su fildeo es por encima de la media. Si tuviera algo que señalar, es que aún necesita jugar más de noche, porque para él es algo casi inusual. Sus números este año se han mantenido. Ya con (39) juegos, acumula (35) imparables, (6) dobles, (3) robos y (9) remolques.

Me sorprendió como logra tomar más boletos que ponches, pues ese es un punto que golpea a los novatos. Primero porque se enfrentan a una nueva liga, donde existen varios lanzadores con envíos y tendencias que no conocían. Casi siempre el ansia hace fallar a los bateadores debutantes.

Díaz, en la actualidad, ha recibido (22) pasaportes y (17) ponches. Tiene un (+5), es decir, cinco ponches sobre bases recibidas. Esto constituye —por el momento— una tasa que lo colocaría en la cuarta posición en los últimos 22 años, solo superada por Michel Enriquez (IJV) con (+16) en la 37 Serie; Alexei García (CFG) con (+10) en la 46 Serie; e Iraklis Chirino (MET) con (+9) en la 48 Serie —todos debutantes.

Actualidad: Tomará parte en la segunda ronda con posibilidades de jugar regularmente. Para Yusnier podría ser un reto, mantener su rendimiento en al menos (40) partidos más.

Proyección: Proyecta ser un bateador de .300 con un OBP por encima de .415. Puede explotar más el robo de bases y mejorar sus dividendos alcanzados. Es un jardinero con talla de guante de oro.



Lázaro Alonso (Jardinero de Pinar del Río)
Batea: zurda. Tira: zurda.

Desde el debut de Juan Miguel Miranda en el 2000, Pinar del Río no cuenta con un bateador novato zurdo, que pueda batear diez o más cuadrangulares. Lázaro Alonso, quizás se perfile como el de esta década, y cuenta con el poder necesario para hacerlo.

Alonso ha hilvanado un slugging de .512, el mismo con el que terminó Miranda la temporada de 2000-2001, mientras que proyecta remolcar 49 carreras, siendo dos más que las logradas por Juan Miguel, con 47.

Pero la campaña de Alonso tiene una peculiaridad en sus impulsadas, donde el 42% de las producidas, son carreras que acercan, empatan o ganan partidos. Empalma para .279 en situaciones de presión, y eso puede mejorar, dada su paciencia, algo que avizora que él podrá tener mejores turnos en enero y febrero.

Su velocidad no es su fuerte, y aún no es evaluado como un jugador de la media defensivamente. La inicial es donde mejor se ha visto defendiendo, mientras regresa William Saavedra, tendría que batear más y más para mantenerse.

Sus resultados frente a zurdos asoman destellos de poder, con dos jonrones este año. Pero su promedio es de .222 al enfrentar a siniestros en nueve turnos. Haciendo ajustes podría mejorar esa fisura, simplemente para tratar que no se convierta en un problema para el futuro.

Actualidad: Está llamado a ser un jugador de todos los días en la alineación. Así podría lidiar contra cualquier tipo de pitcheo, o incluso de lanzador. Si solo lo utilizan frente a derechos, entonces no sería un emergente de cualquier momento, o un jugador de todos los días.

Proyección: Despunta como un jugador que podría batear sólido y con poder, capaz de pegar (10) o más vuelacercas, pero propone una vulnerabilidad ante zurdos. Lo veo como un jugador de un slugging de .480 en adelante y un OPS de .720, en el futuro.



Alfredo Rodríguez (Campo corto de Isla de la Juventud)
 Batea: derecha. Tira: derecha.

Alfredo tiene unas manos suaves y un brazo para sacar outs al fildear en cualquier lado e instancia del diamante. Posee la habilidad de cazar elevados en los jardines. Pero ahí está su guante, y su magia bajo la bola. En fin, si usted no lo conoce, y nos lee, pues mírelo jugar, y sacará sus conclusiones.

Rodríguez es un campo corto natural, que juega en esa posición desde pequeño. Muchas veces sus entrenadores le utilizaron como lanzador, por su potencia en el brazo.

Y quizás, su bateo inteligente y oportuno, fue quién lo mantuvo en la alineación por todas las categorías escolares. Siempre ubicado entre los tres primeros bateadores, dada su habilidad para conectar la pelota a territorio de nadie.

Por decisión de la capital, fue enviado a jugar a la Isla de la Juventud, y todos los escuchas en aquel momento, supimos que sería justo el intervalo que el necesitaba para desempeñarse en un nivel más alto.

Sensacional trascendió la última semana, donde Rodríguez empalmó una ofensiva que le proporcionó un empuje de confianza al bate. Promedió .545 con .520 OBP, 1.065 OPS y (4) remolcadas con (12) incogibles en los últimos (6) partidos. Así elevó su promedio global en la campaña hasta .272, con (12) remolcadas y (7) robos —sacándole provecho a su velocidad en cada juego.

Un solo jugador, Jorge Tartabull (jardinero central del plantel de los Piratas), con (390.1/3) ha jugado más entradas que Alfredo con (387).

Defensivamente Rodríguez lo hace para .970, con un rango de alcance de 3.23, que califica entre los tres mejores guantes de la temporada, superado solamente por Daniel Aguilera (SCU) con .973 y Jorge Alomá (SSP) con .975.

Actualidad: De contar con cero lesiones, proyecta jugar e ir ganando en experiencia en esta campaña. Es un jugador absolvente y se adapta rápidamente al ámbito de la temporada. Jugar más de (65) partidos, sería muy bueno para su primer año.

Proyección: Su capacidad lo podría llevar a tener intensiones de ganar un guante de oro en su primer año. Tiene habilidad para anticiparse a lo que va a suceder. Mientras más juega, tiene más posibilidad de ser mejor. Él aprende de los errores, y busca información. A su lado tiene a Michel Enriquez, así que tiene un consejero de puntería.

Valoro que será un campo corto de más de .975, por encima de la media. Al bate aún será un jugador de .275, con perfil de un bateador de .300 a la vuelta de no más de tres años.



Luis Robert (Jardinero de Ciego de Ávila)
Batea: derecha. Tira: derecha.

En la vida tanto como en el béisbol, no podemos ver todo como número. Cualquiera que mira la ficha este año de Robert, sin conocer lo que podría alcanzar a hacer, no te diría que es un jugador de varias herramientas.

Si usted no lo conoce, y sus números no le llaman la atención, mírelo por una noche detenidamente y verá el perfil de posibilidades que posee.

Robert ha puesto su velocidad a consideración. Ha podido robar (7) bases y batear (2) triples. Su mayor fisura viene cuando enfrenta a zurdos, los que le han dominado en (26) ocasiones con .212 de promedio y (7) ponches. De ahí en fuera, Robert está a punto de dar un gran salto. Su defensiva es cerrada, y si tienes al lado a Yoelvis Fis, podrías aprender algunos trucos.

Vale señalar el apoyo de su manager Roger Machado —un un piloto que adora la juventud en su alineación—, quién ha sido capaz de insertarlo para que conozca la liga, además de su más cercano y nuevo trabajo.

Actualidad: Robert no debe contar con mucho protagonismo para la segunda ronda, y más con los refuerzos escogidos por Machado. Pero tendrá otra oportunidad y un nuevo puesto en el equipo, a pesar de no poder jugar todos los días.

Proyección: Tiene piernas y el hambre de quién puede ser un buen robador en el futuro. Como bateador le auguro un .280, pero si logra explotar el toque de bola, y conocer que batear al lado contrario podría cambiar sus guarismos, hablaríamos de un bate de .300 con un OBP de .380 en adelante. Su defensiva viene incluida con velocidad, y certeza. Estamos en presencia de un guante de oro del futuro, que me gustaría ver jugar en el bosque central.
Los 5 mejores prospectos del beisbol cubano. Los 5 mejores prospectos del beisbol cubano. Reviewed by Daniel de Malas on viernes, enero 02, 2015 Rating: 5

No hay comentarios

Post AD